Al camarada Orlando Chirinos

Verdades útiles

Uno de los dirigentes sindicales con mayor reconocimiento y legitimidad como luchador sindical en el Estado Carabobo, es, sin ninguna duda, Orlando Chirinos, quien desde el movimiento obrero textil, y a través del periódico La Chispa, fue uno de los baluartes de los años 70 y 80 en la construcción de los núcleos obreros que resistieron a las patronales transnacionales y venezolanas y formaron en la casa sindical de la Quizanda una nueva generación de luchadores sindicales que hoy nutre el desarrollo de la Unión Sindical de Trabajadores, UNT, como parte de la Corriente Clasista C-CURAS.

En la confrontación política con la burocracia sindical de la CTV, CODESA y UGT, Orlando Chirinos jugó un papel fundamental en el agrupamiento de las fuerzas dispersas del sindicalismo sobreviviente de la acción represiva de la burocracia de FETRACARABOBO y las políticas neoliberales impulsadas por los gobiernos de AD-COPEI, que aumentaron la sobreexplotación de los trabajadores, destruyendo el sentido de la contratación colectiva, envilecieron el salario, flexibilizaron la relación laboral y pusieron las organizaciones sindicales bajo el control patronal. Su contribución fue especialmente importante en el diseño y construcción de la UNT como la nueva referencia del movimiento sindical venezolano de cara a los retos del proceso de construcción de un Estado Democrático de Derecho y Justicia que debe tener en los trabajadores y trabajadoras y demás sectores explotados y oprimidos por el capitalismo, no solo la base social que lo soporte, sino los beneficiarios directo de su política de bienestar y Justicia Social.

Para Orlando Chirinos, dirigente sindical y político formado en las filas del troskista Partido Socialista de los trabajadores, PST, la irrupción del comandante Hugo Rafael Chávez Frías en la escena política con el alzamiento militar del 4 de Febrero de 1992 y su triunfo electoral en 1998, debió generarle una viva inquietud política, por cuanto, en su visión política marxista, los militares provenientes del aparato armado de la burguesía, son una versión pretoriana del modelo burgues de control del Estado Capitalista, por lo que, como una buena parte de la izquierda radical, seguramente vio con fundada reserva este nuevo actor político dotado de una magia popular, con un discurso nacionalista y vengador y rodeado de viejos y nuevos exponentes de la burguesía nacional, en medio de un proceso generalizado de descomposición del viejo sistema de dominación que el imperialismo y la burguesía subalterna venezolana habían impuesto desde el año 1958.

Sin embargo, sin oportunismos y fiel a sus convicciones proletarias, Orlando Chirinos seguramente decidió dejar la tranquilidad segura de su jubilación de textilero para irse a Caracas y ponerse a la disposición de las corrientes bolivariana su extensa experiencia sindical y formación políticas para la construcción de un nuevo movimiento obrero clasista, democrático, independiente e identificado con le proceso de cambio revolución promovido por el comandante Hugo Chávez Frías, articulando su esfuerzo unitario con otras corrientes democráticas y progresistas que en el seno del movimiento sindical venezolano habían sobrevivido al período cuartarepublicano, dando como resultado la creación de la UNT.

La presencia de Orlando Chirinos en el mundo sindical venezolano debería ser indicación de que éste adquiera un mayor nivel de conciencia y organización proletaria que permita que en este momento del proceso revolucionario, los trabajadores entiendan su papel histórico en la confrontación entre el Capital y el Trabajo y asuman que la superación de la condiciones de vida y de trabajo en el Capitalismo solo será posible en la medida en que el desarrollo del movimiento de los trabajadores se apropia de la ciencia del marxismo para conocer y transformar la realidad burguesa, luchando por el derrocamiento de su Estado, la destrucción de las relaciones capitalistas de producción y distribución de la riqueza y, la instauración de un nuevo Estado en donde los trabajadores y demás sectores sociales oprimidos y explotados se fundan un una unidad de clase que sea capaz de poner la producción, la invención, la creación y la distribución de la riqueza social a favor de la felicidad de toda la humanidad y, en particular, del pueblo venezolano.

En la visión socialista de Orlando Chirinos, se comprende que nuestro país vive el desarrollo histórico concreto de toda sociedad de clase, caracterizado por la dominación imperialista, en la fase globalizadora y, en medio de un proceso de reordenamiento de las alianzas de clases, naciones y regiones históricas, dirigidas a resistir los efectos perversos de ultimo ciclo de la crisis del capitalismo mundial, el cual se ha profundizado por las contradicciones interimperialistas y la agudización de la crisis de la energía como base del modelo de acumulación capitalista mundial, lo que hace que la construcción del “socialismo en un solo país” sea aún más difícil que en los tiempos de Rosa Luxemburgo, Troski y Lenin.

Este escenario internacional, motivo del estudio permanente de este antiguo partidario de la Cuarta Internacional, tiene su expresión nacional en la existencia de un Estado que, aunque políticamente se encuentra bajo la “responsabilidad” del comandante Hugo Chávez Frías y, cuya revolución se define democrática, bolivariana, anticapitalista, rumbo al socialismo y al servicio de las mayorías históricamente excluidas, tiene como limites, las debilidades estructurales de una sociedad profundamente penetrada por la ideología burguesa, con una importante debilidad político-organizativa de sus fuerzas sociales fundamentales, especialmente de los trabajadores, y un aparato económico que, salvo el control de la riqueza petrolera, esta dominado por las empresas transnacionales, la burguesía nacional y una parte importante de pequeños burgueses extranjeros o descendientes de extranjeros , abiertamente contrarios a los cambios revolucionarios planteados por el gobierno del comandante Hugo Chávez Frías.

Como viejo cuadro político revolucionario, Orlando Chirinos seguramente se explicará la gran confrontación Nación- Imperio abierta en el país a partir del triunfo electoral del comandante Hugo Chávez Frías y la agudización de la lucha de clases en todos los escenarios del Estado y la sociedad, que hace posible tener al gobierno de George W. Bush como actor directo en el escenario político nacional, a la burguesía “democrática” organizando golpes de Estados contrarevolucionarios, guarimbas, actos terroristas y contratando mercenarios, el viejo sindicalismo y el gremialismo pequeñoburgues desestabilizando el gobierno, los partidos de la burguesía tratando de unificar sus propósitos para derrocar al gobierno y una parte importen de la población, incluyendo núcleos fundamentales de los trabajadores industriales del sector público, todavía influenciados por el decrepito pensamiento burgués y viendo sus interés material inmediato por encima de los intereses generales del pueblo, la clase trabajadora y la Nación, promoviendo acciones reivindicativas economicistas y sociales contra el Estado, con poca conexión con las circunstancias políticas presentes en el país y en el entorno internacional.

En su más de treinta años como luchador sindical y militante revolucionario, Orlando Chirinos debió aprender el arte de la negociación y, a partir de su propia formación política en el marxismo, conoce lo que es y significan las contradicciones que en todo Estado y sociedad genera la lucha de las diversas clases y sectores sociales por el control del Poder. Eso seguramente le permitirá lo conduce a asumir que, carácter contradictorio del Estado Venezolano y las fuerzas políticas, sociales y económicas en que se sustenta, generan un cúmulo de contradicciones cuya resolución pasa por definir, no solo el carácter del proceso político sino también el momento coyuntural en que se encuentra, es decir, la etapa histórica en que se desenvuelve ese proceso, por lo que el tratamiento de tales contradicciones conduce a procesos de negociación-confrontación-negociación cuya resolución depende del nivel de acumulación de fuerzas y de la destreza política para escoger las circunstancias mas favorables a las fuerzas de los trabajadores y el pueblo.

Así, debería estar claro para Orlando Chirinos y todos los revolucionarios marxistas venezolanos, que la llamada Revolución Bolivariana y Socialista que comanda el presidente Chávez es anticapitalista y antiimperialistas en tránsito hacia el Socialismo, pero el Estado, a partir del cual se impulsa ese proceso, todavía – y en eso tiene plena razón Orlando Chirinos - es hoy esencialmente un Estado Capitalista, en tanto las relaciones de producción están determinada por la lógica capitalista de la explotación del Trabajo y la acumulación de Capital, pero a partir del dominio del Estado sobre la riqueza petrolera y el control revolucionario del gobierno, se están abriendo procesos de cambio en el aparato económico que apuntan a construir las bases políticas, organizativas e ideológicas de formas socialistas de producción, distribución y consumo, cuy éxito seguramente dependerán, no de la voluntad del presidente o de una norma jurídica, sino de la disposición conciente y organizada de los trabajadores y las trabajadoras para tomar control de tales iniciativas y direccionar su desarrollo hacia una economías socialista.

Solo en esa circunstancias y propósitos debería explicarse el camarada Orlando Chirinos la Reforma Constitucional presentada por el presidente al pueblo venezolano y las propuestas referidas a la reducción de la jornada laboral, la incorporación de los trabajadores independientes a la seguridad social y al reconocimiento y garantía de todas las formas de propiedad personal y sobre los medios de producción – incluyendo la privada – que permitirá impulsar, en este período de transición hacia el Socialismo, nuevas experiencias de organización productiva y distribución social de la ganancia social, las cuales favorecerán la construcción de las bases materiales e ideológicas del socialismo de la tierra libertaria de Simón Bolívar, Simón Rodrigues, Zamora y Pío Tamayo.

Cual es entonces la tarea de los revolucionarios y las revolucionarias socialistas como Orlando Chirinos y la corriente sindical C-CURAS que luchan por la Justicia, la Democracia y el Socialismo?. Hacer lo que todo revolucionario verdadero tiene como su tarea fundamental: organizar y educar a las trabajadoras y a los trabajadores y al resto del pueblo en la lucha contra la burguesía y su Estado Capitalista de explotación, trabajar por unificar a todas las corrientes revolucionarias, democráticas, nacionalistas y progresistas de la Nación en la lucha en contra del imperialismo en la defensa de la soberanía, la independencia y la construcción de un Estado Democrático y Social de Derecho y Justicia, en tránsito hacia la edificación del Socialismo, aceptando que cada etapa de la revolución genera diversos tipos de contradicciones en el seno del pueblo y que la atención y solución de esas contradicciones, exigen un método y un estilo revolucionario que tome en cuenta los intereses históricos del pueblo trabajador y las circunstancias políticas nacionales e internacionales en que se desenvuelve el proceso.


yoelpmarcano@yahoo.com
















Esta nota ha sido leída aproximadamente 1897 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a42455.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO