Celsa Duarte orgullo Barloventeño

El primero de enero del año 2011 a las 6 y media de la mañana se escucho su último susurro. Celsa Duarte, maestra de maestras en el arte del canto de la parranda, la fulia y la decima barloventeña, se marcho del mundo terrenal con una sonrisa eterna reafirmando lo vivido con la mayor simplicidad profunda. Sin equipaje, sin prendas, sola como vino al mundo, inició su viaje, sin compañía, no quiso que nadie la acompañara…..solo su voz ronca en cuartetas y sus palmadas y pronunciando en silencio …..….Dijo Bien…Hasta ahí!!!!

DE LA VIRGEN DEL ESPEJO ROTO

Tendría como 18 años, cuando conocí a Celsa Duarte por primera vez y fue en un velorio a la virgen del espejo, de la cual esta cultora era devota y había montado un hermoso altar con flores de cayenas rojas y amarillas, apamates morados, girasoles , riquiquis rojiamerillo, y por supuesto limpiado previamente la casa con esencias, yerbas aromáticas, previamente santiguando los cuatro puntos cardinales donde estaria el altar, para evitar peleas como de vez en cuando ocurre en este tipo de  manifestación cultural.  Esta virgen  según Celsa había aparecido en un “espejo roto” en un caserío llamado Madre Cazañas (Municipio Paez, Estado Miranda) y desde entonces se le venían haciendo promesas. Una vez la cultora Duarte, tenia un fuerte dolor de cabeza que no se le quitaba y se traslado a Madre Cazaña donde le ofreció una promesa a esta virgen  rogándole que “si se le calmaba el dolor de cabeza” le haría cada año un velorio. En efecto con sus plegarias y rezos se le fue alejando el dolor. Por eso ese día de nuestro primer encuentro fue en un homenaje a esa virgen aparecida. Alli me pregunto que si yo sabia cantar  fulia, le dije que si. Ella me expreso, bueno sigue al pie de la cuarteta. Verga, me dije entre mi "en que compromiso me metí". Cuando arranque cantando tomando el ultimo pie de la cuarteta…..ella grita TRES LOCHAS, y se paran los tocadores de las tamboritas y tamboras, asi como el cuatrista y ella me dice “mira muchacho e mielda”….estas cantando “tres lochas” y te digo  eso-mirando fijo a los ojos- porque no estas coordinando bien la cuarteta, y la fulia se canta en cuarteta bien sea combinando el primer verso con el tercero  y el segundo con el cuarto, o sino el primero con el cuarto y el segundo con el tercero.Tienes buen tono y melodía, me dijo la cultora,  pero te falta combinar los versos.  Tambor y canto, grito y omenzamos de nuevo y lance mi primer verso:
A la virgen del espejo…..
hoy le vengo yo a cantar….
he venidó de tan lejo….
pa ‘ mi promesa pagar
Al oir mi cuarteta me dijo “tres reales”,  señalándome que estaba mas o menos y así después nos fuimos encontrando con mas frecuencias entre velorios, que como todos sabemos en Barlovento existen tres tipos, uno dedicado a la Santa Cruz en el mes de mayo, otros de  los Santos afrocatolicos y por ultimo los velorios de las vírgenes aparecidas. Asi mi maestra me fue enseñando hasta que aprendí a cantar la fulia en cuarteta y en cuadrilla tomando el ultimo pie de la cuarteta de quien me antecedía en el canto. Después vinieron los aprendizajes  de las tamboras: l prima, segunda y  tercera, pero  sobre todo la tamborita prima por lo agudo del sonido que tambien la llamaban “boquita de perla fina”.

LA TRASCENDENCIA DE CELSA DUARTE

Hicimos una llave para contribuir a la difusión de la cultura barloventeña, mas allá de Barlovento bajo el concepto de Barlovento por los Barloventeños, como ya lo estaban haceindo otros pueblos como Curiepe que prácticamente se sentían desplazados por los llamados grupos de “proyección folclórica” que andaban como unas pirañas recorriendo nuestros pueblos tomaban nuestras canciones y nunca decían quienes eran sus autores, copiaban nuestras maneras de cantar y se erigían como los portadores del canto puro y genuino del pueblo dejando a ese pueblo sin voz y sin reconocimiento a sus derechos creadores. Comienzan las uniones con otros cultores tradicionales barloventeños  como Aureliano Huice, el Mocho Burguillo, el maestro Inocencio Caraballo, Purroy, sin dejar de  mencionar a los cultores archiconocidos como Chupa Caña, Erasmo Llasmoza, Felix Pedrique…con quienes en la década de los ochenta del siglo pasado asumimos la defensa de nuestra identidad barloventeña ante la amenaza por el turismo irracional con las únicas armas que teníamos el canto, la poesía para proyectar todos los cantos de  los pájaros heridos por el desarrollo criminal del cual hoy estamos sufriendo sus efectos perversos. La trascendencia del canto de Celsa contribuyo a la reafirmación de  nuestra diversidad cultural.

DE BARLOVENTO A MEXICO FUE LA SENSACIÒN

Celsa comienza  a proyectar su canto ligado a su imponente personalidad. Ella no podía pasar desapercibida donde llegaba. Su sonrisa, su alegría  irradiaba ganas de vivir. Comienzan los conciertos con la “Duartera”, el grupo de músicos familiares que organizó para que la acompañara, recorre parte del país: Yaracuy, Miranda, Sucre,  Anzoategui, Lara, Caracas, entre otros lugares tenían que ver cuando esta mujer iluminaba los escenarios donde se presentaba y las decimas que lanzaba, cargadas de picante en lo sensual y la vida cotidiana del barloventeño así como la defensa de la naturaleza, pues al igual que Belén Palacios le gustaba la agricultura de sustento, no le gustaba depender de nada ni de nadie. A comienzos de la década de los años noventa el Consejo Nacional de la Cultura de Mexico me pide que les envié dos decimistas de envergadura para un encuentro internacional de Decimistas del Caribe. Sin pensarlos dos veces seleccioné a Celsa Duarte y a Cruz Maria Conopoi. El papel de Celsa deslumbro a los mexicanos y a los invitados internacionales de Cuba, Puerto Rico, Colombia cuando su corporeidad animada pro tres palos de ron arropo el escenario. Celsa les dio en el alma a  los mexicanos con improvisaciones a la virgen de la Guadalupe. Lo ultimo que Celsa y su alumno hicieron juntos fue un disco donde quedo su voz inmortalizada, el disco se llama Barloventeñidad y su decima al muchacho deja constancia de su extraordinaria creatividad que rompió los esquemas. Celsa trascendiste por siempre…. no te olvidaremos......hasta ahi dijiste y lo hiciste bien.
  

jesuschuchogarcia@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2971 veces.



Jesús Chucho García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: