Turismo conspirativo

Los atajos, si tienen éxito, acortan el camino hacia el poder; los rodeos lo alargan. A veces, se hacen rodeos para que el atajo (conspiración, golpe de Estado) sea un éxito. Los enemigos de Hugo Chávez se la pasan ahora en una viajadera. Juran que desde un tour se puede derrocar al gobierno. Buscan los atajos desde afuera. El turismo conspirativo se les ha convertido en una táctica, ciertamente golpista, pero también placentera. Que lo digan, si no, los rumberos exiliados de Lima, San José o Miami.

Concedamos que el método, en Venezuela, lo inauguró cierta izquierda. Alguna vez me referí a lo que entonces denominé el “turismo-leninismo”. Lo practicó gente que se vivió todas las revoluciones del siglo XX. Viajaban más que Marco Polo en su tiempo. Así derrocarían, un buen día, al gobierno burgués. Lloraban frente al Café Puskin, se retrataban trepando la Gran Muralla china, recorrían todos los países tras la llamada cortina de hierro. Chula y chulos dialécticos, disfrutaron de lo lindo del ahora odiado oro de Moscú.

Esa izquierda que le metía a la dialéctica y al materialismo histórico desde los cojines de un avión, una vez que cayó el muro de Berlín, saltó la talanquera ideológica. Ahora tiene un llantén inconsolable porque durante 40 años “el comunismo me engañó”. Una vez que se acabaron los viajes y hospedajes con todos los gastos pagos, también llegó a su fin “la conciencia de clase”.

La derecha antichavista tomó ese placentero relevo y se metió entre ceja y ceja tumbar a su enemigo desde algún lugar del mundo. Los jóvenes de la oposición un día están en Washington o Nueva York recibiendo un premio en dólares y, al siguiente, vuelan a Madrid para ser recibidos por Rajoy, el PP y otros faraones de la reacción europea. Los medios privados del mundo registran con gran despliegue ese extraño periplo hacia Miraflores.

Marcel Granier viajó al norte para acusar a Venezuela desde allá. Se trata de lo que podríamos denominar “golpe en primera clase”. Cerca de allí, el secretario general de la OEA, Insulza, declaró que los problemas de Venezuela deben ser resueltos en Venezuela. La MUD enfureció. Lo suyo, después de los fracasos de 2002, 2003, 2004 y 2005, es dar el golpe de allá para acá. De lo más aristotélica le gusta decir: viajo, luego tumbo.

El empergaminado Diego Arria también se lanzó al golpe viajero. Washington, París, Madrid, La Haya han oído su llantén por una finca que, en su dolida relación, le recuerda a Falcon Crest. Piensa que desde la vieja Europa se derroca más rápido al régimen y logrado el objetivo, él será llamado para tomar el control. El ex ministro de Turismo de Carlos Andrés Pérez ahora hace turismo militante. La suya es una conspiración cinco estrellas, de crucero.

La vieja izquierda turista-leninista envidia a esta derecha exógena. Mezerhane en Isla Ratón, Zuloaga en Aruba, Rosales y su combo en Lima, son combatientes que desde afuera tumbarán al de adentro. Pura dialéctica geográfica, suerte de salto territorial del materialismo histórico, no ve. La MUD ya parece una agencia de viaje.

Mientras Granier anda por Washington y Arria por el Principado de Mónaco, Hugo Chávez entrega unos tractores en Yaracuy, en reunión con los campesinos. La derecha ve el 26S desde el exterior; el presidente de la República lo mira desde Catia o San Fernando de Apure. A la hora del voto, eso hace la diferencia.

Las estaciones del turismo antichavista son la SIP, la AIR, el parlamento europeo, el Partido Popular español, la CIDH, el Congreso de Estados Unidos, el Departamento de Estado y los paraísos fiscales. En esos lugares ya los reciben con aburrimiento. Saben que con postales no se tumba gobierno.

earlejh@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2427 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor