Otra emocionante aventura de Kiki Aranguren

Coordenadas no es cool

Osea, fue horrible, osea.

Osea que yo estaba tan tranquila en Margarita y prendo la tele y zuas! Oh my god!Osea, qué pena con el mundo después de lo que dijo ese señor en la tele sobre los guerrilleros comiendo cochino en mi bello y destruido país. Osea que no les basta con ser guerrilleros y venirse para acá con los chavistas sino que también comen cosas súper guácatelas como ese cochino clavado en un palo como los que salen en los Picapiedras.

Osea que apenas terminé de ver a ese señor tan nice, con ojos azules y todo, llamé a mis amiguis con mi BB y les dije: Amiguis, amiguis, no se si morirme del susto de las guacatelas. Amiguis, tenemos que salvar a nuestro país porque estos FARCs van a querer que todos comamos cochino de ese en vez de mi combo de nuggets, osea ¡No es NO! .

Así fue como hicimos una marcha, bueno, marcha en rústicos para ese lugar superniche que dijo el señor que se llama Coordenadas.

Osea, fue horrible porque el GPS de mi BB nos dijo que Coordenadas estaba, osea, del otro lado de Venezuela, osea. Never in my life, te lo juro, osea. Pasamos por pueblos, osea, que qué mal gusto, unas cosas con nombres súper, osea, súper que no sé a quién se le ocurre: y que Tinaco, Barquisimeto, Coro Coro, Llaracui, y uno de lo último que se llama Bachaqueros, que yo ni me bajé de la camioneta de Lucho porque le tengo terror a los bachacos.

Osea que esa viajadera y nada que llegábamos a Coordenadas, osea, y yo muerta de hambre porque hace forever que ni un Mc Donalds ni un Sambil, y las Oreos se nos acabaron apenas salimos de Puerto La Cruz.

De repente el GPS nos dice ¡bip bip! Como que estamos cerca, pero yo miré para todos lados y no vi ningún cochino ni nada. Lo que había era un peladero, y luego unos árboles y unos señores con motosierras que parece que eran leñadores o algo. Osea y yo muerta del susto porque estábamos a punto de llegar a Coordenadas y yo me estaba reventando de ganas de hacer pipí, osea que qué horrible porque no había baños.

De repente salen unos terroristas y nos atrapan a y nos llevan con todo y camionetas. Osea que los terroristas son súper brutos o qué, porque ese que me agarró se empeñaba en decirme Veneca y Veneca . Y yo que no, que me llamo Kiki, y el tipo sordo, osea.

Nos llevaron presos porque y que estábamos en Colombia y ellos eran policías de allá, como si yo fuera gafa y me iba a creer ese cuento, si yo he visto las propagandas de Colombia en Sony Television y eso de que te vas a querer quedar y, te lo juro chama, que eso no era Colombia porque era horrible y superniche y yo no me quería quedar. Además que el GPS de mi BB me dijo que eso era Coordenadas y Coordenadas queda en Venezuela como lo dijo el señor de la tele, osea, a mi no me van a engañar.

Entonces ese policía horrible nos dijo que nos iban a deportar, como si estuviéramos en mayami, que risa, osea… y nos deportó, osea qué raya!

Lo peor que lo deporten a uno es que nos entregaron, osea, no sé como decirlo sin que me dé más guácatelas, osea, a los soldados de la guardia nacional, osea, esos soldados chavistas!!! Los del garrapiño, ¿Se acuerdan? Osea, me podía morir!

Osea que me puse a llorar como loca y a gritar EEEEES-TU-DIANTES!!!!! LI-BER-TAD!!!! Clap clap clap!!! Y yo, osea, que me dolía la garganta de gritar por la democracia de mi país, osea.

Entonces se asustaron porque, típico, que no tenían ni el camión que echa agua ni el garrapiño, osea, porque en este gobierno nada funciona, así que nos llevaron a Caracas y, osea, qué tristeza regresar y no ver la Bola de Pepsi, osea.

tongorocho@gmail.com

carolachavez.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3181 veces.



Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor