En el SAPI

Los anticomunistas tienen el poder

GRACIAS POR LOS MENSAJES DE APOYO 

Después de la descripción que hice de la manera  como fui despedida del SAPI, recibí muchos mensajes de solidaridad. Hasta me ofrecieron otro trabajo. Gracias, camaradas. Pero también recibí un mensaje de los enemigos del proceso revolucionario, que tienen poder, y están dispuestos a expulsar todo lo que huela  a socialismo. Ya el día 12 de junio de 2010, después de publicar mi objeción de conciencia, un mensaje firmado por “miguel peña” (su correo es <sociologo2@hotmail.com>) un escuálido me escribió un mensaje, donde se burlaba de mí, por no querer trabajar para las corporaciones del entretenimiento, por mi edad y por mi condición de mujer del pueblo sin “sangre azul”. El hecho de estudiar en la UBV no le interesa, no cree en eso. El texto completo es el siguiente:

 
EL ESCUÁLIDO CON SEUDÓNIMO Y TODO 

“Objetor de conciencia, jajajaja. A lo que hay que llegar para tratar de  justificar un sueldo sin ser preparado dioooos. pero no, no seguiran, llego el momento del pueblo preparado, con CONCIENCIA , busca una ayuda para la  tercera edad y anda a comprar en mercal o dedicate a escribir cosas  productivas y no loas a DESAPARECIDOS por corruptos o ineptos. Entiende, los sociologos llegamos a poner orden en el caos, A trabajar todo el mundo y el que no quiera a su casa, pero es a trabajar no a calentar puestos ni a recibir dadivas por amistades”. (Está peleado con los acentos, el “preparado” no sabe escribir. Y todos los resaltados son míos). 

Este escuálido que tiene el poder de combatir a los revolucionarios desde dentro, se dedicó a crear una matriz de opinión, según la cual, nuestro trabajo no tenía valor, y estábamos cobrando sin trabajar. Claro, queríamos que los derechos fueran para nosotros los autores, y no para las corporaciones. El que firma como “miguel peña”, lo sabe muy bien, pero él trabaja contra el proceso revolucionario. 

Cuando se publicó  mi artículo “cómo me botaron del SAPI”, el heterónomo del harto funcionario me escribió, ya con la careta de anticomunista en la mano:

 
la revolucion no esta en capacidad de aceptar personas en su seno, cuya devocion hacia algunas personas o proyectos de tinte personalista, nublen su criterio enturbiando la labor de rectificacion y reimpulso encomendada hace tiempo. y no es con un comunismo trasnochado que se va a lograr, (sic) por lo tanto hay que darle paso a las nuevas generaciones y a nuevas formas de pensamiento, para salir marchar hacia un futuro donde prive lo social. Por lo tanto como dijo en el 2001 el comandante " 
gracias por sus servicios , estan despedidos" .
 

Para este escuálido, la única rectificación posible es la vuelta al neoliberalismo y el freno a la revolución. Eso no pueden hacerlo con los camaradas dentro. 

COMO LO DESCUBRÍ 

Por su mala costumbre de presumir, la pequeña burguesía comete errores; por eso no puede guardar secretos ni andar de encubierto. Eso pasó con el tal “miguel peña” (así, com minúscula escuálida). ¿Quién es el único sociólogo que tiene poder suficiente para acabar con todos los revolucionarios del ministerio del comercio, que estaba antes y después de que la única socióloga que había en el SAPI fuera despedida por no prestarse a utilizar medios ilegales para despedirme?  

_¡Ta-taaaan!

_Te descubrí, Richard. 

Debo confesar que cuando lo nombraron en su alto cargo, sólo me pareció un muchacho desorientado, con la expresión de incrédula complacencia del que se saca la lotería. Y así fue. Una lotería política que le permitió complacer a los burgueses que habían pedido la cabeza de Eduardo Samán, porque se había tomado demasiado a pecho eso de combatir la especulación y demostrar que ésta tenía su origen en las grandes empresas, y se tomó muy en serio la construcción del socialismo.  

Pero no es nada personal. Es un asunto político, aunque para “miguel peña”  sea sólo negocios. Este sujeto, encumbrado por la buena suerte de tener los amigos adecuados, con bastante poder, y por su escualidez prestarse para acabar con los avances del socialismo en el área que corresponde a Mincomercio, demuestra su anticomunismo con un seudónimo, porque sabe que el Presidente Chávez, no sólo es un socialista convencido, sino un estudioso del marxismo leninismo (por más que le duela a Richard ... perdón, a miguel). Es un pomalaca, y si utilizamos el método cristiano, podemos enumerar los frutos de la escuálida gestión de este irrespetuoso individuo: 

EL PRONTUARIO DE UN INFILTRADO 

  • Aumento de los precios de los productos básicos
  • Mordaza a todos los directores y viceministros (No soporta que alguien que sepa hablar declare en público, para que su vacío ideológico y su cobertura de ovejita no queden en evidencia)
  • Freno al combate contra la especulación
  • Luz verde a la continuación de la Ley sobre el Derecho de Autor que hizo el bufete Antequera Parilli (la mata de la escualidez) para las corporaciones transnacionales
  • Freno y manipulaciones del boletín de propiedad intelectual, e instrucciones para que se aprueben marcas a corporaciones y a la Polar, a la que finge combatir con un cachete y apurruña con el otro ¿y las patentes?
  • Combate a todos los socialistas que había en el ministerio, y despido irregular de toda persona que respete o siquiera conozca a Eduardo Samán
  • Reenganche de todos los escuálidos y los corruptos que Eduardo Samán había destituido
  • Paralización de todos los proyectos que había iniciado el anterior ministro

Entre muchas otras cosas negativas. 

En el lado positivo, no encontramos nada. Todo lo que se está haciendo es lo que queda de la gestión de Samán, que no revienta completamente porque significaría quitarse la careta. Sus motivaciones están en el escrito que firmó con su heterónimo “miguel peña”: Es un escuálido, un tipo cuya función dentro del gobierno es combatir el avance del socialismo y favorecer los intereses de los burgueses y las corporaciones transnacionales. 

ADVERTENCIA: 

Esta denuncia había que hacerla. Me han dicho que me cuide, que pueden pagar un malandro para que me haga algo, no sé. Pero no importa. Cualquier cosa que me pase, ya saben quien fue. Ya me ha hecho bastante daño, puesto que me mandó a despedir en pleno reposo, por lo cual no puedo ni siquiera trabajar en otro lado, por mi salud. Este tipo me mandó a suspender el sueldo y ni siquiera quisieron hablar de mis prestaciones sociales. 

A estas alturas, como todo el proletariado del mundo, no tenemos nada que perder, salvo las cadenas.

Y cualquier parecido de “miguel peña” con persona conocida y sospechosa, podría no ser mera coincidencia.

andrea.coa@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2511 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: