La Diseminación del Conocimiento de la Verdad es el Poder Ciudadano de Venezuela

¡Conocimiento es Poder! Esto ya lo sabían los “Siete Sabios” de Grecia Antigua. La vanguardia de la Ilustración, especialmente Francis Bacon con su empiricismo, positivismo y pragmatismo y la clase burgués capitalista democrática mecánica materialista emergente también confirmaron este eslogan.

Conocimiento y Poder - supuestos sinónimos - tienen otro sine qua non secular: gnothi seauton, conócete a ti mismo, escrito en el Templo de Apolo, en cuya sombra Aristóteles enseñó la antigua práctica y teoría de la política a sus discípulos y estudiantes.

Si el mito religioso de Jesucristo tiene alguna veracidad histórica terrenal, entonces casi dos milenios atrás, este enfatizó, que el Conocimiento de la Verdad - y no la Verdad misma - nos liberará, nos emancipará. Pero este Conocimiento tiene que ser conocido y diseminado a escala mundial.

Dentro del contexto de las campañas de desinformación, las guerras de las ideas a nivel global y del “Dominio de Pleno Espectro” estadounidense, a través de la última década, la Venezuela revolucionaria ha experimentado las fuerzas energéticas y los resultados creativos de la conversión de la realidad concreta en verdad social, de la verdad social en conocimiento histórico y del conocimiento histórico en Poder Ciudadano.

Sólo de esta manera sobrevivió los ataques poderosos y despiadados del golpe de Estado y del sabotaje petrolero de 2002, y logró de ganar una serie de victorias electorales decisivas, democráticas y constitucionales en línea. Todas esas victorias legitimaron al Presidente Hugo Chávez y de hecho a la Revolución Bolivariana de Venezuela. ¡Esto es algo que el planeta entero debería saber, especialmente el mundo de habla inglés, árabe, ruso y chino!

Sin embargo, de la misma manera en la cual podemos utilizar la tecnología, el conocimiento y el poder para pensar y hacer un arco y una flecha para cazar un animal y así alimentarnos y por otro lado para fabricar valores de uso al servicio de la sobrevivencia humana, también podemos abusar de ellos como instrumento de guerra para propósitos de la destrucción natural y humana, por ejemplo, como el Proyecto HAARP.

Hoy día, en un tiempo del globofascismo en avance, la tecnología y la “información” se utilizan extensivamente precisamente para esos últimos fines. De hecho, sin una práxis y teoría revolucionaria bien clara, se ha vuelto prácticamente imposible de diferenciar entre la virtualidad y la realidad. Aquí en Venezuela hemos tomado cuenta de que a través del último medio milenio de la conquista permanente de Sudamérica y del Caribe no hay nada que los amos coloniales y neocoloniales temen más que la Verdad fluyente y rebosante; la Verdad es el talón de Aquiles del capitalismo, imperialismo y corporatismo; es el clavo revolucionario en el ataúd del mundo estadounidense y de la hegemonía fascista.

Esto es la razón de por qué el Hermano Mayor con sus mentiras mayores, por qué el Newspeak (Nuevo Lenguaje), por qué los cuentos de horror y las falsedades obvias fueron y están siendo diseminados a nivel global a través de los medios masivos nacionales e internacionales, que a su vez son controlados por las poderosas agencias de noticias, por gigantescas corporaciones y por los estados metropolitanos. Todos aquellos son respaldados por la CIA, el Pentágono y el Giga-Capital y son libres de diseminar cualquier cosa que le sirve al globofascismo en avance.

Nuestro contra-ataque intelectual es similar al trabajo de Sísifo. El Gobierno Venezolano sabe esto y ha lanzado un montón de medidas informativas o mejor dicho exformativas, para contrarrestar ese mar de Control Mental mortal y fatal, que ya ha logrado de intoxicar a millones a escala mundial. Las mentes y “almas” de millones están amenazadas de toda clase de epidemias psicológicas, psíquicas, psicosomáticas y patológicas. Especialmente en los EE.UU., la mayoría de la población ya está sufriendo los efectos letales de la alienación humana, y padece de trastornos mentales crónicos, desde el hombre común y corriente hasta los VIP del Poder Estadal; desde la disonancia cognitiva contagiosa hasta la disociación psicótica crónica y hasta la megalomanía militar virulenta.

Estamos en una época de ideas revolucionarias permanentes, no confeccionadas en las torres de marfil ideológicas de los “think-tanks” que formulan ideas como un “Proyecto para Un Nuevo Siglo Norteamericano” o cómo declarar una Guerra Global Total de destrucción masiva. Es la época de la acción y del pensamiento emancipatorio, de la práxis que crea y de la teoría creativa. En otras palabras, el tiempo está maduro, o para resucitar o para rejuvenecer la “Cuarta Internacional” de Trotski, o incluso para fundar la “Quinta Internacional”, la verdadera última, el Éxodo de todos los modos de producción y de destrucción.

Sin embargo, como no queda mucho espacio y tiempo y tampoco mucha vida en este nuestro planeta tierra, nuestros objetivos concretos, nuestros subjetivos teóricos y nuestros transjectivos emancipatorios tienen que ser claros como un cristal y más rápidos que las ondas escalares.

Ya no tenemos 500 años para liberarnos del absolutismo feudalista, del militarismo capitalista y de la megalomanía corporativa - quizás nos quedan sólo 5 años o tal vez 50, máximo. El futuro de nuestros nietos es una realidad dura y oscura.

Comparada con todas las revoluciones sociales contra el capitalismo-imperialismo, la Revolución Bolivariana se encuentra en un ambiente global único y transhistórico, en un mundo de ni reforma ni revolución, de ni todo ni nada, sino de pasar el punto de no regreso hacia un Éxodo verdadero de la destrucción productiva y de la producción destructiva, hacia la emancipación humana creativa, hacia la humanidad creativa emancipatoria.

Para lograr este “milagro” global, donde nuestro Conocimiento actual refleja científico y filosóficamente el juicio final, el Apocalipsis, el Armagedón dentro de los próximos años, es más fácil decirlo que hacerlo.

Sin embargo, sabemos que en la Naturaleza siempre es más oscuro antes del Amanecer, que cada nube social oscura tiene su revestimiento plateado, y que si sembramos el viento revolucionario, vamos a cosechar huracanes reaccionarios; parece que en este momento la Revolución Bolivariana se encuentra en la calma de la reacción nacional e internacional, no obstante, en realidad esto es sólo la calma temporal antes de la tormenta emancipatoria global.

¿Qué hacer?

Respuesta: La continuación lógica de los tres “milagros” anteriormente mencionados.
a) armar al pueblo y popularizar al ejército, para poder contrarrestar cualquier golpe político o militar y prevenir otros asesinatos políticos por parte de la CIA y de los paramilitares;
b) vigilar y resguardar nuestro latido de corazón económico, que es PdVSA, y evitar cualquier nuevo acto de sabotaje; además reconquistar políticamente a Zulia, que podría ser el punto nodal para una futura intervención militar estadounidense;
c) olvidarnos del triunfalismo miope y garantizar la victoria política electoral para la Revolución Bolivariana en el 2006.

No obstante, hay un cuarto elemento de práxis revolucionaria que de una u otra manera fue olvidado hasta ahora: la Campaña Informativa Revolucionaria Permanente Global contra la actual Guerra Internacional de las Ideas y contra la Maquinaria de Guerra Estadounidense para la Desinformación, contra Fox News, CNN, etc. del calibre de Hitler, Goebbels y Goering.

En este campo el Internet - mientras sigue existiendo - juega un papel central. ¿Cómo es posible que no hay traducciones en Inglés de la información central sobre Venezuela? La respuesta es bastante sencilla: falta de fondos, falta de financiamiento.

Para informarse, todo el mundo obligatoriamente tiene que saber leer en Inglés. Solamente una pequeña fracción, sobre todo aquí en América Latina, es capaz de leer las noticias en Castellano. Una de las máximas prioridades de “profundizar la revolución” y de la “revolución dentro de la revolución”, debe ser la ayuda de páginas web en idioma Inglés ya existentes y suficientemente experimentadas, que han jugado un rol muy importante cuando se trataba de defender la revolución en el exterior.

De la noche a la mañana brotan las páginas web contrarrevolucionarias igual que hongos en todas partes del Internet, corrompiendo y envenenando las mentes de millones y ellos tienen a su disposición millones de dólares.

Este asunto revolucionario, la diseminación de conocimiento sobre la Verdad en Venezuela, es decir, nuestra defensa “ideológica” a nivel internacional, necesita atención prioritaria. De modo contrario seremos inundados por el próximo golpe contrarrevolucionario contra Venezuela, que será más violento que nunca. El mundo tiene que ser informado a tiempo para poder solidarizarse con Venezuela y para darles a todos los movimientos revolucionarios a nivel global la solidaridad necesaria de la Revolución Bolivariana.

Esto es una característica significativa de la revolución permanente. La diseminación del Conocimiento, del Conocimiento de la Verdad, a nivel nacional e internacional, significa Poder Ciudadano.

Franz J. T. Lee es profesor de la ULA.
Visite su web en http://www.franzlee.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4792 veces.



Franz J. T. Lee


Visite el perfil de Franz J. T. Lee para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franz J. T. Lee

Franz J. T. Lee

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a12074.htmlCd0NV CAC = Y co = US