Colombia y Venezuela... diez

…Santos-Holguín seis…Chávez-Maduro…diez

El camino hacia la libertad es el más difícil de todos…

pero tenemos que recorrerlo…

porque ya no nos queda ningún otro.

Nelson Mandela 

Cuando un guerrero no tiene la competencia suficiente para reconocer el poder, la inteligencia, y las capacidades de su oponente en una confrontación, entonces no merece la honra de la victoria… y si acaso, por casualidad la obtiene, jamás disfrutará plenamente la gloria de su triunfo.

En el pasado, el actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón con su educación colonial criolla, se negó siempre a reconocer el proceso democrático venezolano, que condujo al triunfo del señor Hugo Chávez Frías. No se conocían personalmente y no tenían puntos de vista ni proyectos comunes, uno de la tierra fría y el otro de sangre ardorosa y Caribe. Se dificultó más el acercamiento con la pelea mortífera entre El Pacificador Álvaro Uribe y los anacrónicos pensamientos y actitudes de las FARC.EP. 

El presidente venezolano, hombre Llanero, amante del joropo y que no le teme a nada ni a nadie, se dejó meter en las constantes provocaciones, rechazos e insultos permanentes que hasta la última hora de su gobierno espantoso, le lanzaron Uribe Vélez y sus ministros. Les respondió con la misma moneda y esto provocó un choque de actos y lenguaje bastante violento, que estuvo a punto de dañar de un solo tiro a las dos naciones bolivarianas… ya muchos le apostaban a la guerra.

Los pueblos estaban sufriendo las consecuencias, pero el 10 de Agosto los dos presidentes decidieron darse la mano en la antigua hacienda de San Pedro Alejandrino. Trabajaron a cuatro manos el Canciller Nicolás Maduro y la colombiana María Angélica Holguín, en presencia del Secretario General de Unasur Néstor Kishner, y la confianza expresa del presidente del Brasil Luiz Inacio Lula da Silva.

Acordaron, por principios, seguir una hoja de ruta y crear comisiones que traten los temas específicos; el Presidente colombiano, anunció el nombramiento del embajador y armonizar definitivamente las relaciones.

La carga simbólica del encuentro empezó con las banderas de Colombia y Venezuela ondeando en el avión presidencial; los representantes de Colombia vestidos de blanco y el presidente Hugo Chávez entregando un par de rosas a la canciller colombiana…  

Toda la magia presente en este encuentro, se la atribuyo a una situación que pocos estarán dispuestos a compartir conmigo, pero que mis abuelas, estoy seguro, celebran…desde la otra dimensión.

“Soy Simón Bolívar, y regresé para esforzarme en la solución de un gran problema que no me ha permitido descansar en paz.”

“He atravesado el tiempo y las distancias buscando a un hombre capaz de repetir el  juramento que un día, realicé en Monte Sacro donde fue testigo mi maestro.  Liberar la patria que  Francisco de Miranda imaginó… La patria grande que soñé...”

A comienzos de los años 80´s  el espíritu de Simón Bolívar descubrió, en buena hora, a un joven cadete en tierras venezolanas y lo condujo a San Pedro Alejandrino. El cadete al escuchar sus  juramentos y la última proclama en el mismo sitio donde fue escrita, seguro se sintió tocado por aquella energía cósmica que conduce hasta la gloria a quien se deje cautivar por ella.

Hace apenas unos días, en una ceremonia que pocos comprenden todavía, un equipo de forenses, soldados, ministros y servidores del pueblo realizaron la exhumación de los restos óseos del Libertador y el mundo se enteró.

Regresó la entidad que en vida se llamó Simón Bolívar, ahora forma parte de nuestra conversación cotidiana y sirve como elemento de estudios a científicos. Profesores y estudiantes dialogan a 200 años de la independencia, y al mismo tiempo ha sido un factor importante en estos encuentros entre las delegaciones de Colombia y Venezuela exactamente en el sitio de San Pedro Alejandrino:

“He regresado por amor y estoy en estos  huesos que son todo lo que pienso, corazón de mi Colombia, en los mares y en el viento. Por amor he regresado y es un alivio ver que no fue vano mi esfuerzo por lograr la paz… e intentar la integración de la Patria Grande en beneficio de los más humildes.”

Con cuidado Bolívar ha guiado al Presidente Hugo Rafael Chávez Frías hacia la reconciliación; Esa actitud de responder con magnanimidad, ofrecer el amor de corazón y la franqueza, con miras a lograrla por el beneficio de los dos pueblos, fue bien simbolizada en el señal de ofrecer hermosas flores a una dama, la hamaca y una biografía al ya proclamado presidente Santos.

El Presidente Chávez al recordar fragmentos enteros de una de las cartas más bellas del Libertador, quien era un poeta de excelsas condiciones, capaz de líneas románticas perdurables, y que el presidente declama para el mundo en la romántica música de sus palabras… (otro obsequio generoso que El Libertador le agradecerá), encontró el tono, apropiado y suave para que vivamos nuevos amaneceres… Luego, apoyándose en Juvenal Urbino, nos trae el amor para que olvidemos los últimos ocho años de cólera.

El Presidente Chávez tiene un carisma que, a mi modo de ver, es una de las mejores herencias que aflora en su espíritu Bolivariano. En Colombia se les estima, se les respeta y se les quiere como lo demostraron hombres, mujeres y niños, en aquel encuentro vibrante con los habitantes del barrio La Lucha en Santa Marta. También lo hemos visto en Bogotá. Somos pueblos hermanos.

Notas:

  • Si el señor Alfonso Cano es Revolucionario y Bolivariano como dice… pero sobre todo si utiliza sus conocimientos con sabiduría… entenderá que estamos en el mejor momento de la historia, para encontrar una salida al conflicto y evitar la muerte de tantos jóvenes colombianos cuya fuerza necesitamos para construir un país mejor…
  • Tenemos sentido histórico y  respetamos, comprendemos y admiramos la dimensión de la lucha de los campesinos que tuvieron que armarse para defender sus vidas en el pasado, cuando nació la organización que dirige, soñaron con triunfar y dieron la vida en el intento; pero luego de escucharlo estoy seguro que como colombiano, jamás tomaría las armas para combatir a muerte con un soldado, hijo de esos mismos campesinos y obreros de Colombia…  El Presidente Luiz Inacio Lula da Silva podría ser de gran ayuda… con mucho respeto lo digo…
  • Un campesino pobre de Colombia y uno de Venezuela tienen muchas cosas en común y hablarán de muchos temas… menos de dinero… Este re lanzamiento e las relaciones debería servir para crear una comisión que programe intercambios pedagógicos, deportivos pacíficos, con el objetivo altruista de que los pueblos se encuentren en sus ricas y diversas identidades culturales
  • …Entre nosotros no es tan bueno privilegiar siempre, sólo el dinero, las deudas y los mercados. 

  • franciscoamin@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1825 veces.



Francisco Amin Mosquera


Visite el perfil de Francisco Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: