Las Revoluciones Traicionadas

La traición es una manifestación del egoísmo por sobre el interés colectivo, la avaricia por encima de la lealtad. Las Revoluciones sociales son movimientos guiados por profundos sentimientos de amor; la traición a la revolución, es un hecho que responde al más soez llamado de la mezquindad.  

Muchas son las revoluciones que han sido traicionadas por distintos motivos y circunstancias. Estudiar sus particularidades y especificidades nos ayudarían a comprender mejor los procesos revolucionarios. 

El 30 de abril de 1826, el general José Antonio Páez, héroe del pensamiento independentista, dirige un movimiento político llamado “La Cosiata” con la finalidad de separar a Venezuela de "La Gran Colombia". El sueño de Bolívar y su perseverante tarea por la consolidación de la Gran Colombia, había sido traicionado por uno de sus camaradas de armas y dirigente del movimiento independentista. 

El Libertador llega de nuevo a Bogotá en 1830 para instalar el Congreso Constituyente llamado a salvar la unidad de la Gran República. Pero Venezuela se agita de nuevo, y se proclama Estado Independiente. La oposición crece y se fortalece en todas partes. Bolívar, enfermo y agotado, renuncia a la Presidencia y marcha a la costa con el propósito de viajar a Europa. El asesinato en Berruecos del General Sucre, quien hubiese podido ser el continuador de su obra, y el rechazo de quienes entonces gobiernan en Venezuela, le afectan profundamente. La revolución gran colombiana había sido traicionada, pudieron más los designios personales y la nueva oligarquía que empezaba a gestarse en Suramérica. 

Un 5 del mes de marzo de 1870, nace Rosa Luxemburgo, una de las más prestigiosas y combativas dirigentes marxistas que la historia nos ha regalado. Participa activamente en el ala izquierdista del Partido Socialdemócrata Alemán. Su ardua labor comprometida con la causa marxista de las revoluciones, la consagró como una líder destacada en el movimiento. Mantuvo siempre una lucha implacable contra los reformistas y revisionistas de la socialdemocracia alemana.

Un 15 de enero de 1919, la socialdemocracia aparece implicada directamente en el asesinato de Rosa Luxemburgo, quien tiempo antes había escrito su gran obra “Reforma o Revolución”, dedicada a los reformistas y revisionistas de la socialdemocracia alemana. 

Lenin reconoció y respetó el legado de Rosa Luxemburgo, de esa manera lo expresó en 1924: “Su biografía y la edición de sus obras completas representarán una valiosa lección para la educación de muchas generaciones de comunistas de todo el mundo.” 

Pero el gran líder de la revolución bolchevique, Vladímir Ilich Lenin, tampoco escaparía de la traición. A dos años de su siembra, en 1922, Lenin escribió un documento que se conocería mas tarde como su testamento político. En el documento se propuso cambiar profundamente las estructuras del gobierno soviético, y se avizoraba de manera clara, el peligro que representaba Iósif Stalin, para la revolución rusa: “El camarada Stalin, convertido en secretario general, ha concentrado en sus manos un poder ilimitado, y no estoy seguro de que siempre sepa utilizarlo con la suficiente prudencia.” 

Leon Trotsky, quien se concebía como el sucesor oficial de Lenin, había sido engañado y perseguido hasta su asesinato en México, por los esbirros de la dictadura estalinista. La revolución rusa derivó en un gran poder burocrático y traicionó los ideales de justicia social que habían levantado los líderes bolcheviques.   

El 4 de noviembre de 1970, un medico y político socialista chileno, llamado Salvador Allende, llegaba al poder por medios electorales, levantando las banderas del marxismo y la justicia social. Tan solo duraría 3 años como presidente de Chile; la avaricia y la avidez de los militares chilenos, azuzados por el imperialismo norteamericano, pudo más que la determinación del Gobierno Popular de Salvador Allende.

 
El 29 de junio de 1973, se llevó a cabo el denominado Tanquetazo, golpe de estado fallido en contra del gobierno socialista del presidente Salvador Allende. Se le denominó "Tanquetazo" porque los rebeldes usaron primordialmente tanques y carros de combate pesados. La sublevación fue sofocada con éxito gracias a los esfuerzos de los generales Prats y Pinochet.

El día 23 de agosto, a las 17:00 h, se reunieron Allende, Prats y Pinochet en el Palacio de la Moneda. Al finalizar la reunión, Pinochet fue nombrado comandante en jefe. Este gozaba de la confianza del general Prats, y había mostrado lealtad hasta los momentos. 

El 11 de septiembre de 1973, las bombas llovieron sobre el palacio de la moneda. Un Golpe de Estado conducido desde el Norte de América, y encabezado por el General Augusto Pinochet, daría muerte al socialista Salvador Allende, y acababa con el sueño universal de la Revolución Socialista por vías “pacificas”. Empezaba el infierno que habría de vivir Chile por años, en lo que se conoce como una de las dictaduras más sangrientas de América Latina.  

Hay quienes aseguran que la historia es cíclica, que esta condenada a repetirse. Lo cierto es que la historia la hacen los pueblos, la impulsan los pueblos y su determinación de querer ser libres.   

Desde la Revolución Bolivariana, impulsamos la posibilidad de relacionarnos de una manera más justa en sociedad, de vivir en respeto y complementariedad con la naturaleza. La tierra que parió Simón Bolívar, Zamora, y demás héroes de nuestra-américa, está comprometida con los pueblos del mundo a seguir manteniendo la esperanza viva; construir la utopía es cada vez más necesario y urgente. 

General Müller Rojas

“Hay que ir eliminando ese círculo de hierro de la burocracia que ha encerrado al presidente y le ha cortado la relación directa que tenía con la sociedad. Ese círculo ha generado una burocracia privada a través de prácticas que eran normales en la democracia representativa, pero que son absolutamente fuera de orden en una democracia participativa y esa situación ha generado una pérdida de confianza que afecta la figura presidencial, porque la gente lo percibe como que él tiene cierta responsabilidad y sobre todo afecta al PSUV que aparece como un partido al estilo de las viejas organizaciones de la democracia participativa que defendían intereses grupales.”

adaleduardo@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2415 veces.



Adal Hernández


Visite el perfil de Adal Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: