Detengamos la contra

Asumimos la estupidez como una conducta moderna y que nos hace ver como una sociedad del tercer mundo que está en todo; luciendo el ridículo como un aval importante y buscando los sitios más alienantes para mostrarnos: es un esquema que promociono el capitalismo para poder sustentarse y hoy después de treinta años para acá, se está notando donde más se afianzaron,  se están viendo las costuras.

La desviación sexual ocupo uno de los puestos más avanzado en estos tiempos, los porcentajes están a la vista y las propagandas para proyectar esas conductas, son descaradas, a extremos que en la televisión lo plantean como algo normal y los niños nuestro lo asumen y van viendo como una conducta es aceptada por sus padres y practicada por sus más allegados.


En el arte, se perdió todo interés que en un tiempo atrás, estimulaba a los jóvenes hacer esfuerzos por aprender una guataca en el barrio, o en cualquier conservatorio de la ciudad; hoy los pocos que tienen disciplina son captados por ONG que se encargan de adoctrinarlos, mostrándoles un sistema de vida consumista, donde es fácil captar la estupidez que crearon (posición que estoy dispuesto analizar con los versados del proceso que estamos construyendo) los demás asumieron el facilismo como norma y ensayan como niños pequeños aupado por su madre, no porque lo estén haciendo con determinación, si no porque tienen una edad donde para su progenitora todo es hermoso; sin notar que la desidia los absorbió y los puso a creer que eso que ejecutan como arte, es el esfuerzo más grande que pueden hacer en una patria que está necesitando seres probos, para ayudar al pensamiento revolucionario: proyección que no se puede lograr con la estupidez como conducta establecida.


Enumerar la cantidad de debilidades que están obstruyendo el desarrollo del hombre necesario, seria redundar sobre lo que está a la vista; el trabajo lo vienen haciendo con descaro y nosotros por habernos tardado tanto en establecer conductas revolucionarias, estamos permitiendo que esas bases de incompetencia socaven los simientes de la revolución y es necesario asumir conductas que nos permitan lo más urgente posible, ir cambiando estas estructuras que pertenecen a una república que se tiene que terminar de derrumbar; pero sigilosamente se mantiene penetrando la conducta de la juventud revolucionaria, que está haciendo esfuerzos por definitivamente mostrar, que PATRIA SOCIALISTA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

HAZTE CONCIENCIA

machucamelo@cantv.net 




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1590 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a121687.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO