La deportación de Joaquín Pérez Becerra a Colombia

Cuidar la Revolución Bolivariana

La deportación de Joaquín Pérez Becerra por parte del gobierno bolivariano de Venezuela ha disparado una cantidad poco antes vista de comunicados, artículos y protestas por parte de la “izquierda internacional” y algunos "revolucionarios" contra del presidente Hugo Chávez. La crítica va desde considerar que cometió un “error” hasta llamarle “violador de derechos humanos”, “contrarrevolucionario”, “pro-imperialista” y hasta “traidor”.

Se dice que el gobierno bolivariano tenía otras opciones antes de deportarlo y/o que violó el “derecho internacional” al entregarlo a Colombia. Los que no somos abogados internacionalistas no podemos juzgar si esto es cierto o no, pero vamos a suponer, sin conceder, que lo es. Este mundo no se rige por el "derecho internacional" sino que está sujeto a los atropellos del imperio que acecha y ataca a mansalva a todos aquellos que no obedecen a sus organismos internacionales o que no atienden a sus intereses. Las invasiones del imperio no han seguido los dictados del “derecho internacional”. Se cometen genocidios, se propinan golpes de Estado, se viola la soberanía de los países, se asesinan civiles, dirigentes y periodistas; todo ello queda impune aunque haya violado el “derecho internacional”, simplemente porque así lo decide el imperio. Opera montando campañas internacionales de descrédito y/o “terrorismo” a quienes quieren asesinar o invadir y luego lo hacen justificándose en sus mentiras.

Desde hace doce años la prensa internacional tiene orquestada una campaña de calumnias y ataques en contra de la Revolución Bolivariana y del presidente Hugo Chávez, le dieron un golpe de Estado y estuvieron a punto de asesinarlo. Chávez está en la mira y el magnicidio es uno de los planes imperiales para que la oligarquía venezolana vuelva a servirles Venezuela y su petróleo en bandeja.

En su discurso del primero de mayo el presidente Chávez explicó que a Pérez Becerra le habían tendido una trampa para darle a él una puñalada. Este señor se subió a un avión en Suecia, en donde reside, para ir a Venezuela, pasó por Alemania y cuando iba en el vuelo rumbo a Venezuela, el presidente Santos llamó por teléfono a Chávez para decirle que iba para allá un individuo con código rojo de Interpol solicitado por Colombia con varios cargos que prácticamente lo convertían en “terrorista” (miembro difusor de las FARC). Sabemos que Interpol es un instrumento para cumplir las órdenes imperiales como son la ONU, la OTAN, la CIA… y todos los organismos internacionales. Y como no hemos derrotado al imperio, estas instituciones mandan en el planeta, querámoslo o no. 188 países entre ellos Venezuela, son miembros de este organismo y deben cumplir sus cánones. De hecho la deportación a Cuba de Chávez Abarca fue en base a un código rojo de la Interpol. Claro que no todos los países obedecen a la Interpol, pero sólo los que forman parte del imperio porque éstos son los que deciden a quien se captura y a quien no. Sin embargo, el Comandante Chávez, antiimperialista, no puede dejar de cumplir, ni puede a veces sí y a veces no, porque tiene ese compromiso de Estado y porque resultaría muy peligroso desobedecerlo.

Si Hugo Chávez y el gobierno bolivariano que han sido acusados permanentemente de “tiranos”, “terroristas”, “narcotraficantes” y todo tipo de calumnias, no entrega a Pérez Becerra sería un elemento que hubiera fortalecido la campaña de que Chávez protege a “terroristas” o "lo es" y que iría sustentando la "necesidad" de una invasión, que ya está planeada, para asesinarlo como lo ha hecho el imperio en otros casos, justificándose en su calumnias. Santos que llamó personalmente a Chávez hubiera acusado a Chávez de no ser ya su “nuevo mejor amigo”. Las siete bases militares de Colombia rodeando a Venezuela, están acechando el momento de activarse. He ahí la frase “… una trampa para darme a mi una puñalada”. Conociendo las acciones que lleva a cabo el imperio esto no sería improbable. El “derecho internacional” valdría sorbete como ha valido en todos los casos. Así escribieran el doble de comunicados, artículos y protestas todos los juristas y asociaciones del mundo, Miraflores sería bombardeado, Chávez asesinado, Venezuela invadida y la Revolución Bolivariana, bastión indiscutible para las revoluciones de América Latina, arrasada.

¿Habría sido “correcto” jugársela y arriesgar la Revolución Bolivariana y la vida de su líder desobedeciendo el mandato de Interpol?, ¿el “derecho internacional” hubiera prevalecido en el Consejo de Seguridad de la ONU?, ¿debiera arriesgarse al pueblo venezolano a perder los beneficios que está recibiendo de la revolución y Chávez en salud, vivienda, educación, soberanía alimentaria por defender los derechos humanos de Pérez Becerra? Suponiendo que Chávez cometió un “error” ¿es razonable que la “izquierda internacional” rompa con Chávez porque entregó a Pérez Becerra borrando de un plumazo doce años de lucha revolucionaria? ¿qué ha hecho la “izquierda internacional” por los pueblos del mundo? ¿ya no vale el que Chávez haya acogido y beneficiado a cientos de miles de colombianos que viven en suelo venezolano porque no protegió a un colombiano con código rojo de Interpol? ¿con qué autoridad moral los partidos comunistas exigen a Chávez, cuando no han ganado ni una elección importante desde hace más de dos décadas, cuando la reivindicación del pensamiento de izquierda se le debe más a Chávez que a la propia “izquierda”? ¿qué ha hecho la “izquierda internacional” por los miles de luchadores sociales, que no vivían en Suecia sino en todos los pueblos del mundo, que han sido y son asesinados, torturados y perseguidos?, ¿qué hizo por los cinco mil colombianos de izquierda que fueran asesinados en Colombia justo de entre los cuales se salvó Pérez Becerra?, ¿por qué no se envalentonaron entonces, se trata de que sea Chávez y el pueblo venezolano los que den la cara?, ¿creen que Chávez es Dios o que Venezuela tiene la fuerza para salvar a todos los perseguidos políticos del mundo?

Hugo Chávez y su gobierno trabajan día y noche todos los días del año por el pueblo, luchan por erradicar los vicios del capitalismo, abogan por el derecho de los pueblos a su soberanía en política exterior, los logros de la Revolución Bolivariana son incontables…, todo ello en medio de ataques, calumnias de la prensa internacional, intentos de golpe de Estado y ahora resulta que son atacados también por la “izquierda”. Chávez tiene a su pueblo, al gran amor que ambos se profesan y el apoyo de millones de revolucionarios en el mundo que valoramos en su dimensión la batalla que está dando.

Para defender los derechos humanos de Joaquín Pérez Becerra, que sin duda lo merece, debieran dirigirse más a Santos o a Obama que son quienes falsamente lo acusan de “terrorista” o al gobierno sueco (aliado al imperio) para que defienda a su asilado. Y Joaquín Pérez Becerra sabiéndose perseguido político debiera saber también que se arriesgaba y asumir su parte de responsabilidad.

Cuando el golpe de Estado contra Chávez la “izquierda internacional” no fue tan virulenta y prolífica en su protesta. Muchos de quienes ahora se desbocan contra Chávez no escribieron una letra por Couso, el periodista español asesinado en Irak, por Bradley Manning a quien se tortura en una cárcel de Estados Unidos, por Brad Will asesinado en México o por tantísimas otras injusticias que se cometen a diario en todas partes del mundo contra periodistas. Pareciera que en verdad los derechos humanos y el bienestar de los pueblos les importa un rábano, y sólo se interesan en emitir “juicios éticos revolucionarios” discriminadamente sin ver la realidad. ¿Por qué no envían sus cartas abiertas y sus exigencias al imperio, a los organismos internacionales, a Obama, a Hillary Clinton, a Netanyahu, a Cameron, a Noble, y a tantos otros que son los verdaderos responsables de tanto sufrimiento en el mundo y que son los que debieran recibir el rechazo internacional? ¿no será por esa inconsistencia y falta de valentía que la derecha gobierna el mundo? “La confianza fracturada” es de los pueblos hacia la "izquierda" y más vale que comiencen a remendarla con hechos no con retórica “izquierdista”.

Por mi parte me sumo al llamado de intelectuales y artistas venezolanos de la Red en Defensa de la Humanidad para cuidar a la Revolución Bolivariana, una niña de doce años, que está luchando por todos lo más y mejor que puede.

¡Viva Hugo Chávez Frías!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

(*) Autora del libro “El Dominio Mediático”, Ed. Fantasmas, México, 2010.

bmontoyac@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2680 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a122968.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO