El gobierno asoma elecciones cuando tiene a los trabajadores maniatados y a la oposición en desbandada

En medio de una situación de crisis mundial, Venezuela no escapa de los estragos de la misma y de la política que los empresarios diseñan para cargar sobre los trabajadores y sus aliados las consecuencias de la voracidad del capitalismo.

El gobierno venezolano, ha logrado mantener a raya a sus opositores y al descontento social que provoca la desmejora de las condiciones de vida y trabajo. Las últimas manifestaciones de los educadores, parecieron tener la posibilidad de comenzar a despertar un mínimo de manifestaciones en otros sectores sociales como los de Salud, metalúrgico, cementeros y otros, pero la burocracia sindical gobiernera y de su oposición, lograron ejercer su acción desmovilizadora, lo que a falta de una dirección clasista en el movimiento obrero, el gobierno logra mantener congelado y maniatado a los trabajadores y demás sectores sociales. Los pocos líderes sindicales con algún peso en sectores específicos, conocidos como de izquierda, lamentablemente han venido rebajando su carga política para poder coquetearle al llamado "chavismo crítico".

Los educadores obtuvieron una victoria gracias a la movilización, luego de varias semanas de protesta, se logró el pago de los bonos vacacionales, que representaban un promedio de 200 dólares (dentro de un salario que no sobrepasa a los 100 $) pero una vez abonado a las cuentas del sector éste se vio afectado por el alza del costo del dólar, que pasó de costar 5 Bolívares a 8 Bs, el gobierno venia semanalmente inyectando dólares al mercado a través del banco central para mantener fijo el precio del dólar, pero "casualmente" luego del pago a los docentes no lo hizo devaluando el bolívar con su respectivo efecto inflacionario. Es decir el beneficio obtenido por los educadores fue disminuido en aproximadamente 40%, desmejorando también al conjunto de la clase obrera. Maduro no dudó en atacar a los docentes, previamente había dicho que el pago de lo que pedían los trabajadores traería consecuencias importantes a la economía del país, este comentario fue acompañado de toda una campaña señalando a las protestas docentes como la causante de la devaluación del bolívar.

La situación de desmejora de los trabajadores se ha combinado con tragedias provocadas por las torrenciales lluvias, que ha puesto al descubierto la precariedad de la vivienda, El desbordamiento de quebradas y ríos, en varios estados importantes, incluyendo la capital , ha ocasionado muertes y derrumbes como para recordar tragedias pasadas, con saldo mortales desconocidos. El reordenamiento de las construcciones, hoy se erige como una necesidad de que sea controlada por las organizaciones obreras y populares, que minimicen las tragedias que pueden ser evitadas. Los trabajadores y sus familias construyen "donde pueden ", en terrenos con las peores condiciones, ya que los empresarios y sus familias se abalanzan sobre los espacios seguros y con todos los privilegios de los servicios públicos.

El gobierno, ha venido abriéndole espacios a los monopolios extranjeros para que asuman las empresas más rentables del País como lo es Petróleo y metalúrgica. PDVSA viene siendo desmantelada para ofrecerla tanto al imperialismo Yanqui, como a las empresas Chinas, Rusas, y demás. La mano de obra ha sido tercerizada, controlada en su mayoría por contratas que eliminan todo derecho a los trabajadores. Tanto monopolios como funcionarios del gobierno y su oposición son señalados como los dueños de estas empresas contratas, que tienen luz verde para evitar luchas, organización, o cualquier reclamo de los trabajadores. Servicios como telefonía, educación, salud, vienen siendo privatizados asfixiando lentamente a la población. Bajo el discurso del saboteo externo, los precios de la gasolina han sido dolarizados casi en su totalidad; larguísimas colas de días se forman para obtener el servicio en las pocas estaciones que mantienen precios "del gobierno". Aun así, el malestar que produce no se ha transformado en inquietante accionar de calle.

El mismo discurso del saboteo económicos de la administración Yanki, el gobierno lo ha usado para imponer la desmovilización de la clase, acusando de proimperialista, y traidor "a la Patria" a quienes quieren levantar su voz en la calle, avanzando en la criminalización de las justas luchas obreras y populares. Mantiene un importante sector de su base social, apegados a la ilusión de unas mejoras sociales una vez fortalecido el gobierno ante su oposición y ante los enemigos extranjeros. Ya se asoman las "inocentes" propuestas del gobierno de adelantar las elecciones presidenciales, aprovechando la desbandada de su oposición y sobre todo, mirando los indicativos adversos que se multiplican casi silenciosamente en su base social.

En cuanto a la oposición burguesa, los anhelos presidenciales y la defensa de sus intereses que alcanzan números inimaginables de corruptelas y saqueos de las arcas del estado, no logran unificarse y mucho menos ganar espacio en el malestar social. La base electoral del gobierno rojo retrocede aunque aún controla casi todos los espacios de la estructura social, lo que le ha permitido blindarse ante las posibilidades de respuestas del malestar de los explotados y oprimidos del País, Han aprobado diversos mecanismos legales al igual que presentan casos importantes de persecución y criminalización de líderes sindicales, sobre todo petroleros y metalúrgicos. Así mismo, líderes políticos que se presentan como "chavistas críticos" han sido señalados como traidores y/o oportunistas, inclusive algunos han probado momentos de privación de su libertad

En el que hacer de los marxistas, está la tarea de prepararse políticamente, de propagandizar las propuestas de salidas políticas a la crisis que es mundial, y que asesta golpes tras golpes a los explotados. Los pueblos de América Latina, en general, vienen buscando salidas electorales que van beneficiando a los partidos y dirigentes políticos que asumen discursos populistas y hasta de hacen llamar "demócratas de izquierda"; la clase al no tener otras alternativas reconocidas y que hayan hecho la larga y necesaria experiencia de lucha junto a los explotados y oprimidos, se ven amarrados al carro de la burguesía con cara pintada de defensores de los intereses de los desposeídos. Nada más lejos de la verdad. Nos toca una tarea titánica, pues la polarización de la fuerzas de la derecha, en Latinoamérica, no permite que los marxistas revolucionarios hoy avancemos con suficiente fuerza y velocidad para ganar la dirección de la conflictividad social.

La crisis mundial, la arremetida de los imperialistas en su búsqueda del reparto de los mercados, hoy es una de las mayores amenazas para la clase obrera y sus aliados; estar al borde de una nueva guerra mundial nos empuja a prepararnos y organizarnos políticamente para poder dar respuestas políticas que armen a nuestra clase, pues continuarán siendo los explotados y oprimidos las víctimas de los enfrentamientos entre las potencias imperialistas, por lo que la solidaridad mundial y la formación de la organización internacional son tareas urgentes para todos los militantes marxistas.

Desde la Corriente Socialista Revolucionaria – El Topo Obrero, estamos enfrentando la desmovilización y desorganización que el gobierno de Maduro ha logrado imponer con la total ayuda de la burocracia sindical y política, Nos esforzamos por mantener encendida las banderas de la clase que incluyen entre otras la exigencia de nacionalización, bajo control obrero, -y sin indemnización-, de la banca y el comercio exterior, como también todas las empresas básicas del País, rechazo a la criminalización de nuestras justas luchas, discusión y firma de toda contratación colectiva. Respeto al derecho a organizarse sindicalmente, aumento salarial con congelación inmediata de precios, salario minimo equivalente a la canasta básica, y otros, junto a las propuestas de conllevan a la salida de la crisis capitalista con la construcción del socialismo.

Nuestra bandera de organizar el partido, de prepararnos políticamente para dar las respuestas correctas a la situación presente y futura, es una prioridad. Mantenemos el llamado a unificar las pocas demostraciones de descontento que se producen, llamamos a prepararse para rescatar la dirección de las organizaciones obreras y populares, propagandizamos las consignas reivindicativas sin olvidar las propuestas de salidas políticas que vinculan todas las luchas hacia la salida socialista.

No Nos cansamos de repetir, nada se nos regalara, todo será producto de nuestras luchas, unificadas, con banderas clasistas y con una dirección que nos ayude a transitar el camino de la construcción de un gobierno de los trabajadores y el pueblo en una Venezuela Socialista, de la construcción del las bases para ir hacia el socialismo a nivel internacional, como única salida posible ante el voraz capitalismo que hoy nos amenaza con una nueva guerra mundial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1069 veces.



El Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad