Tácticas para el control obrero en Venezuela

I.

Hay plena coincidencia, que el Control Obrero Socialista es una política subversiva porque pretende poner la industria venezolana al servicio del pueblo, ya que en este momento está al servicio de los capitalistas.

De lo cual surge nuestro compromiso revolucionario de mantener el Control Obrero Socialista en el plano de la subversión. Hacemos hincapié en la categoría subversiva, porque es ese carácter y no otro, lo que garantiza que, en lugar de salir a “salvar” las empresas capitalistas quebradas, la clase obrera salga a desarrollar empresas socialistas como alternativa real contra la pobreza y la explotación. El meollo del control popular está precisamente en subvertir el orden de explotación impuesto por el capitalismo: Contaminación, División del Trabajo, jerarquías, privilegios de alto y bajo nivel, enfermos ocupacionales, saqueo de materias primas, burocratismo y corrupción.

Entonces, necesitamos unas tácticas revolucionarias para organizarnos y movilizarnos como trabajadores y trabajadoras en fuerza liberadora capaz de enfrentar y derrotar al capitalismo que anida en las empresas básicas de Guayana, por ejemplo.

II.

Al averiguar quien se ha beneficiado con la actividad de las empresas básicas, vemos con rabia que por ningún lado aparece el pueblo. Por el contrario, el gran capital está en primera fila gozando una y parte de otra: Revendedores de materia prima, Clínicas privadas, Empresas de Seguros, Escuelas y Universidades privadas, Bancos Privados, Transportes privado, Mayoristas de Cabilla, Contratistas de Limpieza, Mayoristas de Uniformes y Calzados, Grandes Cocinas Privadas (verbigracia Friosa), Importadores de Juguetes, Casas de Festejos, Publicistas y una larga lista.

Ese “orden” capitalista es el que tenemos que subvertir con Control Obrero Socialista.

Las tácticas son para acabar con esa situación de explotación.

III.

Lo primero, es abordar la transparencia institucional, donde se abran los libros anteriores al control obrero y se dejen abiertos los nuevos libros de la empresa básica que va rumbo al socialismo.

Tiene que haber rendición de cuentas públicas y periódicas. Para que no se compren repuestos, equipos y maquinarias con sobreprecios.

Que se acaben los zánganos que cobran sin trabajar en Sidor, Alcasa, Venalum, por ejemplo.

Lo segundo, es luchar con tenacidad por la socialización de los beneficios de las empresas básicas con el resto del pueblo.

Desde cosas tan sencillas como hacer planes vacacionales por comunidad y no por empresa, para que los niños y niñas de padres desempleados disfruten con igualdad.

Hasta acciones más radicales como nacionalizar escuelas, liceos y universidades privadas que se mantienen con los aportes especiales que hacen las empresas básicas (Iberoamericano, Monte Carmelo, UCAB, Lourdes, etc.).

También, expropiando los buses del transporte de personal y estableciendo una ruta socialista para todos los trabajadores y trabajadoras, incluidos los que andan buscando empleo o la gente que no tiene pasaje. Hay que enfocarse por la mayor suma de felicidad.

Tercero, la clase obrera en pleno, con las organizaciones surgidas con la revolución, tenemos que asumir que somos gobierno en las empresas básicas. Tenemos que planificar, ejecutar y controlar, de manera colectiva, no fraccionada ni fragmentada, todo lo que tenga que ver con las empresas básicas. Asi como tenemos el Gobierno Comunal en nuestros barrios, hay que instalar el Gobierno de la Clase Obrera en las industrias básicas.

Y cuarto, la clase obrera tiene que construir un movimiento social mas allá de las demandas salariales o contractuales y mas allá de las fronteras, necesitamos un movimiento que aspire poder político para acabar con el sistema capitalista mundial.

En lo inmediato, en las empresas bajo control obrero hay que crear:

a) Mesas de la Clase Obrera del ALBA para la unidad del obrero latinoamericano. b) Mesas de Solidaridad Internacional para atender a los hondureños, a Palestina o a Iran. c) Mesas de soberanía alimentaria para luchar junto a nuestros hermanos de clase campesinos y campesinas que producen nuestra comida. d) Mesas para cambio climático.

¡Toda la Patria Bajo Control Obrero!


aadarfio@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4436 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Adarfio Marín

Alexis Adarfio Marín

Más artículos de este autor