Trincheras de Ideas

Sobre el encuentro entre Chávez y Uribe

Debo admitir que me dejé llevar por la angustia y la preocupación –compartida por millones de compatriotas– de que un viaje de Chávez tan inmediato, estando intacto en Colombia el aparato terrorista del uribismo y del fascismo, un posible atentado a Chávez no lucía descabellado, visto así, a simple vista, sin los elementos que análisis que una política de diplomacia secreta –los viajes de Lula, Kischner, Nicolás Maduro a Unasur, primero, Colombia, después– que preparara de manera tan acelerada el encuentro entre los dos presidentes.

CON SU VISITA A COLOMBIA CHÁVEZ DEMOSTRÓ UNA VEZ MÁS SU CORAJE Y AUDACIA

Una vez más el comandante Chávez demostró el coraje y la audacia que lo han caracterizado todos estos años. ¿Cuál de los dos presidentes tomó la iniciativa? Podemos presumir que se cocinó antes de ser anunciado por el presidente Santos en su toma de posesión como presidente de la República y la respuesta que Chávez dio en el ‘Aló Presidente’ del domingo 8 de agosto. Me inclino a pensar que fue así en virtud de que cuando el señor Santos en sus palabras en Santa Marta nombró como posible candidato a embajador a un viejo amigo suyo, esa propuesta no la concibió en ese momento sino que ya estaba cocinada.

De cualquier manera, lo relevante fue el encuentro en sí mismo, en el lugar histórico en el cual se produjo, la Quinta San Pedro Alejandrino donde el Libertador Bolívar vivió sus últimos días –con seguridad propuesto por Chávez–, sitio mantenido en secreto hasta el momento del anuncio del encuentro de los dos presidentes.

CHÁVEZ EL POPULAR LÍDER QUE LE LLEGÓ AL CORAZÓN DEL PUEBLO COLOMBIANO

Chávez, con su personalidad popular y su amor por el pueblo, rompió –como lo ha hecho infinidad de veces en Venezuela y en otros países de América– el protocolo –lección de política para el nuevo gobernante colombiano– y se dejó arrastrar por el amor de la comunidad de Santa Marta, el pueblo que en la calle lo vitoreaba y le expresaba un apoyo sin precedentes para un líder de otra latitud. No es un montaje lo que aparece en los videos, ¡es un pueblo expresándole amor a un hombre leal, honesto, sincero y al que reconocen como líder! ¿qué mejor encuesta que esa de cómo percibe el pueblo pobre, los de debajo de Colombia a Venezuela, a su revolución y a su carismático líder?

Ya en la quinta San Pedro Alejandrino se produjo el ansiado encuentro y la extensa conversación entre ambos líderes, de allí salieron un conjunto de acuerdos que se tradujeron en cinco puntos para ser desarrollados por iguales Comisiones de Trabajo. Evidentemente ambos mandatarios tuvieron que hacer mutuas concesiones en algunos puntos, sin embargo el impacto que a nivel nacional e internacional tuvo la sorpresiva reunión, bajó enormemente las tensiones entre los dos países. En Venezuela se esperaba un ataque militar por el estado Apure, de allí que el bodrio hecho por Televén, la periodista antivenezolana Sebastiana Barraez, periodistas mercenarios españoles y que fue ampliamente difundido por la agencia televisiva norteamericana de ultra derecha CNN, Los guardianes de Chávez (véase el basural de entrevistas a presuntos guerrilleros, militares de la FANB, un supuesto mapa con los enclaves guerrilleros y recordemos lo de las armas atómica que según Bush habían en Irak) tiene estrecha relación con la locura de Uribe de agredir militarmente a Venezuela y desatar una guerra, sólo que la olla española-venezolana-mayamera salió a destiempo.

EL ENCUENTRO DE LOS DOS PRESIDENTES FUE UN DURO REVÉS PARA URIBE

Más volviendo al encuentro de Santa Marta –¿si se hubiese producido en Bogotá no podía esa ultraderecha terrorista del DAS o cualquier grupo paramilitar haber detonado bombas e incluso intentar asesinar a Chávez como lo acaban de hacer detonando un carro bomba para advertir que ellos no van a permitir ningún paso en pro de la paz en Colombia que reconcilie a la sufrida nación?

En encuentro fue un duro revés par Uribe y para todos los señores de la guerra, para el paramilitarismo, incluidos el uribismo/guerrerismo/terrorismo de los grupos de ultra derecha venezolanos, podría señalarse que se desmontó una bomba de tiempo a punto de estallar. Ese ya fue un gran saldo positivo, porque debemos imaginar que si el ejército colombiano nos hubiese atacado militarmente, la respuesta venezolana no iba a ser la de tirarle pétalos de rosa sino asestar contundentes y demoledores golpes para lavar la afrenta.

Pero tampoco se podía pedir más de lo que allí se alcanzó. Unasur emergió como una real aternativa de paz –ya lo había demostrado cuando se conjuró el golpe contra Evo Morales en Bolivia–, la presencia del ex presidente Kichsner, secretario general de la Unasur, no fue de decoración, pese a que Santos no le dio el sitial que si le dio Chávez; para el presidente colombiano hay otros instrumentos regionales, no mencionó al desprestigiado ministerio de colonias yanqui, la OEA, pero se entendió que se refería a ella o, quizás, a lo que queda del Pacto Andino.

LA GRAVÍSIMA Y EXPLOSIVA SITUACIÓN ECONÓMICA COLOMBIANA

OBLIGABAN AL RESTABLECIMIENTO DE LAS RELACIONES CON VENEZUELA

Evidentemente –lo dijimos en artículo anterior– un amplio sector comercial y empresarial colombiano ansiaba derrotar las bastardas y bárbaras políticas de Uribe que llevaron al rompimiento de relaciones comerciales con Venezuela. La pérdida de miles de millones de dólares en una economía colapsada, con el 50% de la población en estado de absoluta pobreza (estamos hablando de 25 millones de pobladores) y 17 millones de indigentes; una agudísima depresión, el desempleo en casi el 18%, una aguda guerra civil interna, el paramilitarismo y el narcotráfico desbordados, no son para sentirse muy optimistas. Oxigenar la economía era vital tarea prioritaria para Santos, restablecer las relaciones con Venezuela debía ser el primer paso como en efecto acaba de ocurrir.

La creación de las Comisiones para el pago de la deuda y reimpulso de las relaciones comerciales y para trabajar un acuerdo de complementación económica entre ambos países, habla por sí sola. No es sólo el pago de una presunta deuda de Venezuela con Colombia por 800 millones de dólares, deuda que debe revisarse exhaustivamente porque ya conocemos la viveza de muchos de esos empresarios, sino replantearse el comercio y el intercambio sobre nuevas bases, de mutuo beneficio, no que la balanza de pagos se incline hacia el lado colombiano; igualmente revisar cada empresa porque muchas son fachadas del narcotráfico y del paramilitarismo. ¡Basta de hacer el papel de pendejos!
Pudiera interpretarse que Chávez arrinconó a Santos en lo referente al problema fronterizo, obligar al ejército colombiano a tener presencia en sus fronteras para controlar la presencia del narcotráfico y el paramilitarismo y de todos los delitos que ocurren por falta de vigilancia.

Fue una importante reunión con un conjunto de saldos positivos para la paz, esperemos sus resultados y cómo Santos va a enfrentar a los que adversan esa política de distensión iniciada con el gobierno de Venezuela. Por otra parte debemos admitir y admirar al sagaz Chávez estadista, desmontador de bombas de tiempo.

(humbertocaracola@gmail.com)





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2273 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: