1958-2011: Nuevos desafíos:

El derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958, impulsado por amplios sectores de la población, fijó un precedente en la historia política del país, el cual sigue vigente.

Aún cuando esta fue una salida abrupta, por cuanto se produjo al margen de los procedimientos electorales -que comenzaban a instaurarse en el hemisferio, a inicios del siglo XX, con el surgimiento del Estado-Nación- en aquel entonces hubo un proceso de negociación entre los partidos Acción Democrática, COPEI y Unión Republicana Democrática (URD), quienes  concertaron la salida de Pérez Jiménez, formaron una junta de gobierno y acordaron hacer un llamado a nuevas elecciones.

Aquellos acuerdos se cumplieron a medias, por cuanto quienes conformaron la junta de gobierno, excluyeron de sus filas a los sectores nacionalistas y revolucionarios (URD, PCV) y con ello a la mayoría que exigía el establecimiento de un marco económico, cultural y político de igualdad y justicia social.

El incumplimiento promovido por los partidos AD y COPEI, significó el inicio de un camino de manipulaciones y represiones, contra los sectores progresistas, los trabajadores,  los campesinos,  las mujeres,  los estudiantes,  los profesionales y  los revolucionarios, negando de hecho las reclamaciones solicitadas por el pueblo.

El derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez, significó sólo eso,  un cambio de hombres. El tiempo terminó convirtiéndose en el gran aliado de los sectores excluidos. Hubo una larga espera. Personas asesinadas, detenidos, torturados y desaparecidos: la lucha guerrillera de los años 60 y 70; el surgimiento de los movimientos culturales y las manifestaciones estudiantiles de los años 80 y 90; las reivindicaciones y las luchas de los trabajadores; la concurrencia de los sectores vecinales; luego ocurrirían las explosiones sociales de 1989 y la rebelión civil-militar de 1992.

En 1994 se produce un acontecimiento atípico: el triunfo electoral bajo la conducción acertada de Hugo Chávez Frías, quien junto a su pueblo,  ha hecho uso de métodos y procedimientos propios,  orientados en función de los sectores más necesitados, que buscan establecer una patria soberana. Estos acontecimientos han dibujado la presencia de nuevas corrientes históricas y nuevas teorías, que requieren ser estudiadas, como parte de los nuevos desafíos.

vielmajota4@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4108 veces.



José Miguel Vielma


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: