¿Salto Cuántico… O despertar de conciencia planetaria?

En estos tiempos  de todos lados nos llegan profecías catastróficas, y la forma de que  ocurra una desgracia es pensar que pueda ocurrir. Es el pensamiento colectivo lo que hace que las cosas sucedan (sean buenas o malas).

¿Qué ha pasado en nuestro planeta en esta última tres décadas? ¿Se ha preguntado usted porqué el tiempo pasa volando? En efecto, después del año 2000 hasta ahora, el tiempo pasa volando…  El día no alcanza para hacer todo lo que se desea hacer. Antes esperábamos que  llegara navidad.  Ahora la navidad, cumpleaños y otros acontecimientos importantes nos encuentran, sin siquiera esperarlos…

En este maremágnum de inquietantes noticias, sin verificación o pruebas científicas que validen lo que está ocurriendo,  al colectivo no le queda otra que aceptar con incredulidad lo que se dice a través de internet y de medios audiovisuales, aceptando  con temor estos  misteriosos acontecimientos que, entre otras cosas, le ponen los pelos de punta (…)  

En pocos años la resonancia Schumann del planeta tierra se ha elevado de 7.8 hertzios/seg  a 12 hertzios/seg  en tan solo 6 años, cuando estuvo estática en 7.8 hz, por miles de años…. Ahora pregúntense por qué se ha elevado la resonancia  Schumann y qué es lo que la está generando. ¿Qué es lo que está acelerando este proceso?

La llamada resonancia Schumann, o pulso de la Tierra, antes era una constante de 7.8 hertzios, ahora ha subido a 12, y tendrá todavía que elevarse a 13 hertzios. Cuando alcance ese punto, llegará el umbral donde nos estabilizaremos en una octava superior de frecuencia, y se iniciará para nosotros otra etapa de la creación, en una realidad diferente. Créelo, o no, ahora vives la transición, entre el tiempo lineal que bien conoces, y el infinito del eterno "ahora". Por tanto, tómalo con calma, y simplemente deja para mañana lo que no logres hacer hoy. 

El Dr. Herbert König, quien fuera más tarde yerno del célebre Dr. Ernesto Hartmann y posteriormente sucesor del Profesor Schumann en la Universidad de Múnich,  a través de muchas mediciones, pudo determinar que el valor exacto  de la frecuencia de la tierra no era de 10 Hz/seg, sino 7.8 Hz,  y esto hizo que el asunto trascendiera hasta la ciencia médica, pues 7.8 Hertz es la frecuencia del hipotálamo y es la única frecuencia que en todos los mamíferos, incluyendo el hombre, es tan exactamente común.

Como ya se dijo, la resonancia de Schumann ha sido de 7.8 hz durante siglos y esto arrojaba como resultado las 24 hrs que tardaba la tierra en dar un giro sobre su eje. Desde 1980 la resonancia de Schumann se ha elevado hasta 12 Hz, y esto significa que un día de 24 horas ahora equivale a 16 horas. 

Hay un despertar de conciencia colectiva y no hay dudas que el mundo está yendo hacia un gran cambio… Y si no es así, pregúntense qué es lo que está ocurriendo con los cambios sociales que se operan con fruición en todo el planeta (¿?) Este cambio es una fuerza  energética, que conlleva a la cuarta dimensión. 

Esta cuarta dimensión no es lo que tradicionalmente se concibe desde la física como los tres vectores o fuerzas que determinan los tres estados dimensionales de la materia… Valga decir, la cuarta dimensión es un estado sujeto al cambio de conciencia que se opera en toda la humanidad (y por extensión a todos lo seres), y se refiere (para contrarrestar esta fuerza) al salto cuántico dimensional que tenemos que conocer, el cual tiene que llevar a cabo el ser humano por sí solo.

¿Es eso lo que está ocurriendo entonces con la vida en la Tierra, considerando que estamos siendo bombardeados por energías de altísima frecuencia, procedentes del sol central galáctico?

Observemos algunos efectos inmediatos... ¿Has notado como el tiempo se acelera cada día más? Ciertamente, parece transcurrir más rápido porque nuestras células han acelerado su pulso, para adaptarse al incremento del pulso de la Tierra (frecuencia Schumann). Y de la velocidad de ese pulso depende nuestra percepción del tiempo. El tiempo se ha estado acelerando y continuará haciéndolo en la medida en que nos aproximemos al momento crítico del cambio dimensional.

¿Qué nos ocurre físicamente, cuando se elevan las frecuencias de luz que recibimos? El doctor Hans Jenny (1904-1972), médico y científico suizo, estudió las relaciones entre materia y energía. Y de sus experimentos se infiere que un ser vivo recibe esta energía como nueva información, que molecularmente se codifica en el ADN y lo transforma. El primer paso del cambio es hacia el caos, porque el modelo anterior debe disolverse, antes de que se pueda manifestar lo nuevo.

Muchas personas, jóvenes y viejas, están presentando fallas de memoria. Esto se debe a la caída acelerada del campo magnético de la Tierra, que produce ese efecto, porque el magnetismo es como el adherente que atrapa los recuerdos. Para poder asimilar lo nuevo, el disco duro de nuestro computador interno necesita ser apagado y luego encendido nuevamente. El nacimiento del ser humano nuevo se dará en el momento en que el campo magnético de la Tierra alcance el punto 0. Solo en esa circunstancia se hace posible completar la re-configuración de todos nuestros patrones genéticos, y hacerlos aptos para la vida en una dimensión más elevada.

La remodelación del ADN produce oleadas de fatiga y dolor. Hay un período agudo, cuando las frecuencias más altas impactan nuestro cuerpo, seguido de un tiempo más suave de asimilación. Durante el ciclo agudo hay necesidad de dormir y descansar más. Hay que advertir que todos estos síntomas son provisionales, durarán mientras la Tierra completa su trabajo de parto, y con ella pasaremos por un nuevo nacimiento a quinta dimensión.

Si por ahora no puedes concentrarte en nada, comprende que tu cuerpo se está adaptando a los cambios de la Tierra, y tu cerebro y tu sistema nervioso están en reconstrucción. Es posible que los dolores del cuerpo se hayan intensificado especialmente del lado derecho, y sientas una punzada permanente en la base del cráneo, y en las caderas. Tal vez, sin causas médicas exista molestia en las rodillas, las piernas y las articulaciones, y un calor interno recorra tu cuerpo produciendo vibración y una sensación quemante. Si tu corazón a veces acelera sus latidos sin razón. Felicitaciones, eso significa que ya estás activando tu cuerpo de Luz.

Las ondas Schumann y la manipulación de la conciencia 

El salto cuántico de la conciencia humana: cambio dimensional, restructuración del ADN, reconstrucción del sistema nervioso y elevación de la frecuencia celular

El ser humano y su transformación (Hans Jenny) 

joseagaporam@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3767 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: