La extraterritorialidad de Colombia

En septiembre del 2001 la ONU promulga la resolución 1373 del Consejo de Seguridad que dice: “Los países negaran refugio, apoyo financiero y asistencia de cualquier tipo a organizaciones terroristas”.

Con esta resolución la ONU legalizo los ataques extraterritoriales de EEUU y Colombia sin previo aviso, esta resolución favoreció a Israel, nación que con resolución o sin ella, con la complicidad de EEUU ataco Líbano y Palestina cuantas veces quiso para desarticular a septiembre negro, hoy la hace para combatir a Hezbola y Hamas, Turquía para combatir a los Kurdos, Pakistán con sus conflictos tribales ataca Cachemira y alquila su territorio a EEUU, Colombia a Ecuador y EEUU a todo el mundo, estas naciones son las que asumieron al pie de la letra la resolución de la ONU.

Resolución utilizada por Colombia para justificar el bombardeo a Ecuador y futuros ataques a vecinos como lo expreso el candidato a la presidencia Juan Manuel Santos, cuando era ministro de defensa, si estos países dan refugio a guerrilleros de las Farc. Explicación que Álvaro Uribe utilizo en la OEA, ONU y en el grupo de Rio para explicar el bombardeo a Angostura en el 2008.

Y, esta resolución es la que será utilizada por Santos y Obama, para un conflicto con Venezuela y para sancionar al gobierno del presidente Chávez. Santos como presidente, atacaría sin pensarlo a Venezuela y Ecuador, contando con el respaldo de EEUU, la OEA y ONU, para eso se instalaron las bases. La extraterritorialidad es una opción que está dispuesto a utilizar.

En 1980, Ronald Reegan y Julio Cesa Turbay estrecharon relaciones para combatir el comunismo Sandinista que EEUU frenaba en Nicaragua. Antes, Colombia rompió relaciones con Cuba acusándolo de apoyar al M19.

En 1982, Colombia no apoyo al gobierno Argentino de Leopoldo Galtieri que decidió invadir Las Malvinas, pasándose al lado de EEUU y Gran Bretaña. Colombia aducía que esa invasión iba contra “la política colombiana de inviolabilidad de las fronteras y dialogo para la solución pacifica de las diferencias”. Los demás países, excepto Chile apoyaron a Argentina en la recuperación de las islas Malvinas. Guerra que sirvió además para demostrar que, el TIAR (tratado internacional de ayuda reciproca) fue puro cuento para EEUU, Chile y Colombia.

Desde esa época Washington y Bogotá coqueteaban para que el Departamento de Estado o el pentágono alquilaran Colombia. Tres décadas después, gracias a Pastrana y Uribe, la soberanía colombiana está completamente penetrada por EEUU. Y, el bombardeo a Ecuador para atacar el campamento de las Farc, crea desconfianza de los planes norteamericanos contra Venezuela por las posteriores declaraciones de Santos que avivaron las pugnas con Caracas y Quito.

La guerra contra el terrorismo iniciada por Bush, continuada por Obama se trasladara a Sudamérica desde mayo, si se concreta el proyecto Santos presidente. Los últimos gobiernos de Uribe olvidaron que la defensa de la soberanía fue siempre parte de su política exterior, con Ernesto Samper, Venezuela pretendió una persecución en caliente de la guerrilla, Colombia se opuso. Ahora, la aplicación de la extraterritorialidad es una de las sorpresas del cambio en la política exterior de Colombia.

Álvaro Uribe habla de dos soberanías, lo hizo en la cumbre de Rio y en Unasur, la territorial y la del pueblo, exigiendo que Ecuador y Venezuela cumplan con la resolución 1373 de la ONU. Uribe olvido su propia soberanía con EEUU.

Mientras exista las Farc y el narcotráfico, la mesa seguirá servida para la alianza Bogotá Washington que causa malestar y preocupación el Sur América por la historia estadounidense de intromisión e invasiones, golpes, magnicidios y todo tipo de terrorismo de Estado con el permiso de la ONU.

Esta extraterritorialidad tiene un matiz publicitario originado en EEUU, aceptado por Europa y por los satélites estadounidenses, ejemplo Colombia y Medio Oriente, el cambio del discurso, incluso, por los candidatos colombianos: los grupos guerrilleros Farc, ELN, EPL, son ahora terroristas como lo serian las brigadas rojas, septiembre negro, Tupamaros, M19, Alfaro Vive Carajo, Sandinistas, es cuestión de semántica.

Continúan colocando bombas, Rusia acaba de sufrir un atentado en su tren subterráneo, continúan secuestrando como la hace la CIA para retenerlos en Guantánamo, asesinando como lo hace el MOSAD, los talibanes y AlQaeda.

Que ahora la lucha contra la guerrilla se llame antiterrorista es un asunto exclusivamente de interés norteamericano y económico para Colombia.

El terrorismo así descrito es un concepto equivocado.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5225 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: