El autoproclamado también pela su alma traidora

Tras la decisión de Donald Trump, el pasado lunes 5 de agosto, de arreciar su agresividad contra nosotros los venezolanos, al firmar una orden ejecutiva que amplía a bloqueo económico total sus sanciones unilaterales impuestas a la República Bolivariana de Venezuela, la dirigencia de la derecha local se muestra una vez más, sin ruborizarse, que son agentes (sin duda que a sueldo) al servicio de ese gobierno imperialista; sin dilación, como partes del plan, salieron a darle apoyo y a reivindicar como suya esa brutal agresión contra la Patria.

Las declaraciones públicas del autoproclamado Juan Guaidó no dejan lugar a dudas, su pretendida posición política solo se trata -es muy claro- del cumplimiento de un trabajo por encargo ordenado por la Casa Blanca. No puede tener otra interpretación la posición del jefe de la oposición de derecha. Si hasta el diario The Wall Street Journal puso en evidencia la monstruosidad criminal de esa orden ejecutiva, cuando publica una cita de un alto funcionario de la administración Trump informando a sus lectores: se impondrán sanciones a prácticamente cualquier empresa o individuo, extranjero o estadounidense, que se dedique a negocios u ofrezca apoyo a personas vinculadas al Gobierno de Maduro.

Tal cerco, que no es más que el clásico bloqueo yanqui que ellos llaman eufemísticamente embargo, es otra vuelta a la tuerca de la fuerte escalada de la agresividad que viene aplicando desde sus inicios la administración Trump contra nuestro país, y puede ser comparada con las sanciones impuestas por Washington contra Cuba, la República Popular Democrática de Corea, Irán y Siria.

Con total descaro el inquilino de la Casa Blanca se refiriere -entre otros temas con los cuales pretende justificar su agresión- a presuntas violaciones de derechos humanos y a "los intentos continuos de socavar al presidente interino Juan Guaidó", pero de manera calculada -como el vulgar homicida que es- nunca hace alusión a las penurias que vienen provocando las sanciones impuestas por Estados Unidos, que impactan gravemente en las condiciones de vida de la población venezolana, sanciones con las cuales se pretende rendir al pueblo bolivariano para imponer la voluntad imperial, con el fin de saquearle a Venezuela sus riquezas naturales y acabarla como nación independiente.

Es tal el cinismo de la catadura criminal de Donald Trump que Jeffrey Schott, experto en sanciones económicas del Instituto Peterson de Economía Internacional, indica que usualmente Washington también bloquea los alimentos y las medicinas porque el Gobierno que quiere importarlos no puede obtener financiamiento. Sin comentarios.

Inmediatamente, después de conocerse la nefasta noticia, el autoproclamado salió a fijar su posición por la red social twitter (pero claro que todos sabemos que cumplía su parte en el macabro plan, como se le ordenaron desde la Casa Blanca). Lanzó seis twitter en un hilo que es una antología de la desvergüenza, porque al autorretratarse también retrata nítidamente el carácter apátrida, rastrera y entreguista de la dirigencia de la derecha venezolana. Veamos:

"Venezuela: tras la noticia emanada del gobierno de EE.UU., nuestras conversaciones con la Casa Blanca y la importante reunión que se llevará adelante mañana en Lima, es necesario que todas las fuerzas democráticas consideremos los siguientes puntos:"

Este primer twitt evidencia claramente que el dirigente de la derecha reacciona después que el jefe le ordena: "tras la noticia del gobierno de EE.UU.". Eso de "conversaciones" es puro gamelote, nadie en su sano juicio puede creer que Juan Guaidó (empleado de Trump) conversa en la Casa Blanca para acordar líneas políticas sus estrategias al efecto. La derecha no conversa en la Casa Blanca, solo recibe órdenes, instrucciones, nada más.

"1. Ante esta medida, CITGO y todos sus activos están protegidos. Además, toda deuda que el régimen pretenda contraer con activos de la Nación será ilegal. Cualquiera que quiera beneficiarse de la crisis será ahuyentado."

Aquí Guiadó vuelve a justifica el vulgar robo de CITGO. Los argumentos para maquillar tal atraco no son más que sofismas muy mal construidos, sin arte, que se les ve muy fácil las costuras: "CITGO y todos sus activos están protegidos", es la forma de decir que está seguro de que los ladrones los mantendrán (aguantarán) en su poder, y lo que declara como "ilegal" lo hace desde la perspectiva de esos ladrones, en otras palabras, desde el marco de la justicia de EE.UU., pretendiendo de esa manera lesionar a Venezuela como estado soberano. Sin ninguna pena muestra que su sostén (fuerza, poder) político no está dentro de Venezuela sino en EE.UU., "Cualquiera que quiera beneficiarse de la crisis será ahuyentado.", quién es el ahuyentador ¿su "TSJ en el exilio"? No, eso no existe, el ahuyentador es nada menos que el Estado norteamericano para quien él, Guidó, trabaja.

"2. Toda persona, compañía, institución o nación que pretenda hacer negocios con el régimen estará, para efectos de la justicia internacional, colaborando y sosteniendo a una dictadura y será sujeto de sanción y cómplice de crímenes que no prescriben."

Otro twitt donde pela su alma apátrida, no hace más que repetir como loro los argumentos de los voceros de la Casa Blanca. Nada nuevo. Vea como pretende que la justicia a favor de los intereses yanquis (el sistema de Justicia de EE.UU.) se asuma de hecho como justicia internacional.

"4. Esta acción es la consecuencia de la soberbia de una usurpación inviable e indolente. Aquellos que la sostienen, beneficiándose del hambre y del dolor de los venezolanos, deben saber que tiene consecuencias."

Y, finalizando con los twit guidones, en este termina de dar por sentado que la derecha venezolana tiene en la Casa Blanca el lugar donde reside la soberanía de Venezuela y no "intransferiblemente en el pueblo" como dice la Constitución. Porque si la "acción" de Trump, al firmar la mencionada orden ejecutiva, "es la consecuencia de la soberbia", sin duda que el autoproclamado se refiere a la soberbia del pueblo venezolano quien se atrevió, contra la voluntad del emperador gringo, a reelegir al Presidente Maduro en mayo del 2018 con el 68 por ciento de los votos. Guiadó nos quiere dejar claro que si Trump nos impone un bloqueo a los venezolanos es como castigo, para obligarnos -al rendirnos por hambre y sufrimientos- a transferirle de hecho la soberanía a él, como jefe del imperio, para que se haga su voluntad de emperador del mundo en nuestro suelo Patrio. Sí, aunque usted no lo crea, así mismo es de cipaya la derecha venezolana.

Pero con mucha dignidad el gobierno del Presidente Maduro ha enfrentado esta nueva agresión contra la Patria venezolana. Su primera medida es no asistirá a las reuniones que se iban a llevar a cabo este jueves y viernes en Barbados, como parte de la mesa de diálogo que se efectúa en la isla caribeña, con mediación del gobierno de Noruega. El canciller Arreaza informó que la decisión es en respuesta a la agresión del gobierno de los EE.UU. (Que en definitiva es el jefe de la oposición), a través del decreto ejecutivo firmado por el presidente Trump. "Venezuela se dispone a revisar los mecanismos de ese proceso a fin de que su continuación sea realmente efectiva y armónica con los intereses de nuestro pueblo», posición que recibe el amplio respaldo del pueblo venezolano que resiste y batalla heroicamente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 986 veces.



Irán Aguilera


Visite el perfil de Irán Aguilera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Irán Aguilera

Irán Aguilera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a281210.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO