¡Irresponsable oposición! una vez más al desnudo

Venezuela  vivió  días  difíciles,  durante el primer semestre de 2010, a causa  de  un  racionamiento  eléctrico  que  impacto  la vida de algunos ciudadanos y las finanzas de innumerables empresas.

Hoy,  cuando  el  racionamiento  ha sido suspendido, es buen momento para evaluar las acciones emprendidas por diferentes instituciones y grupos de venezolanos, frente a lo que se denominó emergencia eléctrica.

Por un lado nos encontramos con la acción de un gobierno que sin dejar de reconocer que había algunas fallas en la ejecución de algunos proyectos y en la dirección del conjunto de empresas e instituciones que conforman el
 sector  eléctrico,  expuso  al  país  que la causa principal del problema estaba  en la profunda sequía que en el territorio nacional ocasionaba el fenómeno del niño.

Siempre   dijo  el  gobierno  que  con  la  llegada  de  las  lluvias  se solucionaría  el  problema.  Sin  embargo,  no  dejó  todo en manos de la naturaleza;  se creó un nuevo ministerio para manejar todo lo relacionado con  el  sector eléctrico; se planificó un programa de racionamiento para evitar  el  colapso  y  soportar  hasta  que  regresaran  las lluvias; se bombardearon  nubes  buscando elevar los niveles en las reservas de agua; se  aceleraron  proyectos  que  venían  en marcha y se invirtió en nuevos proyectos.

En  resumen,  surgió una crisis y, ante ella, el gobierno explicó al país las  causas  de  la  misma,  tomó  medidas  preventivas y asumió el costo político de imponer un racionamiento a efecto de evitar un colapso.

¡Así  actúa  un gobierno serio! Ahora cuando se suspende el racionamiento de  electricidad,  a  menos  de  un  mes de la llegada de las lluvias, se confirma que habló con la verdad y actuó responsablemente.
 
 Ahora,  un  país  no  se construye sólo con un gobierno responsable. Hace falta  el  concurso de los ciudadanos, especialmente de aquellos, que aún siendo oposición, desean lo mejor para su nación.

Es  aquí  donde  se  hace  necesario  evaluar  cuál  fue la actitud de la oposición venezolana, sus medios y algunos ciudadanos que les siguen y se definen como demócratas.

Quien  tenga  tan  sólo  un  poco de objetividad y principios, tendrá que reconocer  que  ese  sector  de  la  sociedad actuó una vez más de manera irresponsable y criminal. Sin  reparar  en  el daño que le hacían a su propia patria, generaron una alarma   innecesaria,  promovieron  disturbios  y  sembraron  angustia  y desesperanza  en  millones  de  venezolanos. Todo, en conocimiento de que mentían y con el único interés de afectar la imagen y la credibilidad del presidente Hugo Chávez.

Irresponsablemente, como quedó demostrado, negaron que fuese la sequía la causa  del  problema.  A  falta  de  mantenimiento  de  las  plantas y de inversión,  a corrupción, a negligencia e incluso a incapacidad del propio
Presidente,  atribuyeron  los  mercenarios  de  la política, sus medios y miles de sus seguidores,  la crisis del sector eléctrico.

La  campaña  fue  feroz,  pero  por  enésima  vez quedó demostrado que la oposición  venezolana  no  cree en la democracia y que poco le importa el país.  Lo  único  que  los  mueve  es su ambición de volver al poder para
manejar las finanzas a su antojo como ya hicieron en el pasado. Dios quiera que al Gobierno Bolivariano no deje pasar esta oportunidad de ponerlos   al  descubierto  e  inicie  una  fuerte  campaña  informativa,
mostrando  lo  que esos irresponsables decían sobre este tema y la verdad que ha quedado evidenciada.

arellanoa@pdvsa.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1892 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor