El engaño

La diplomacia de Colombia y Venezuela hoy en día es estrictamente mediática, venática y flatulenta.

Todo el mundo sabe que las relaciones entre Álvaro Uribe y Hugo Chávez han sido las peores que mandatarios puedan haber tenido desde hace años. Cada uno representa una corriente política, ideológica y de intereses de extremos que apenas se tocan para rechazarse y a la vez autoengañarse.

La ruptura diplomática entre Colombia y Venezuela era de esperarse luego de las graves acusaciones del Gobierno colombiano, que señalan su convicción del apoyo del Gobierno venezolano a las Farc, y dicen éstos poseer toda una documentación que respalda su acusación. Lo curioso que todo esto lo ordena el presidente Uribe a pocos días de dejar el poder tras ocho años de mandato y una tercera reelección rechazada. Pero sin duda alguna con los mayores índices de popularidad en su nación, aunque con la acusación en contra del gobierno de Chávez, Uribe echa por tierra todas las políticas reconciliadoras de su sucesor Santos.

La gran pregunta: ¿Por qué y para qué esta acción del Gobierno colombiano? Sabiendo de antemano la forma como actuaría nuestro presidente Chávez, que tendría como primera medida cortar las relaciones diplomáticas con Colombia, poner en alerta preventiva la Fabv, reforzar las unidades en la frontera, y empezar a realizar movilizaciones populares en apoyo a las medidas tomadas por su gobierno en defensa de los ataques de Colombia.

¿Qué busca Uribe con esto? ¿Será activar el plan "Comiendo Nubes"? Un viejo juego de guerra que habla de cómo invadir una nación hostil utilizando los errores de su adversario mediante la asimetría de la información, haciendo creer una posición falsa para que el contrario se adelante a los acontecimientos, dejándolo cansado, fatigado, extenuado antes de cualquier combate.

El plan "Comiendo Nubes" fue diseñado en la Escuela de las Américas bajo los esquemas de la Psicología de la Incompetencia Militar en la época en que casi todo el continente latinoamericano era presidido por juntas de gobierno militares. Quizás lo que obvia Uribe es que los tiempos han cambiado, las circunstancias también, y que los objetivos, aunque parezcan similares, ya no son los mismos. El problema de Uribe no es Chávez, es un pueblo que anda con él… ¡Por ahora!
carlosvicentetorrealba@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1766 veces.



Carlos Vicente Torrealba

Escritor / Über maestro en Filosofía / Entrenador de Vida / MTC

 carlosvicentetorrealba@gmail.com      @cartorrealba

Visite el perfil de Carlos Vicente Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Vicente Torrealba

Carlos Vicente Torrealba

Más artículos de este autor