¿Porqué va a perder la oposición el 26S?

Cantó cómo los Aqueos

saliendo del caballo y dejando la hueca emboscada,

asolaron la ciudad; 

Odisea,Libro VIII


Más allá de decir que la derrota anunciada de la oposición venezolana, obedecería a que ha estado ahogada en generalidades, al concentrar su discurso sobre  los problemas como la libertad  de expresión,  los derechos humanos, la propiedad privada, cuyos únicos dolientes electorales serían la clase media venezolana, es una verdad así  como  también que ha sido descentrada su actuación al enfocar su ataque en la persona del Presidente Chavéz y no en el cuestionamiento serio a un Proyecto de país que va andando desde hace 11 años, y ratificado mediante el apoyo del pueblo en varias elecciones.

Pero tenemos que decir que la razón  de su nueva derrota en las elecciones del 26S se explica en  la estrategia empleada:  ser siempre una especie de remake de Caballo de Troya. Pues persiste esa figura mitológica,como centro de su actuación política,  un  viejo anhelo de declarar a  Venezuela como Estado forajido, que por los momentos es solo una quimera del Norte, de  Diego Arria que fué primero en anunciarla  y de los poderes fácticos de los medios de comunicación.

Ese sentido antinacional, de ataque a los parametros de la defensa integral de la nación, lo que constatamos en sus candidatos al Parlamento Latinoamericano por ejemplo, quienes además de desconocer los avances que ha dado latinoamérica y el Caribe en material de integración (ALBA, UNASUR, PETROCARIBE,etc) lo que  ha hecho que nuestro país tenga un posicionamiento en el exterior, fomente diferentes sinergias o uniones complementarias a fin de crear un mundo con otras referencias. Mientras eso ha ocurrido, los opositores, se reparten los papeles de la opera bufa, así los mas jóvenes descalifican esos avances y los viejos cual enfermo imaginario ocultan una carta bajo la manga, que se deja colar,  su seudo discurso del fraude telemático, es percibido  como una conducta premeditada, para apoyar y justificar  cualquier tipo de intervención de una fuerza multinacional a Venezuela; secuestro de la democracia mediante el poder mediático (que ya lo escenificaron el 11 de abril del 2002) y continuar desacreditanto al CNE esto es desconocimiento del árbitro o cualquier organización internacional  con rol observador, para crear un limbo o vacío de poder, una especie de caos desorbitado que configure un ambiente de desestabilización, carta que probablemente jueguen el domingo, al ser goleados como seguro ocurrirá.

A pocos días del proceso electoral para elegir diputados  a la Asamblea Nacional, aparentemente varios aspectos de su estrategia ya es un fracaso, como el desprestigio y la acusación a la revolución bolivariana y socialista  de ser copia al carbón del proceso cubano ello no dio frutos  como tampoco otras truculencias, subterfugios o estrategias traídas por los cabellos, con la espectacularidad y el camuflaje que enarbolan los medios de comunicación nacionales e internacionales como aquellos  expedientes de crímenes de lesa humanidad en La Haya, las supuestas comunas musulmanas en el oriente del país, que fueron lomito de los programas de televisión abiertamente unilaterales, o el sensacionalismo  en la tv española o CNN, todo ese guión que hoy es caricatura, incluso   los vínculos que quisieron atribuirle a Venezuela con grupos terroristas y movimientos insurrectos como las FARC, entre otras piezas son periódico de ayer y  un ajedrez muy mal jugado.

Ha  tratado la oposición de minar el Sistema Internacional Jurídico, del cual Venezuela es respetuoso, desprestigiando las premisas  de la política exterior del Presidente Chávez solo por el hecho de que la misma  no se ha subordinado a ninguna potencia extranjera ni ha visto mediatizado ni  subastado su soberanía a ningún centro de poder extranjero, al enfrentar con gallardía doctrinas made in USA, lease: la Guerra permanente o el entorno hostil. Tampoco funcionó, la fiesta mediática sobre la contaminación de alimentos, o el mal llamado auge de enfermedades epidemiológicas  o el colapso eléctrico anunciado.

Es posible  que incluso en la filas socialistas, se vea con extrañeza la posibilidad de un triunfo arrollador, eso da mayor impulso a la contienda, lejos de triunfalismos  debemos de considerar que siguiendo el abundante material estadístico de los anteriores resultados electorales la conciencia ciudadana ya ha madurado y un país con una eclosión del poder popular no permitirá mas  el secuestro de lo público por los partidos, la falacia de la hoy llamada “alternabilidad” partidocrática, menos aún votaria contra un revolución que le ha incorporado como fuerza matriz en el fenómeno de la inclusion social, económica y cultural.

El pueblo irá a la Asamblea con representantes que continuen por ese camino  ya trazado hace 11 años, ajeno a la concentración de la riqueza en pocas manos, sustentada en el ayer desde  dictaduras militares, gobiernos de facto y oligarquias regionales, donde no había castigo a la corrupción que era una  espectacularidad cotidiana, de líderes, asesores y expresidentes enriquecidos con las negociaciones de sus respectivas deudas externas amén de banqueros prófugos.

Esos líderes  jóvenes de la oposición, lamentablemente, son hijos del « huesped alienante » (la televisión)  en su acción y pensamiento  no se deslindan de los viejos cadáveres políticos que encarnan la  transfiguracion o desnaturalización del proyecto socialdemócrata y socialcristiano. Otro tanto triste en la tragedia del Caballo de Troya son los recientes conversos postrevolucionarios, atrapados en las Teorias del tercer lado, ello que no es otra cosa que la tragedia del autobloqueo,  traición –en algunos casos-con cinismo, a sus propios ideales revolucionarios y con ello el alejamiento de la valoración de las legitimas demandas sociales que han visto sus frutos, en la lucha contrahegemónica de una revolución que como gobierno enfrentado a las oligarquias, los intereses transnacionales y al capitalismo, y ha obtenido el apoyo de una amplia base de la sociedad venezolana en su conjunto  con la aplicación de la Constitución, las leyes, y con la profilaxis de las misiones y programas para el mejoramiento del cuerpo social.

El 27S una vez mas triunfará el pueblo, la nueva sociedad de los incluidos, el gérmen  modelo productivo que crece gota a gota, renglón por renglón de la cadena productiva, y confronta dia a dia la hegemonia del capitalismo en su afán de lucro. El 26S votará el venezolano que ha madurado y lo hará por  la revolución que él mismo ha ido y sembrado País adentro.


jlopezmujica@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2130 veces.



Joaquín López Mujica(*)

Filósofo, escritor y diplomático

 j.lopezmujica@laposte.net

Visite el perfil de Joaquín López Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas