¿Es qué acaso en la AN hay diputados opositores, o twitteros?

Qué calamidad para un buen número de gente del pueblo que depositó su confianza en esos pseudos líderes que aterrizaron en la AN a defender las causas perdidas de años de ausencia y de comparecencia ante una tribuna que requiere de políticos bien formados, que justifiquen sus sueldos y de den una buena razón de permanecer ahora allí.

Pero, qué va, esos individuos no dan la talla, ni se esmeran en demostrar que son seres que piensan y reaccionan antes los problemas que haya que dilucidar y debatir con altura y, por el contrario, presentan la misma irracionalidad de siempre, sin formación, ni madurez ninguna, aunque algunos tengan títulos universitarios o han pasado por algún centro de enseñanza y, otros profesionales de la vagancia y de la comodidad sin predominio eficaz que los ha aparcado en partidos políticos con un objeto cualquiera, ni nada que los avale como políticos, haciendo buen uso del término y más bien, la inmadurez los desnuda donde actúen.

Qué desacato y descaro a la vergüenza utilitaria ante el fórum de la capacidad ideológica y al buen o regular comportamiento que deberían manifestar con exquisitez castellana a su clientela, por lo menos, con toda la responsabilidad de un legislador en potencia, que echa por la borda los derechos humanos de los demás y se embasuran fácilmente de terquedades febriles con auspicios bien deteriorados que los transforma en escleróticos payasos del desorden y, en cada debate televisado, las cámaras los atrapan en poses de desmemoriados que destrozan la convivencia de los seres humanos y, más bien se les capta como unos desprevenidos de mala ocurrencia, es decir, perdedores del tiempo, que malgastan en necedades de jugadores inoportunos, riéndose de su inoperancia negativa, presentando cartelones o jugando con un celular que desarticula su buen peculio de ordinariez, recibiendo o mandando pareceres fortuitos a una clientela que debe ser tan baja en consistencia moral como ellos. Éstos son los verdaderos holgazanes de una franquicia que cada día de su vida, le queda grande.

Son lo que se dice, unos come tiempos de las desemejanza a la deriva y como lo han demostrado con superlativa pasividad con eso de las interpelaciones en la memoria y cuenta de los ministros ante el parlamento.

En la última de estas pláticas de sombra, dejaron pasar momentos que los arrinconan con todo el beneplácito de la audiencia en general que, los valoró como alacranes del teatro mudo, trepando el podio de la vulgaridad que los embarga de infertilidad y, han dejado que los ministros de Chávez se salieran con las suyas, al demostrar que como oposición se regodean mejor con Fedecámaras como derecha y defensores de los poderosos que oprimen a los pobres y son sumamente miserables que se han alejado de la justicia social y están embargados vilmente por el capitalismo mundial y el Departamento de Estado.

Quedaron silenciados ante el empuje eléctrico en la clase magistral que les dio el ministro Alí Rodríguez Araque, compañero del pasado de alguno de ellos que hoy baja la cabeza y se esconde en el tumulto de la traición que siempre ha sido su cobija preferida y, los voltios de la inteligencia los electrizó de fecundidad proyectista y de ánimo certero en la dinámica ministerial de viejo zorro del ayer con paciencia de actitud emprendedora.

Y, el vicepresidente y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, los desolló con toda la particularidad del mundo, al desnudarlos al fragor de la tarde, en pleno Hemiciclo, triturándolos con cifras, anuncios, invenciones, realizaciones, aportes, participaciones, que derramó el petróleo del interés nacional sin engaños, ni triquiñuelas, sino jugando con la gasolina de su talento de funcionario público que los deprimió a sus anchas, sin caer en bajezas, resaltando las bondades de los trabajadores de la industria petrolera venezolana que han hecho posible el tributo que el Fisco Nacional atrape en sus redes como contribución: la solidez que hace posible que seamos la nación que somos en la geopolítica mundial y, Rafael Ramírez, petrificó con su accionar: la ignorancia que desarrollan y tratan de esconder hechos de la industria petrolera estatal y, se encaprichan de solventar las estupideces que mantienen a diario dentro de la canalla y si hubo que aplaudir, más que razones quedaron firmes, para celebrar la derrota que los mantiene heridos como marionetas de la burguesía y twitteros rabiosos.

estebanrr2008@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1354 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a117938.htmlCd0NV CAC = Y co = US