El Ejercicio del Poder Popular

La Hipocresía de los convidados de piedra y la estatua de Colón

Es indudable el arte que tienen algunas personas para disfrazar su interioridad, no valen las máscaras, más que las palabras, dicen las acciones. El doce de octubre un movimiento mundial de resistencia ante los grandes poderes de la dominación se articularon para ponerse de pie, ante aquellos, que aun hoy pretenden colocarnos de rodillas.

En Venezuela, los activistas sociales se integraron a la lucha de todos los pueblos, no sólo de los pueblos originarios, nos incluimos todos, todos a quienes nos han depredado, expropiado, violado y saqueado a travès de la historia, y con quienes tiene una gran deuda ecològica, social y humana, los deudores son todos aquellos que incluso levantan la bandera de la deuda externa de todos los paìses hermanos del tercer mundo para someternos. Pudiera hacer un tratado de todas las razones y motivaciones para realizar una acciòn legìtima de desacato, de protesta, y en forma simbòlica derribar un monumento ilegìtimo, una falsa creencia, una falsa gloria. Pero màs importante que ese pedazo de piedra estàn las millones de vidas que dìa a dìa son humillados, olvidados, asesinados en forma silenciosa por el hambre, la enfermedad, entre miles de males que los privilegiados del mundo tienen el gozo de ignorar, entre ellos los decadentes dirigentes de la derecha, y la ultraderecha venezolana, con sus zombies nauseabundos que mitigan su soledad siguiendo a estos inmundos seres, egoístas marionetas del poder imperial.

Pregunto: ¿puede pedirse algo a quien no tiene nada que dar, un vaso vacìo que puede derramar?. Mi esfuerzo con estas líneas es por los convidados de piedra, estàn a nuestro lado, pero no hacen nada, tienen posiciones relevantes, a veces ser inútil es útil para algunos, asì se hace el poder. Ahora, que aspiran aumentar votos congraciándose con los escuàlidos mimetizados, para obtener prevendas a cambio de gobernabilidad, a cambio de muchos y muchos otros intercambios, que atentos seguimos todos. Me refiero a quien enviò sus soberbios lacayos de uniforme a reprimir la fuerza del pueblo, en una pequeña demostración de legitimidad, luego de una asamblea de ciudadanos que decidiò que ya no querìan un falso símbolo, querìan sus símbolos, su bandera, su identidad, y ejerciendo su soberano poder, consagrado en la constitución nacional como poder vinculante, hizo sentir en forma simbólica todo lo que debe cambiar, todo lo que no se debe negociar. Recuerden insulsos funcionarios de ese Estado, que aun representa los intereses del privilegio, que aquì esta un pueblo, organizado, que solo demostrò una vez màs su voluntad de transformar la sociedad, de realizar un cambio, una propuesta de democratizaciòn, inclusiva. Es una hipocresía acusar y despreciar una acciòn del pueblo como forma acomodaticia para ser sensato. Gracias a la irreverencia del pueblo, tu funcionario incrèdulo cobijado bajo las faldas del pueblo, allà en el cerro, estas hoy ahì, en ese cargo que no te pertenece, tu pasarasn nosotros no. Y seguiremos derribando muros e inventando sueños, construyendo amaneceres. Nos devolveràn a nuestros compañeros presos, la justicia burguesa no podrà con el pueblo movilizado rescatando de los muros, la dignidad del hombre nuevo.

Arriba los parias del mundo, viva la Revoluciòn Mundial, globalicemos la luchas. Ejerzamos de una vez por todas el poder del pueblo.

Greti Richard



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2176 veces.



Greti Richard y Roberto Sanabria

Educadora y Comunicadora Popular. TSU en Administración. Activista Social. Artista Plástico.


Visite el perfil de Greti Richard para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas