(Para consuelo de los “indignados” de Europa)

Conozcamos sobre la Indefensión del Trabajador Burgués

Como sabemos, los asalariados y funcionarios públicos trabajan primero y cobran después. En tales condiciones sus patronos operan leoninamente, disfrutan de servicios y trabajos sin hacer ningún desembolso previo, y luego de recibido el trabajo pagan a su conveniencia. El trabajador debe  suplicarles con mucha diplomacia, respeto y adulancia para que se pongan al día con sus obligaciones contractuales, pero como el trabajador carece de poder, esas súplicas y reclamos tienen poca eficacia y no inspiran respeto alguno, aunque obviamente si no cancela semanal o quincenalmente el trabajador se para porque ¿cómo podría alimentarse sin salario?  

Ese ventajismo patronal se hace notorio al final de la relación laboral, cuando el asalariado o funcionario público salen de las nóminas de trabajadores activos. En estas condiciones su indefensión se refuerza ya que no cuenta ni siquiera con el respaldo de los trabajadores activos. Estos sufren el razonable miedo de que su patrono los despida o tome alguna represalia en caso de apoyar a gente jubilada o cesanteada. A esta justificada falta de compañerismo se le llama carencia de solidaridad; así lo hacen los falsos sociólogos y politólogos defensores del pueblo trabajador. 

En el caso de la empresa privada, y gracias a la defensa sindical burguesa, los patronos ahora se muestran más cumplidores de sus obligaciones con sus ex trabajadores, pero en el caso del patrono gubernamental, este provoca la formación de ex trabajadores indignados porque ya que aquel suele desentenderse de aquellos ex funcionarios que no son sus incondicionales, que no cierran notorias y serviles filas en el partido de gobierno, que no tienen “palancas” de gente “pesada” en ese gobierno que se pone duro y cómico cando se le  reclama el cumplimiento de sus viejas deudas con los trabajadores. Pareciera que no se le sirve al Estado, sino al gobernante de turno. 

Es así cómo los jubilados de las Universidades venezolanas llevan más de 36 años con acreencias causadas, vencidas y que a cada segundo crecen exponencialmente sin que a ningún funcionario público responsable directo de estas deudas sociales mueva una paja para resolverle este problemón a quienes ya entraron en la cuenta regresiva de sus años de vida. Estos tienen que viviendo y adulando y soñando y suplicando que le paguen lo que se ganó cuando fue trabajador activo porque, valga la digresión: esas prestaciones sociales, esas “jubilaciones”, esas vacaciones, esos bonos y todas esas acreencias del trabajador son partes retenidas del salario impago semanal o quincenalmente, como pre retenidos son lo son los llamados aguinaldos de fin de año. Estas erogaciones patronales han sido deducidas del salario y guardadas, por así decirlo, para serles reintegradas al trabajador al final de año con el objeto de que,   pase   sus días de desempleado, sus vacaciones y sus últimos años de vida sin pedir limosna de nadie, sin adularle a nadie, porque para eso trabajó, y lo hizo con el agravante de que fue explotado burguesamente durante todos esos años de ocupación activa. 

Los gobernantes burgueses suelen desentenderse de este tipo de deudas sencillamente porque saben muy bien que los jubilados son gente indefensa por naturaleza propia. 
 
 marmac@cantv.net
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2138 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: