EEUU cambia estrategia hacia Venezuela y ya no llama "presidente" a Guaidó

14.05.21 - En las últimas semanas se ha visto un cambio gradual pero significativo en el lenguaje usado por el Gobierno de Estados Unidos, presidido por Joe Biden, hacia el Ejecutivo del presidente electo venezolano, Nicolás Maduro.

La portavoz del departamento de Estado, Julie Chung, así como el embajador para Venezuela, James Story, en sus comunicados y tuits, ya no llaman presidente al opositor Juan Guaidó. Le apoyan, sí, y respaldan su "Acuerdo de Salvación Nacional", pero la idea del interinato, de un gobierno paralelo, que implica desconocer la Presidencia de Nicolás Maduro, ha salido de la gramática del gobierno de Joe Biden.

Los más recientes comunicados del Departamento de Estado estadounidense ya no se ha utilizado el término "presidente" para referirse al dirigente opositor Juan Guaido, quien se autoproclamó en enero de 2019 "presidente interino" de Venezuela, y fue reconocido muy pronto por la entonces Administración norteamericana, presidida por Donald Trump, y otros 50 países.



Este cambio de postura ha tenido consecuencias directas y rápidas en otros países, ya la Unión Europea, comenzado el año en curso, había girado su estrategia sobre Venezuela, dejando de reconocer a Guaidó como presidente encargado.

En la Cumbre Iberoamericana, celebrada el pasado mes abril, donde participaron casi treinta representantes de los gobiernos de la región, estuvo presente el gobierno de Maduro a través de la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

La nueva postura se ha visto también esta semana cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, compartió con su par argentino, Alberto Fernández, la necesidad de una salida pacífica y democrática para atender el tema de Venezuela, cambiando la posición mantenida por su gobierno durante los dos años anteriores.

El Grupo de Lima, considerado un enemigo jurado del chavismo, por su parte, no ha vuelto a reunirse o a hacer declaraciones en contra del Gobierno de Maduro.

El mundo se encamina a respaldar la celebración de comicios en Venezuela que hasta hace poco era desechada si Maduro no renunciaba antes.

En Venezuela el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), encargado de organizar los comicios, ha convocado para el 21 de noviembre, las llamadas megaelecciones, donde se elegirán 24 gobernadores y 335 alcaldes.

La oposición que hasta hace poco llamaba a boicotear cualquier proceso electoral con Maduro en el poder, rápidamente se ha comenzado a mover en esta dirección, adelantando si intención de participar en los comicios.

Sus intentos, apoyados desde extranjero para tumbar a Maduro, le ha impedido a la oposición participar en las presidenciales de 2018, las regionales de 2019 y las parlamentarias de 2020.

Por ello, los opositores se han quedado prácticamente sin representación en los espacios políticos del país. La derecha actualmente cuenta con cuatro gobernadores y un puñado de diputados opositores en el Parlamento, y todo ello porque ha desconocido las líneas oficiales de sus partidos.

Con la intención de algunos partidos opositores para participar en los comicios, los problemas de legitimación no se ubican solo en el gobierno, sino también a lo interno de las filas de la oposición.

Los cambios de tono de la oposición con el chavismo también se pueden ver en la anulación de varios calificativos que se le daban al presidente Maduro. Hasta hace poco, era llamado "narcotraficante" o "terrorista" por los líderes radicales de la derecha. Pero, de repente, ya ninguno de ellos utiliza estos epítetos para referirse al mandatario.

El cambio de la estrategia de la Administración de Biden hacia el chavismo ha dado luz verde para que la oposición participe en los comicios venideros.

Por su parte, el Gobierno de Maduro, que siempre ha ofrecido un diálogo con la oposición para zanjar la crisis que azota el país, ha vuelto a expresar su disposición para reunirse con toda la oposición, incluyendo con Guaidó.

El jefe de Estado de Venezuela declaró el miércoles que está "listo" para reunirse con la oposición, y expresó su esperanza de que la derecha abandone el camino de la guerra, de la invasión, de los atentados, del golpe de Estado y venga "al camino electoral".

Con información de HispanTV / RT

Noticias Relacionadas

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7431 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter