Fiesta de mercenarios en la residencia del embajador norteamericano en La Habana

(www.rebelion.org)

Si alguien duda del sometimiento, servilismo y dependencia económica
e ideológica de los llamados opositores cubanos, deben taparse la cara o mirar
para otro lado.

El periódico La Razón de España tituló la noticia: "LA DISIDENCIA
CUBANA "VOTO" SIMBÓLICAMENTE POR EL CANDIDATO REPUBLICANO" y afirmó que si la Presidencia de Estados Unidos dependiera de la disidencia cubana,
George Bush repetiría, sin duda cuatro años más.

¿Qué pasó en la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana?.
Es decir en el nido de los mercenarios. El Jefe de esa Sección, James
Cason, ofreció una recepción en su residencia para seguir paso a paso el
resultado electoral en Estados Unidos y organizó una votación entre los
asistentes, igualito como si fueran ciudadanos norteamericanos. En realidad, con
algunas excepciones, no se equivocaba, ellos nacieron y viven en Cuba, pero
piensan y actúan como Cason.

Entre canapé, bocadillos, comida, mucha comida y bebida, mucha bebida, los
mercenarios eligieron a su candidato, estaban imbuidos del mismo ambiente
electoral de Miami, luciendo mayoritariamente los emblemas de los republicanos. Es decir partidario de la guerra, las masacres, el despiadado bloqueo, la separación de la familia cubana, las mentiras y las calumnias, muchas mentiras y muchas calumnias.

Según el despacho de prensa, Bush obtuvo el 83 por ciento de los votos de
los 105 asistentes, frente al 16 por ciento de Kerry. El triunfo de Bush era
previsible sólo de observar a los concurrentes. Cuando Cason dio el resultado los aplausos y los gritos inundaron el recinto, lo que aumentó a niveles de histeria colectiva cuando se hizo firme que había ganado Bush las elecciones.

Las papeletas para votar incluían otras preguntas relacionadas con Cuba y una de ellas interrogaba qué partidos políticos podrían existir en el futuro de Cuba. Es decir cuando se convirtiera en el estado 51 de la Unión.

De los asistentes 68 respondieron que el Partido Demócrata Cristiano, 66 por
el Partido Liberal, otros, cuya cantidad no se especificó, por el Partido Conservador, los Verdes, los Ortodoxos, los Socialistas y los Comunistas.



El anuncio de James Cason que 11 votaron por el Partido Comunista provocó
la indignación de los presentes. Hubo abucheos y protestas.

Es decir que los que piden tolerancia no estaban dispuestos a otorgarla.

La publicitada veterana disidente, Marta Beatriz Roque, que según los despachos de la prensa reaccionaria española desde hace unos meses estaba moribunda, casi podrida en una cárcel cubana, gritó en medio de la recepción, con mucha energía que "Los Once votos del Partido Comunista eran los agentes de la Seguridad Cubana infiltrados en la fiesta, porque
el voto era secreto y no había forma de que se delataran".

El desconcierto fue completo. En realidad no sé porque tanto asombro y escándalo, si todos en Cuba saben que la mayoría de los disidentes están en esas organizaciones por dinero y además que muchos de ellos trabajan para los Servicios de Inteligencia de Cuba.

Como comentario adicional quería decirles que si usted es amante a las matemáticas puede afirmar, sin temor a equivocarse, que en la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana también hubo fraude electoral, porque de otra manera no se explica que de 105 electores, votaron 68 por un partido, 66 por otro, 11 por el Comunista y cifras no determinadas por Los Verdes, Ortodoxos y Socialistas.

Donde no hubo fraude fue en las posibilidades del Partido Popular de
España, porque por ese, NO VOTO NADIE.

Si los asistentes a la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana,
llegaran por algunos minutos a tomar el poder, bajo las bombas de
racimos, de uranio enriquecido, los escombros de la capital cubana, los restos
humeantes de sus ciudades y pueblos y el asesinato en masa de la población, a los europeos no le tocaría nada del botín de esa gran orgía de muerte.

Si el sueño del Imperialismo Norteamericano de exterminar a la población cubana, volverse a adueñar de Cuba, hacer de La Habana la Constantinopla y de Nueva Orleáns la Alejandría se hiciera realidad, el Estrecho de la Florida se convertiría en una especie de Canal de Panamá y los países europeos perdería la cada vez menor influencia en esta parte del mundo.

De la misma manera que España tuvo que acostumbrarse a perder sus colonias,
tendría que adecuarse a ese imposible futuro. Alguien debe gritarle a los dirigentes del Partido Popular que ser anticubano es equivalente a ser antiespañol y antieuropeo.

Seguramente que si la Embajada de Estados Unidos en Madrid, realiza una recepción como la de James Cason en La Habana, entre los asistentes dando gritos histéricos de alegría estarían en primera fila José María Aznar, Loyola Palacio, Jorge Moragas y otros norteamericanos nacidos en España.



Mientras los mercenarios festejaban en La Habana con James Cason, la reelección de Bush, fuera de ese recinto el pueblo cubano se apresta a resistir cuatro años más de genocidio, bloqueo, barbarie y mentiras, muchas mentiras, confiado y seguro de sí mismo y de la solidaridad de sus hermanos latinoamericanos, europeos, africanos y asiáticos

_________________________
Solidaridadconcuba mailing list
Solidaridadconcuba@www.laneta.apc.org
http://www.laneta.apc.org/mailman/listinfo/solidaridadconcuba


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3545 veces.



Miguel de Padrón/Rebelión


Visite el perfil de Miguel Del Padrón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Del Padrón

Miguel Del Padrón

Más artículos de este autor


Notas relacionadas