Todos los dias sale un bobo a la calle, quien lo agarre es de el

Eso fue lo que pensó Ana Teresa Rivera  Rivas, cuando con sus hijos,  yernos  y nueras fundó la empresa BRIVERCA C.A. con la finalidad de ofrecerle a los merideños las posibilidades de adquirir  vehículos bajo el sistema de crédito con la venta programada de cupos para obtenerlos,  con módicas cuotas mensuales  para cubrir  gastos administrativos y suscripción del contrato de ventas.  

Montaron su trabuco y Ana Teresa, oriunda de Timotes y con mas de 60 años de edad  se colocó de  Director General, a su hija Roxana Rivera como  Director de Ventas, a su  hijo  Andrés Eloy  como Director Comercial y a Temagui Alejandrina  como Director Administrativo. Todo quedaba en familia y “familia que reza unida permanece unida”.  Todo parece que funcionaba bien hasta que unos veinte  de los incautos que estaba cancelando cuotas desde el 2008 y no veían carro por ninguna parte,   decidieron poner la denuncia ante la fiscalía  y esa  veintena de afectados acusaron formalmente a la Empresa BRIVERCA C.A. Y A SUS ADMINISTRADORES  COMO ESTAFADORES.

Ante las pruebas  presentadas, no le quedó mas remedio al TRIBUNAL PENAL DE CONTROL DEL CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL ESTADO MERIDA, que en fecha 04-03-2011  que emitir  orden de Aprehensión para la “Cosa Nostra” que  se había incubado en  Mérida  y que estaba especializada en desplumar incautos que mordieron el anzuelo atraídos por las carnadas del facilismo consumista.

Ana Teresa  Rivero Rivas, jubilada de CADAFE y por lo tanto ADECA de nacimiento, vio que  a ninguno de sus compañeros les había pasado nada con todo lo que robaron durante la IV República y Chávez nada que cumplía,   lo que supuestamente dijo de “freírle las cabezas a los adecos corruptos”, se dijo: “esta es mi oportunidad y no la voy a pelar. Mas,  yo  cumplí  los  60 años y  si me descubren me condenan a casa por cárcel y yo vivo en tremenda quinta, donde me sentiré feliz de  no salir de allí”  .Por eso cuando vio que la  medida  de privación judicial preventiva de libertad, la obligaba  a comparecer ante el tribunal y a pernoctar en  la sede policial  del Estado Mérida, entonces su defensa presentó un certificado médico en donde  se determina que sufre de hipertensión, osteoporosis, ulcera gástrica y que por lo tanto  debe recibir atención medica las 24 horas del día.  Logrando con ello  dejar sin efecto la orden de  aprehensión en su contra.

Como es de suponer los pollitos se dieron a la fuga y la mamá gallina pernocta  en su  cálido nido, mientras  todos los estafados rumian sus rabias por el dinero perdido y por sus sueños truncados.  Y este modus operandi es el mismo  que varias compañías  de ventas programadas  de autos y computadoras  llevan a cabo en Mérida y seguirán actuando  así,  mientras salgan bobos a las calles creyendo en pajaritos preñados y luego de esquilmados no  formalicen las denuncias  respectivas ante los organismos  jurisdiccionales del Estado.

juanveroes64@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4549 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a122092.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO