¿Con qué c… se sienta la cucaracha, Presidente Chávez?


En un aviso alusivo al lejano oeste gringo, dado el diseño y color de las letras, el periódico Últimas Noticias, de fecha 13 de Mayo de 2011, publicó en su portada lo que pueden observar al margen: SE BUSCAN Aceite y carne regulada. Imaginen a Chávez con la noticia en las manos: “¡Me llaman a Loyo, a Osorio y a Elías!” Soberano peo, comadres y compadres. “Aceite hay Comandante, aceite hay”… ¿Y entonces? –Replica el Comandante posando el dedo acusador sobre el papel- ¡Entonces éstas son ganas de joder! ¡La rodilla, Comandante, la rodilla! Surge un jalabolas de cualquier parte.


A partir de esa posible escena, comienza como gata boca arriba, la defensiva ofensiva de Elías y su primera ocurrencia es negar, afirmar la existencia de materia prima (¿?). Veamos sus declaraciones:


“Desmentimos categóricamente el titular de Últimas Noticias, hay abastecimiento de carne, harina…”


“Llamamos a la responsabilidad en el manejo de un tema tan sensible para la población venezolana, como el abastecimiento…”


“Hemos estado reunidos con las principales cadenas de supermercados en el país. Hay plena garantía de abastecimiento y solamente una red manifestó tener problemas puntuales con el abastecimiento de carne y eso debido a un desacuerdo de precios entre sus proveedores y este supermercado”.


“Nos han ratificado que ellos tienen garantía de abastecimiento, que hay la materia prima suficiente, tanto de trigo como de aceite y de carnes en el país en este momento. Por eso nos extraña mucho el titular de Últimas Noticias que genera zozobra, angustia a la población venezolana”.


“No se puede generalizar una situación por una inspección puntual de uno o dos establecimientos a una hora determinada. Esos titulares sólo crean zozobra… Una disputa de precios entre productores y proveedores no puede afectar la distribución de alimentos”.


Y el Vice cierra con esta perla, con el meollo de todo: “El gobierno está dispuesto a revisar algunas estructuras de costo”. Tarde piaste, pajarito. Mientras Loyo hace lo suyo, visitando –para nada- la planta procesadora de harina de Cargill.


Déjame decirte Elías que sin mentira no es posible el cínico. Si el Presidente te venera y aplaude allá él que ni oye ni ve. ¡No hay aceite, chico!
Ahora bien, en el mismo contexto de falta de aceite, carne y harina; surge –aunque pudiera ser conspiración para el estratega y Único Líder- el conflicto de los trabajadores de Central Madeirense. Otra amarga contrariedad del convaleciente Presidente. Y de nuevo: “¿Dónde está Elías, Loyo, Osorio…, dónde?” “En lo del aceite, Comandante, en lo del aceite”. “En-lo-del-aceite-… en-lo-del-aceite- …Juuumm… ¡Búsquenlos!


Y esta vez, es el mismísimo Presidente, con una resolución que comienza a poner en duda su credibilidad, se pronuncia del siguiente modo:
“Les pedí que llamaran porque no podemos permitir que esas cadenas, por ninguna razón (Sic), caigan en esas situaciones o se presten para especular, acaparar y violar los precios regulados (Sic). Tenemos una Ley firme (Sic) que hacer cumplir y sobre todo con las grandes cadenas de distribución de alimentos”.


“Las grandes cadenas que se demuestre plenamente que se están prestando para especular o acaparar, deben ser intervenidas… Posiblemente expropiadas, con eso incrementaríamos las redes socialistas de distribución que garantizan alimentos buenos (Sic), de calidad y a precios justos”.
Y aquí el motivo del título: ¿Con qué culo se sienta la cucaracha? Lo invito, Señor Presidente, a que visite de incógnito un Bicentenario. ¡Qué asco! Neveras descompuestas empleadas para apilar cajas de huevos, vegetales empantanados entre sanos y podridos, pisos donde mandan pegoste y mugre, precios de cerdo iguales a un Licar Ch, estantes desordenados, desaparición de los carritos, bandejas de mortadela y jamón rebanadas a machetazos…, y un personal envalentonado y mal educado peor que un mediocre con poder. Ahora de los CADA queda: ranchos bicentenarios y redes pero de guisos.


¿Con quién cuenta Usted, Señor Presidente? Si lo mejor de este país lo observa con pena, porque cuando los suyos no son alacranes, son camaleones y buitres.


¿Cómo te quedó, Elías? No hay mayor zozobra para el Presidente que “los suyos” prestos a mentir.

danielaferre200@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7467 veces.



Daniela Ferrer

Escritor y músico. www.evyferrer.wordpress.com

 evyferrer@gmail.com      @evyferrer

Visite el perfil de Evy Ferrer para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: