Son malucos, mezquinos y obsesos. ¡Nacieron torcidos…!!

Casi todos los organismos internacionales obedecen las directrices que soterradamente les impone el imperio, y es muy difícil que Venezuela y su gobierno revolucionario se vea favorecido por las mediciones estadísticas que se hacen desde organismos internacionales como la Unesco, ONU, Penud, OEA, CEPAL, etc.

Si las cifras aportadas por Venezuela no son lo suficientemente justificadas (objetivas y por demás examinadas con lupa) o no soportan con rigurosa minuciosidad su revisión, verificación y debida procedencia, por sesgados funcionarios de organismos internacionales…, es harto difícil que Venezuela pase el examen y vea después de hecha las revisiones y respectivas exigencias, su publicación y difusión –como metas cumplidas— en los medios nacionales o internacionales.

A lo interno, es muy difícil que los negadores de la verdad (MUD) acepten los beneficios sociales que se le ha brindado en 11 años a la población venezolana. Se niegan a aceptar que la pobreza extrema en 12 años bajó de más de 42% a menos de 8%, que el gasto social que en 1999 era del 8% del PIB, sea ahora de más del 18%; se hacen los locos y no admiten que la desigualdad (ingresos de los hogares o índice de Gini 2010) bajó de 0,4865 a 0,3898, el más bajo de Latinoamérica. La tasa de desempleados en 2009 bajó de más del 11% año 1998, a menos del 7,5% en 2009; el salario mínimo base Bs 100 en 1998 creció el 1000% hasta 2010-Bs 1224. En fin, esos torcidos dirigentes no aceptan la masificación de la salud y la universalización de la enseñanza a través de Barrio Adentro y Misiones Educativas. No les entra por ningún lado que el pueblo sin voz e invisibilizados por más de 4 décadas, sea ahora el dueño y protagonista de su propio destino.

El comportamiento de los opositores raya lo absurdo. Pienso que de identidad nacional tendrán solo un 25% de genes criollos, un 35% de genes al servicio de poderes exógenos y el 40% de genes restantes forma parte de la negación hereditaria recibida de la Cuarta República. O, habría que pensar que están en el “limbo” aquel que la iglesia misma no ha logrado descifrar ni dar pie con bola.

Si ellos mismos no son capaces de aceptar sus errores o de reconocer el acierto de los contrarios, qué se puede esperar de tanta irracionalidad. No hay asomo de genuina autenticidad o verdadero gentilicio que los haga creíbles o que los hagan merecedores del respeto de los demás. Son ellos y nadie más… Están encerrados en una oscura esfera que les cercena el discernimiento y libre pensar… Son esclavos de su actitud egocéntrica y no tienen cabida más que para el individualismo y la separación de clases… Son líderes ciegos guiando a otros ciegos hacia el umbral de sus propios errores…

Son imbéciles de toda imbecilidad, y no entienden que por más que arrecien las campañas difamadoras contra Chávez y contra el pueblo, más se hace patente en esa enfermiza dirigencia el daño físico de quienes lo secundan y más se hace evidente la aparición de severos cuadros mentales de disociación psicótica.

Son tan malucos, mezquinos y obsesos que no se dan cuenta de que a pesar de que nacieron torcidos, no quieren aceptar el curso de las corrientes históricas o corregir lo que está mal. No dan su brazo a torcer y le hacen un gran daño material, moral y espiritual al pueblo, al gentilicio, a los valores patrios y a la soberanía de la nación.

Basta ya de tanto odio y visceral negación de la verdad. Basta ya de tanta incitación a la violencia y de tanto veneno subliminal sembrado en el subconsciente de televidentes y radio escuchas.

En ellos, definitivamente, no hay visos de cambio que los haga proclive a un salto cualitativo de conciencia.

En cualquier momento ese obcecado proceder anti venezolanista tendrá que enfrentar sus responsabilidades, y asumir con la cara de la verdad sus errores y los cargos judiciales a que haya lugar. Porque no en vano o impune quedará el sibilino veneno sembrado en el subconsciente de tele escuchas, mas la incitación y promulgación de contenidos que llaman a la desobediencia civil y golpe de estado, al desconocimiento de un gobierno legítimo y democrático y, el nefasto error, de llamar sin ambages ni miramientos al magnicidio de un presidente.

La camarada indígena Nicia Maldonado, en su comparecencia a la Asamblea Nacional, con su proverbial sapiencia derivada originarios pueblos ancestrales, les escarmentó a esos perdidos hermanos en el submundo de las bajas conciencias, con la siguiente acotación: “Hermanos opositores, ustedes no se dan cuenta de que luchamos no por nosotros o por una curul sino por un mundo más igualitario, un futuro más justo y participativo, un ambiente planetario regenerado, paz, unidad espiritual y la fomentación del arte y la cultura, sin exclusión social…”

Creo que no tienen compón. Y por homologación y concordancia ellos hacen honor a aquel dicho que mientan… “árbol que nace torcido nunca su tronco endereza”

joseagaporam@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1455 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: