Respuesta al articulo ¿Ingenuidad o quinta columna...?

Es lamentable que personas con nuestro gentilicio pueda crear toda una obra
de teatro tan solo porque se pretenda enfrentar las políticas
devaluacionistas que desde hace mas de 20 años imperan en nuestro país.
Devaluar el bolívar se ha convertido en un gran negocio que ha creado una
sociedad de cómplices que independientemente de sus tendencias políticas
defienden la devaluación para cuidar sus intereses personales para
salvaguardar sus capitales y obtener grandes ingresos que de otra manera no
ganarían en ningún país del mundo.

Es duro luchar contra la devaluación, especialmente cuando se enfrentan
personas supuestamente "autorizadas" o "calificadas" por ser economistas, y
que valiéndose de esa condición pretenden pontificar asegurando que la
devaluación es conveniente especialmente en el caso de la Ley de Presupuesto
de 2005. Pero esas personas "calificadas" no son capaces de rebatir con
elementos de peso las críticas a esa ley de presupuesto recientemente
aprobada por la Comisión de Finanzas de la AN. Con el respeto que merecen
los economistas, no creo que puedan competir con nosotros los ingenieros en
las matemáticas empleadas para esos análisis financieros. La economía
monetarista es demasiado importante solo para dejársela como exclusivo
monopolio de los economistas.

Es muy fácil tejer dramas y tramas con escenarios producto de la imaginación
para crear sesgos que encubran lo indemostrable y así tratar de descalificar
los argumentos presentados para decir que la devaluación del 12% del
presupuesto de 2005 es innecesaria, porque se subestimaron los ingresos
petroleros (a $23) y se crearon endeudamientos artificiales para así
justificar maliciosamente esa devaluación. El mismo Presidente Chávez
declaró en su reciente viaje a Europa-Asia-África, que el valor mínimo de la
banda de precios no debe bajar de $30 el barril de crudo venezolano.
Nosotros demostramos que con esos ingresos petroleros calculados a $3/barril
no es necesaria la devaluación porque sencillamente hay superavit y no el
deficit artificial que aparece cuando los ingresos petroleros se calculan a
$23.

Pero no es fácil justificar que esta situación de subestimación de los
ingresos petroleros (barril a $18,50) se repitió en la Ley de Presupuesto de
2004, donde se creó un endeudamiento artificial que fue cubierto con el 20%
de devaluación en Feb04. Hay que decirle a estas personas que ese barril
subestimado en $18,50 en 2003 (Ley de Presupuesto 2004 aprobada en Nov03)
termina este año 2004 en casi el doble ($35/barril), pero la devaluación ya
se realizó con el consecuente perjuicio: inflación en ese mismo orden del
20%. ¿Cómo subsanaron ese error llamado "prudencia fiscal"? No hay arreglo
posible, pero mientras premiaron con 20% de ganancias a los capitales que
salieron de Venezuela y luego los regresan con cuentagotas especulando a los
ciudadanos.

Nosotros, profesionales de diversas especialidades y que lamentablemente
tenemos que enseñarles a los "especialistas" los errores "adredes" en esa
Ley de Presupuesto 2005, y que nunca fueron rebatidos por la AN salvo para
decir que la AN no estaba autorizada para objetar los ingresos sino solo los
gastos. La justificación a esa subestimación la bautizaron "prudencia
fiscal". En otras palabras, no hay una respuesta racional, soportada y
debidamente sustentada para aprobar esa Ley en esas condiciones. ¿Cuál es
la consecuencia? Simplemente mas inflación. Decir verdades y señalar
responsabilidades duele, lo entendemos, pero es simplemente para evitar que
con esa Ley de Presupuesto se genere mas inflación. Llamamos "imprudente
inflación" la consecuencia de esa prudencia fiscal. ¿Que tal?

Mientras tanto la respuesta de quienes se afectarían con no devaluar
simplemente es despotricar sin responder con análisis racionales, lógicos,
técnicos y dignos de verdaderos especialistas. Es algo así como insultar a
la inteligencia subtestimando la participación de los demás. Reto a esas
personas a que defiendan y rebatan su posición con argumentos de peso y
además publicamente. Anexo a este mail la presentación que expuse en La
Hojilla, donde está un resumen bien sencillo de lo expuesto, con números y
fuentes de datos allí consignados. ¿Por qué no responden de igual manera?

Entendemos que hay muchos intereses detrás, y lo lamentable es que los
verdaderos beneficiarios (los grandes capitales extraídos al exterior)
utilizan a estas personas que no muestran argumentos de peso para sostener
esas críticas. Cualquier persona con sentido común entiende que mientras el
dólar ha caído el 34% frente al euro, y todas las monedas latinoamericanas
se han revaluado la mitad (17%) frente al dólar, nuestro bolívar se devaluea
el 32% siendo la moneda realmente mas fuerte del hemisferio por las reservas
internacionales y las reservas de hidrocarburos y del banco de la selva de
Guayana con centenares de toneladas de oro, diamantes, hierro, bauxita y
otros.

Defender el bolívar como columna de nuestra economía es la esencia del
nacionalismo y del bolivarianismo, aunque otras personas de la acera de
enfrente así no lo acepten. Nuestro único partido político es Venezuela, y
sus miembros somos los venezolanos que verdaderamente queremos a nuestro
país. Si algunos trasnochados nos acusan de ser antichavistas por defender
a nuestro bolívar, pregúntenle la opinión al respecto al mismo Presidente
Chávez a ver que les responde?

La economía y la política "bailan pegado", pero no podemos aceptar que sea
en contra de los ciudadanos perjudicando su capacidad adquisitiva,
encareciendo la vivienda, su alimentación, su educación, su salud. Si la
política es darle la mayor suma de felicidad posible al pueblo, la economía
debe estar expresada en la fortaleza de la moneda. La unidad monetaria es
la columna principal de la economía, por tanto nuestro bolívar no puede
minar y deteriorar los excelentes resultados de la revolución bolivariana.

Lamento decir que la ofensiva la tomamos primero nosotros, y es la lucha
contra las devaluaciones del bolívar. La reacción a esta ofensiva nuestra
es una contraofensiva sin razón y se resume en apoyar las devaluaciones
injustificadas del bolívar, como lo pretenden hacer sin éxito quienes
escriben con desesperación artículos como el actual de Ahmed Azeddine.
Respeto su posición pero no acepto calificativos extraporaneos sin sustento
como los expresados contra los Defensores del bolívar, que somos todos los
venezolanos. Dejo a los numerosos lectores copiados que tomen las
conclusiones que a bien tengan con lo expresado por ambas partes en este
improvisado debate escrito.



Cordialmente, Jairo




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3112 veces.



Ing. Jairo Larotta S.

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas