Reflexiones

Polo Patriótico real y profundo…

Chávez lanzó el domingo pasado la propuesta de reconstrucción del Polo Patriótico, pero esta vez más luminoso, real y profundo, dijo el propio presidente. Poca gente se ha expresado al respecto. Tanto silencio no nos extraña, sabemos que a muchos no les simpatiza la idea.

A nosotros, los que creemos en una Patria socialista posible, nos emociona la propuesta, es hora de demostrar cuán ganados estamos o no para la unidad entre los revolucionarios, vamos a construir o, mejor dicho, vamos a reconstruir el Polo Patriótico, borremos las heridas, las confusiones y los errores del pasado. Vamos juntos los revolucionarios de todas las organizaciones de izquierda a encontrarnos, nutrirnos y acompañarnos, pero no solo en lo electoral. Vamos a aprender juntos, vamos a cuidarnos, de nosotros depende la salud y el futuro del proceso revolucionario.

Vamos a convertir este llamado del presidente en una gran oportunidad. En Bolívar se pronunció el gobernador Rangel, dio un paso adelante y lo describió como una “estrategia perfecta” para fortalecer el proyecto revolucionario.

El polo patriótico es, desde nuestra humilde óptica, una necesidad imperiosa. Debe tener tareas novedosas, creemos que su importancia, 10 años después es más grande. Chávez sabe lo que hace. Necesita contraloría política y el relanzamiento del Polo Patriótico es una extraordinaria y muy creativa manera de impulsarla.

Insisto, Chávez sabe de las desviaciones, de los desmanes, de las perversiones, por eso saca esta nueva carta que permanecía bajo su manga y nos llama a todos, a la gente del PSUV, PCV, UPV, MEP, todos. Vamos a construir el socialismo en unidad y como debe hacerse, teniendo el tema ideológico como instrumento fundamental, sin más improvisaciones.

Nosotros esperamos que Chávez nos llame no solo a demoler a la oposición desde el punto de vista electoral, sino a demoler a los V columna internos, a vencer el oscurantismo de la corrupción tan vivo aún en algunos sectores y a derrotar las trabas del burocratismo, tanto en filas revolucionarias como en los gobiernitos de oposición.

Yo me anoto en la propuesta. Construyamos el Polo Patriótico. Salvemos la Revolución. Y tu…qué me dices?

Terrorismo laboral…

El terrorismo laboral que impera en la Alcaldía de Heres en Ciudad Bolívar es vergonzoso. Pero más triste y lamentable aún es la impunidad con la que actúa este alcalde autista que, a dos años de haber asumido el poder y a pesar de recibir religiosamente los situados constitucionales y de haber incrementado casi al doble los impuestos municipales, sigue cancelándole salario de 840 Bs. F mensuales a cada trabajador.

Los obreros y empleados de la alcaldía de Heres, gobernada por la gente de Un Nuevo Tiempo y la Causa R, ni siquiera ganan sueldo mínimo, no tienen ningún beneficio que atienda sus necesidades mínimas en salud, la cesta ticket llega sólo cuando a las “autoridades municipales” les da la gana, son atropellados y hasta amenazados personalmente por el alcalde quien no acepta que la gente reclame su derecho.

Ante todo esto, los trabajadores han luchado casi totalmente solos durante 2 años. Salvo honrosas excepciones, apenas ahora vemos a algunos concejales pronunciarse, pura prensa y nada más, mucho ruido y pocas nueces. La defensoría del pueblo ha actuado ante contingencias; la contraloría municipal no hace nada, permanece ausente; el ministerio del trabajo ordena reenganches y no le paran…nos preguntamos entonces…¿qué pasa aquí? ¿Por qué no hay sanciones? ¿Vamos a seguir dejando solos a los trabajadores de la alcaldía de Heres? ¿Vamos a dejar correr la arruga mientras la impunidad sigue siendo la gran aliada de este gobiernito opositor? En tiempos de revolución no pueden pasar estas cosas.

La maldad, la envidia y el hambre espiritual…

Mi mensaje final va con destino, directo y vía satélite. Ante la maldad imperante, escojo hacer el bien, aunque el camino sea más largo, entre vencer o morir, escojo vencer, entre el mal y el bien, me inclino por el bien, eso sí, siempre con la gente, con el sabio de mi barrio, con la mujer noble que sacrifica un plato de comida por el más humilde, con el estudiante, con el deportista que sueña con logros más valiosos que unas medallas, con el campesino que apoya sin hipocresías la nacionalización de Agroisleña, en fin, con la gente sincera y sencilla.

Dice un proverbio árabe, “castiguemos a los envidiosos haciéndoles el bien”, por eso me despido parafraseando a alguien que una vez dijo con profunda certeza que la envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual. Pareciera que entre algunos hay mucha hambre de este tipo.

natachainatti@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1653 veces.



Natacha Inatti


Visite el perfil de Natacha Inatti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Natacha Inatti

Natacha Inatti

Más artículos de este autor