22 Años del 27F

Hoy cuando podemos observar  varias acciones que la oposición viene realizando en todo el país Tales como: el sabotaje de los diputados opositores en las interpelaciones que se realizan en la Asamblea Nacional a los ministros del gobierno nacional, la huelga de hambre de los jóvenes y estudiantes en frente de la Organización de Estados Americanos (OEA), algunas protestas en algunos sectores, urbanizaciones, fabricas. En muchos de los casos pidiendo respeto por los derechos humanos y políticos, así como la libertad  de algunos políticos presos. Y me preguntaban estos señores sufren de alzhéimer, falta de conocimiento, no conocen o no recuerdan nuestro pasado e historia, no han revisado la prensa de hace 15, 20, 30 años y más.

Hoy día tenemos que recordar aquel 27 de Febrero de 1989. Sucesos donde un pueblo explota, manifiesta un descontento que se había venido generando desde hace un tiempo atrás y que no encontró otra forma si no la que se dio en ese momento. Alza de la gasolina, aumento de los pasajes del transporte público,   acaparamiento, la aplicación de un paquete económico neo-liberal. Lo que se empezó a generar en Guarenas, por los lados de Miranda, que llegaría a caracas como un huracán, torbellino que se llevaría por delante todo lo que a su paso se encontrara. Podíamos ver en las calles de los diferentes sectores la rabia de un pueblo que había estado callado por mucho tiempo y que se lanzo a la calle, que tomo por sorpresa a los grandes políticos de la época, los líderes de la democracia, ellos  nunca se imaginaron nada de esto, La CTV órgano defensor de los derechos del trabajadores, supuestamente. Se había vendido a los grandes intereses de la burocracia y empresarios del momento, vendieron a los trabajadores.

En mi caso particular pude observar como el huracán que era aquello se daba en el Márquez, Petare, Palo Verde, el Silencio, San Bernardino y La Pastora. Ya que ese día iniciaba mis labores en el Márquez como a las 10AM y al empezar a observar cómo se partían las botellas en el medio de la calle, la colocación de basura y la falta de transporte me hizo recorrer desde Petare hasta el Silencio, caminando y pude ver y palpar lo que estaba ocurriendo y el enfado de muchas personas. Situación crítica la pude ver casi a las 5PM por los lados de la Av. Universidad y Av. Bolívar, por donde estaba la famosa torre unión y sus inmediaciones donde se daban algunos saqueos y la policía empezaba a reprimir a diestra y siniestra.
No hubo una organización política, no hubo un colectivo, no hubo un líder. Fue una explosión incontrolable que se estaba generando en varias regiones de nuestro país, un sentimiento rebelde ante el jerarca de ese momento el Sr. Carlos Andrés Pérez; quien puso al país de rodilla frente al Fondo Monetario Internacional (FMI), y las grandes transnacionales y el imperio. Vendió su alma al demonio y a su pueblo. La aplicación de medidas anti-populares, medidas que llevaban al país a la esclavitud, lo nuestro no era nuestro era de otro.

Empezó una gran masacre en los diferentes sectores populares de nuestro país, las víctimas eran incontables. El ametrallamiento de edificios, casas, barrios. Dejaban una estela de muerte que hasta la fecha no se sabe el número exacto de víctimas. Cuantos  habían en las fosas comunes, en la peste donde lanzaban los cadáveres sin importar si tenían o no familiares, desapariciones forzadas, cuantas fueron, quienes fueron, donde están.

Hoy en día tenemos unos jóvenes haciendo huelgas de hambre, protestas, reclaman respeto por los derechos humanos y libertad. Será que ellos saben a quienes defienden, será que estos jóvenes saben o recordaran que hubo un 27 de Febrero de 1989 y que muchos de los que fueron participas y responsables son sus tutores y grandes dirigentes. Será que los diputados de la asamblea nacional, que hoy sabotean se recordaran de esos hechos y de que ellos son parte de los culpables y responsable, con qué coño de moral hablan de libertad, de derechos humanos, cuando a ellos en aquellos tiempos de la cuarta les importaba una mierda el sufrir del pobre, el sufrir del pueblo. Ahora les interesa por les ayuda a sacar provechó para su bienestar político, personal y económico, ocupar un curul para sabotear.

Nunca debe repetirse un 27 de Febrero en nuestro país, nunca más una bala de FAL debe  atravesar el cuerpo de un niño. Se acuerdan de esa criatura, por San Martín cerca de un centro comercial que murió por un impacto de bala. Ni un anciano, mujer u hombre. De que moral me pude hablar; Julio Borges, Ismael García, María Corina Machado, Marquina y pare usted de contar la miseria  humana que estos llevan por dentro.

Nosotros desde nuestro puesto de lucha, desde nuestras diferentes trincheras tenemos que seguir desean mascarando a los diferentes quintacolumnistas que solo buscan desacreditar la revolución y el socialismo, mucho más haya el comunismo. Tengamos claro que hay: Gobernadores, Alcaldes, Concejales, Diputados, ministros, Vice-Ministros y funcionarios del estado que solo están por estar y que le sabe nada la revolución. Se están enriqueciendo, se están llenando. Hablar de socialismo le da nauseas pero lo hacen por conveniencia. Hay que desenmascararlos y depurar la revolución, aplicación de las 3R.
Para algunos hay que disfrutar el discurso y seguir lineamientos mientras se llenan, pero ni eso porque no hacen los que el presidente les encarga y se separan de las comunidades  y solo las visitan en tiempos de campañas y voto. La mentalidad cuarto republicana sigue encajada en algunos.

La tarea hoy día es enrumbar la revolución por caminos certeros, escuchar la calle, el pueblo, oír las quejas y descontento que hubiera. Detener cualquier intento desestabilizador y de enfrentar al pueblo, enfrentar la idea de quienes pretenden sembrar incertidumbre, desconfianza, anarquía, que solo lo hacen con la finalidad de pescar en rio revuelto, para obtener ganancias personales y políticas. Nunca más otro 27 de Febrero.

Ese 27 de Febrero es un despertar de un gigante dormido, es la acción de un coloso que no tenía conocimiento de lo que era capaz de hacer, que salió a buscar en la calle lo que creyó perdido, lo que pensó no tenia y que quería recuperar algo de dignidad, libertad   aunque fuero por momento. Esta revolución no es perfecta, hay errores, hay fallas. Pero hay que corregir y el pueblo se tiene que seguir organizando, no podemos volver al pasado, hay que construir la nueva patriar.

luisalberto.nietoa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1545 veces.



Luis Nieto

Productor Nacional Independiente Dirigente de Redes en Trujillo

 luisalberto.nietoa@gmail.com

Visite el perfil de Luis Nieto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Nieto

Luis Nieto

Más artículos de este autor