Hacia el estado comunal como debe ser

Llegó la hora de salir de ese Estado con gente viciada para transformarlo en uno nuevo, a la luz de la experiencia acumulada en una década de proceso bolivariano.

El Estado que tenemos no es el que queremos y no se ajusta a la Constitución vigente de 1999. Es hipertrofiadamente burocrático, casi rayando en la ineficiencia de la mayoría quienes lo dirigen lo han convertido en espacios familiares, de amigos cercanos que se alejan de lo que debe ser la real democracia “participativa” y nos les importa un carajo el proyecto Simón Bolívar.


Desde un director de línea, un viceministro, un ministro, alcalde, gobernador, instituto autónomo o corporaciones, se creen “reyezuelos” como en la época feudal, cuando tomaban decisiones arbitrarias violando la ética del funcionario público y rayando en la corrupción.


Es ese Estado con gente viciada que debe ser transformado radicalmente a la luz de la experiencia acumulada en una década de proceso bolivariano. De ahí la importancia de replantear el Estado Comunal como vía alterna al Estado Rentista Petrolero disfuncional con los interés del pueblo venezolano.  

¿Qué es el Estado?
Según el primer ministro de Educación afrodescendiente en la historia de Venezuela, Luis Beltrán Prieto Figueroa, “el Estado es una concepción de carácter jurídico-social. Se refiere a la forma y organización de la sociedad, de su Gobierno y al establecimiento de normas de convivencia humana. Desde el punto de vista de su existencia material, el Estado es la unidad jurídica de los individuos que constituyen un pueblo que vive al abrigo de un territorio y bajo el imperio de una ley, con el fin de alcanzar el bien común. Hay numerosas definiciones del Estado, pero todas coinciden en los conceptos que le son inherentes: -Sociedad organizada jurídicamente; -definición de fines “colectivos”, jurídicos y sociales; existencia de un poder público que regula su vida interna”.


Según este concepto, el Estado somos todos, pues en el se corresponde también un territorio y decir nación es decir un espacio geográfico definido. Como dice, Prieto… “allí nace la idea nación, bajo cuya inspiración se cumple la unidad del grupo, con conciencia propia que permite diferenciarse de los grupos vecinos (otros países)”. A este concepto de Prieto se le pueden dar muchas lecturas por ser muy general, pero lo cierto es que cuando revisamos la constitución de 1999 y la comparamos y la proyectamos con el Estado que tenemos, prácticamente no se corresponden en su práctica con las aspiraciones del pueblo venezolano. Como dijera el segundo ministro de Educación afrodescendiente en la historia venezolana, Aristóbulo Istúriz, “el Estado que tenemos no se corresponde realmente con nuestra Constitución Bolivariana”, de ahí la necesidad de luchar por la transformación del Estado, y es por eso que surgieron las misiones, que el mismo Aristóbulo experimentó en el hoy casi colapsado Ministerio de Educación. Es por ello que se intentó con la reforma constitucional del 2007 hacer una transformación radical y el replanteo del territorio para que el Estado fuera más funcional. Ante esta crisis institucional del Estado, surge el planteamiento de las comunas con la finalidad de intentar llegar a los niveles de mayor participación de los más necesitados y vivir la experiencia histórica de transformación social como sujeto de derecho y derecho. No se acabarán con las alcaldías como dijera el Presidente recientemente, pero las alcaldías y los alcaldes no deben seguir haciendo lo que le da la gana con los dineros y recursos del Estado venezolano, pero eso lo hago extensivo también a que ministros, viceministros, directores generales, directores de líneas, presidentes de institutos y fundaciones sigan haciendo los que les de su gana, violando la Constitución aprobada por la mayoría de los venezolanos en 1999.  

Comuna Cumbe


La redefinición del territorio con el planteamiento de la geografía del poder, conlleva por su puesto a una definición estratégica del territorio, y por lo tanto del Estado Nación. Actualmente existen 30 mil consejos comunales y 10 mil en procesos de construcción. De los ya establecidos, 30% está ubicado en comunidades afrovenezolanas, pero el Ministerio de las Comunas está muy alejado de entender la afrovenezolanidad y por lo tanto no han entendido el concepto de Comuna-Cumbe que tiene que ver con las formas ancestrales del autogobierno que construyeron las y los africanos y sus descendientes mucho antes que la “comuna de París”. Es importante la realización de la propuesta del encuentro de consejos comunales afrodescendientes bajo el concepto de Cumbe-Comuna que le propuso, la Red Afrodescendientes de Venezuela, a dicho Ministerio hace seis meses y de los cuales precisamente por ser un ente burocrático no ha dado respuesta.

Los tips barloventeños


LA ESCUELA… ¡POR FIN!


Como Red Afrodescedientes de Venezuela nos complace que nuestros tips hayan contribuido a la reconstrucción de la escuela San José. Esa ha sido nuestra intención y papel jugado en esto. Por ello ya se han realizado varias reuniones participando algunas partes responsables del caso, pero hace falta mayor intervención de los representantes de los estudiantes, del alcalde y de la empresa constructora... De allí una comisión fue hasta la Zona Educativa de Miranda buscando ayuda. El presupuesto para la obra es 2.600 bolívares y ya se lo comió la inflación y se necesitan 4 mil bolívares para culminarla... y ello debe ser abordado por las “tres R” (Revisión, Rectificación y Reimpulso), hasta ahora ausentes en la institucionalidad gubernamental...

EL “FOGÓN” DE MOROCHITO EMMANUEL MACHADO


*-**** La Red Afrodescendientes de Venezuela (R. A. V.) en el marco del poder popular realizó en el CEIBA de San José de Barlovento el “Cumbe” político e ideológico que llevó por nombre el “Cimarronaje” de Guillermo Ribas. Entres jóvenes, estudiantes y adolescentes se insistió en la participación activa de las y los jóvenes afro en las políticas públicas como base fundamental de la Revolución.


*-**** El río Tuy crece que crece y las autoridades no han tomado ningún tipo de medidas de prevención para las comunidades de Agua Clara, Caraquita, San Cristóbal Manatí, La Gochera y los galpones. ¿Qué van esperar? ¿Qué se inunde pa' llevarle una bolsa de comida y pañales? El pueblo NO quiere eso, hagan obra que resuelvan los problemas sociales... Bueno CORDAMI, de chicura y machete no vive el pueblo regrésenle el camión a los pescadores de Chirimena.  

jesuschuchogarcia@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3120 veces.



Jesús “Chucho” García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: