(Pongamos al Inpsasel al servicio de la clase trabajadora ) Parte II

La puerta que abrimos nos golpea la cara al cerrase

A raíz del artículo “La puerta que abrimos nos golpea la cara al cerrarse” he recibido una cantidad de comentarios que van desde felicitaciones hasta insultos, caso específico de insulto el de Luís Luna del Frente Egmidio Cañizalez Guedez, el cual demostró su incapacidad de analizar el texto en su contenido general para asimilar lo bueno y abrir el debate en lo que considera “malo”, en líneas generales los comentarios no recogieron el mensaje fundamental de organización y unidad. Los que nombré se limitaron a “defenderse”, otros lo revisaron y me criticaron, otros apuntaron al apoyo y rescate del Inpsasel, pero propuestas concretas de avance en materia organizativa y unitaria nada.

Esto es preocupante y como le comente a una camarada que me escribió, vale decir la más coherente, estamos solos en esta lucha, todos y cada uno de nosotros hasta que no exista la mínima posibilidad de unificación, esto es determinante.

Ahora bien, a escasos tres meses y algo más de las elecciones, la tarea de revertir lo que está sucediendo en las instituciones es cuesta arriba y aunque no tengo dudas de que ganaremos el daño que han impregnado los que dirigen las instituciones está hecho, a esto hay que sumarle lo que la clásica oposición hace.

Pareciera muy complicado entender lo que se avecina a nuestro país si no hacemos un trabajo serio de formación política e ideológica que llegue a los más necesitados que son, en resumidas cuentas el apoyo mayoritario al proceso y al comandante, en ese sentido es bueno seguir hablando del Inpsasel ya que fue y es este instituto a través de algunos de sus funcionarios los que imparten una formación realmente socialista y antiimperialista dentro del marco de construcción del socialismo.

¿Por qué hablar de este plan de formación? Casualmente es el único plan de formación que ha sido atacado por la oposición, caso concreto del diario El Universal que le dedicó varias semanas a esto, el último fue, creo que el 18 de mayo donde literalmente celebran la eliminación del aspecto político e ideológico de dicho plan, esto de alguna manera es avalado por la dirección del Inpsasel, vale decir María Cristina, Néstor Ovalles, José Olmos, entre otros, que de manera elitesca crearon otro plan de formación.

Esto va de adentro hacia fuera como política “coherente” de los que se creen dueños de la verdad y lo más probable es que lo apliquen ya que desde afuera no tenemos una organización unida que le haga frente a esto.

Es precisamente esta falta de organización y unidad la que permite que estas cosas sucedan dentro de nuestras instituciones, es la que permite que dentro de estas estén personas que no tienen un mínimo de compromiso con la clase trabajadora, ellos, los burócratas de la institución saben de nuestra flaqueza y e allí su principal arma. Esto lo utilizan para debilitar el proceso de cambios y una posible derrota en las próximas elecciones.

Vale la pena acotar y recordar a la compañera funcionaria del Inpsasel del Estado Monagas la cual falleció en espera de una clave de seguros la previsora, la historia se repite con una trabajadora del Incret la cual fallece ya que no fue atendida en ninguna clínica, cuantos deben morir compañeros, es hora de que se organicen y exijan respeto a sus derechos, recuerden que ustedes son los que gestionan la política en materia de seguridad y salud de la clase trabajadora.

En días pasados la clase trabajadora organizada del Estado Bolívar está proponiendo a un trabajador de Ferrominera Orinoco como Director de la Diresat de esa zona, esperemos que esta organización tenga la suficiente fuerza para imponérselo a los burócratas del Ministerio del Trabajo, aún así el ejercicio es muy bueno ya que hacia allá debemos empujar.

Un detalle importante, la dirigencia institucional no permite que se ejerza la contraloría por parte de nosotros los Delegados de Prevención a su gestión, de alguna manera la sabotean en caso de que exista algún indicio.

Es precisamente en ese terreno que debemos avanzar, no solo los delegados de prevención sino los demás trabajadores y las comunidades en reclamo de activar nuestra carta magna y nuestra Lopcymat y esto se debe hacer con el acompañamiento de todos los funcionarios del Inpsasel de manera organizada y unida para hacer realidad las palabras del comandante, “Lucha a muerte todos los días contra la corrupción y las mil maneras que ella tiene de disfrazarse”. En el ministerio del trabajo y en el Inpsasel hay mucha corrupción, comenzando por la falta de respuesta a nuestros derechos como trabajadores y delegados de prevención.

Este instituto bajo la dirección de Néstor Ovalles, Rosalía Zingales y otros no cumple con el espíritu de la Lopcymat la cual se reforma gracias al empuje de la clase trabajadora, y menos al Pan Nacional Simón Bolívar, hoy el estancamiento y retroceso de casi todas las instituciones responden al golpe suave contra nuestro comandante y nuestro proceso hacia el socialismo, una demostración de esta corrupción, burocratismo, ineficiencia y saboteo es la triste pérdida de 3900 contenedores repletos de alimentos.

Trabajadores del Inpsasel exijan sus derechos así como nosotros los delegados de prevención lo haremos, exijamos la salida del burócrata e ineficiente Néstor Ovalles y de sus directores, exijamos respuestas a nuestras denuncias en materia de seguridad y salud, exijamos condiciones dignas de trabajo, exijamos continuidad a la formación socialista y antiimperialista, técnica y científica, exijamos el cumplimiento de la Lopcymat y del Plan Nacional Simón Bolívar, construyamos el socialismo.

PONGAMOS AL INPSASEL AL SERVCIO DE LA CLASE TRABAJADORA


(*) Delegado de Prevención

jose.luisperez80@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2311 veces.



José Luís Pérez (*)


Visite el perfil de Mario Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Araque

Mario Araque

Más artículos de este autor