Pildoritas 210 (año 03)

UN HALO DE ESPERANZA

Lo conocido hasta ahora como criterio del Tribunal supremo de Justicia, en relación a la vergüenza que significa para los hombres y mujeres de bien de este país, el hecho consumado el 26 de septiembre como manera poco ortodoxa, aprovechada por la derecha para librar de la cárcel a consumados delincuentes, unos contra la vida y otros contra el patrimonio público, mediante el otorgamiento de inmunidad parlamentaria, una inmunidad tan mal entendida como la tal autonomía universitaria, lo decidido hasta ahora, en primer lugar que esa inmunidad comienza solo cuando se juramenten en el inicio de un nuevo periodo de la nueva Asamblea Nacional, el 05 de enero del 2011, y en segundo lugar que los juicios por las causas que cursan en los tribunales de justicia continuarán su desarrollo, es algo que nos debe alegrar a quienes por uno u otro motivo, hemos estando perdiendo o nos hemos visto inclinados a perder la fe en los organismos de justicia venezolanos, que si damos crédito a lo que dicen las encuestas, alcanzan un alto porcentaje de venezolanos.-

Qué bueno fuese que se sentara un precedente, que no permita más nunca que por esa rendija que deja la Constitución se sigan colando indeseables en una institución que lo que debería alojar en su seno son hombres y mujeres de bien, que sirvan más bien de ejemplo a las actuales y futuras generaciones.

Que bueno fuese más bien que como en otros países, sin ir muy lejos Colombia, por ejemplo, aquí en nuestro país, otros poderes u autoridades tengan la atribución de aplicar la justicia, para separar de sus cargos de elección popular a quienes delincan, como ha sucedido allá, con decenas de parlamentarios que no solo han sido desprovistos de su curul, sino procesados, encarcelados e inhabilitados, claro con excepciones porque también existen casos como el de la senadora Piedad Córdoba a quien inhabilitaron por 18 años, ya sabemos que por razones exclusivamente políticas, mientras que a los demás por sus vínculos con las mafias del paramilitarismo (“parapolítica”) o por estar incursos en delitos de corrupción.

De esta manera se podría sentar un precedente, que obligaría a las organizaciones políticas a no postular indeseables, solo para salvarlos de la acción de la justicia y así se colocaría la escogencia de los componentes del Poder Legislativo, a la par con la de otros poderes en donde se tiene como requisito haber mantenido una conducta de vida pulcra y sin posibilidades de ser tachada por nadie,

Lo que ahora está sucediendo con los delincuentes elegidos, en una muestra de la inconciencia a que han llegado quienes eligen por el sector oposicionista, es algo que confirma lo que muchos han dicho, referido a que el veneno inculcado por los medios de comunicación de la derecha en la mente de esos venezolanos, los ha enceguecido de tal manera que votarían hasta por los miembros de la temible banda “Los invisibles”, si se los colocaran en un tarjetón electoral, porque esa gente vota es contra Chávez, es la única motivación que los mueve y para ellos es irrelevante que al hacerlo le estén dando entrada a delincuentes consumados al Órgano donde se hacen las leyes y se regula la conducta de los ciudadanos, para lo cual van a colocar a decidir a personas a quienes los mismos códigos allí aprobados deberían imponer las sanciones correspondientes a través de los administradores de la justicia.

Por ello hay que alegrarse por el criterio expresado por el más alto tribunal de la Republica, pues nos trae por lo menos un halo de esperanza, de que el entuerto constitucional que traerá a la Asamblea a delincuentes, sea definitivamente desterrado y se siente un precedente ejemplarizante que contribuya a la perfectibilidad de la Democracia participativa y protagónica en este país.-

EL COLMO DE DOS CONCIENCIAS ENVENENADAS

Me enteré del sorpresivo y doloroso fallecimiento del expresidente Kirchner cuando hacía una cola y alguien que me precedía después de leer un mensaje en su celular lanzó la expresión con el rostro expresivamente alegre: ¡una rata menos!.

Yo con normal interés, imaginando, antes de preguntarle algo, que habían dado de baja a algún peligroso delincuente y la persona que había lanzado esa expresión lo estaba celebrando, lo cual si vamos a ver la vida, desde el punto de vista cristiano, no nos debe traer alegría cuando alguien la pierde, sea quien sea, decidí preguntarle qué había pasado: la respuesta me llenó de desazón, estupor y lástima por poder corroborar hasta qué grado de disociación y siembra del odio habían llevado a tanta gente en este país, las delincuenciales campañas de los medios de la derecha y el discurso de odio de los dirigentes de la canalla en este país.

Pero ahí no paró la cosa, yo me atreví a sugerirle de la manera más diplomática posible, que entrara en razón que alegrarse por la muerte de un ser humano no era de cristianos y su reacción fue aun peor que la ya expresada, dijo: “ojala y el próximo sea la rata de aquí, ese carajo que se acaba de morir, es uno de los culpables de que nos tengamos que estar calando a un asesino, ladrón, tirano y…….etc. etc. que gracias a Dios…….no le dejé terminar y le pedí no meter a Dios en estas cosas, porque blasfemaba y preferí dejarlo con la palabra en la boca y optar por irme a otra agencia bancaria a hacer mi cola y no seguir oyendo tan desproporcionadas expresiones.

Sentí pena ajena, no solo por ese desquiciado sino por quienes lo oyeron como yo, decir lo que dijo y se quedaron impasibles lo que viene a confirmar el lamentable estado de los venezolanos que han sucumbido en las garras de la disociación, que han envenenado su alma de tal manera, que no nos queda sino rogarle a Dios, libre a este país de caer en manos de quienes tienen la culpa de que escenas como las que les narro se repitan de manera alarmante.

Basta un detalle tan lamentable como este para confirmarnos que día a día debemos esforzarnos por hacer hasta lo imposible para evitar que Venezuela caiga en desgracia en manos de gente como ésa.-

El otro incidente no lo viví, me lo contó un profesor del Núcleo de la ULA-Táchira. Fue testigo cuando los encapuchados que son el grupo de choque de la derecha en esta Universidad, los mismos que ya llevan quemados más de 30 vehículos de organismos oficiales nacionales, en menos de un año, en los últimos disturbios, incendiaron una unidad de PDVSA; pudo ver cómo una vecina de la universidad, por cierto afectada por los desórdenes, humaredas y obstrucción de las vías, mostró hasta dónde llega su disociación, que les llevó a los delincuentes pirómanos, una bolsa con pan y 100 bolívares fuertes , los cuales entregó con besitos incluidos, y las expresiones de que pobrecitos y qué valientes para arriesgar su vida, porque a ellos le tenían que agradecer cuando saliera Chávez. La locura pues, algo que se cuenta y no se cree, pero demuestra hasta dónde ha llegado la maldad del veneno inoculado en mentes como la de esta señora y la de aquel del banco.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1629 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: