CIA: Se busca guionista de Hollywood para acusar a Chávez

Definitivamente, el imperio no tiene más cartas para jugar en contra de Venezuela. Han utilizado los mismos libretos acusadores de lo inacusable, una y otra vez. Todos los años, como magos de un circo chimbo, sacan de la manga las mismas cartas, ya desgastadas de tanto uso, acusando al presidente Chávez una vez más de lo mismo.

Cada año, EEUU le quita el polvo a los mismos informes, en los cuales acusan al gobierno de Venezuela de lo que ya sabemos: “de no colaborar contra el narcotráfico, de apoyar, financiar y armar a las FARC, que en Venezuela hay un narcoestado, que Chavez ampara terroristas de Al Qaeda, Hizbullah, Hammas o ETA, que Venezuela envía uranio a Irán, etc., etc. Tienen ya once años con la misma cantaleta, con la misma mentira y con el mismo circo mediático internacional.

Simultáneamente, a las anuales acusaciones alucinantes de EEUU, comienza inmediatamente una orquesta de acusaciones falsas de otros gobiernos, organizaciones y hasta jueces aznaristas españoles, que nos importan un chorizo, basándose en seudo pruebas de una presunta computadota antibombas, antibalas, antifuego y multiuso de Raúl Reyes, utilizada como ventilador de estiércol, y que la misma INTERPOL señaló en un informe haber sido manipulada por unas manos peludas de la dizque inteligencia colombiana.

Ahora Zapatero se quedará en su zapato, bien apretado por cierto, porque ya se habrá enterado que tendrá que tragarse sus palabras, una por una. Antes de zapatear debería consultar a su canciller y embajador en Venezuela para asesorarse mejor. En fin, Zapatero metió el zapato en el fango de tal manera, que se embadurnó hasta el cuello.

En la misma semana que EEUU emite su polvoriento libreto anual contra Venezuela, la CIDH se pronuncia en contra del gobierno venezolano por lo mismo de siempre, y un juez español ‘pepista’ acusa a Chávez de proteger a terroristas de la ETA y que se yo que más.

El disco se repite y se repite, una y otra vez cada año. No es nada nuevo. En un par de meses acusarán a Chávez otra vez de cualquier cosa. Lo increíble de todo esto es la inmensa calumnia e hipocresía de estos degenerados que se creen los dueños del mundo.

Vivimos en un planeta de gobiernos, organizaciones e instituciones hipócritas, inmorales, que en nuestras narices invaden países, asesinan a millones de personas inocentes para saquear sus recursos o tomar posesión y control de la producción de droga, ultrajando los derechos humanos de los pueblos invadidos y saqueados por ellos, y éstos hipócritas son los que pretenden acusar, juzgar y crucificar a Chávez a punta de mentiras. Las mismas mentiras de todos los años, pero sin una cochina prueba que sustente sus falacias.

¿Hasta cuándo los venezolanos nos vamos a calar la misma cantaleta anual del imperio y sus arrastrados internacionales? ¿No se les ocurre inventar, escribir otro libreto? ¿Así de mal está la CIA que no se les ocurre otra cosa? A lo mejor necesitarán contratar guionistas de Hollywood, porque evidentemente los agentes de la CIA ya no dan más.

Luego dicen que una es vulgar cuando los manda a la mismísima mierda!, porque eso es lo que son: ¡MIERDA, ESTIÉRCOL, EXCREMENTO PURO!

El imperio tiene sus días contados y lo saben. Le tiemblan a Hugo Chávez porque está despertando la conciencia de los pueblos. Chávez representa el futuro de un mundo más humano, por eso tienen como objetivo destruirlo. Si es que pueden.

De igual forma, el Imperio va a caer y ese es su destino. Ellos cavaron el hueco donde se enterrarán para siempre, La caída será de tal forma que nunca más se levantarán. Se quedarán clavados, atornillados eternamente en el fondo del infierno. Su caída ya comenzó. Es un hecho. Será un proceso lento pero seguro.


ivanka27@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2502 veces.



Ivana Cardinale


Visite el perfil de Ivana Cardinale para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ivana Cardinale

Ivana Cardinale

Más artículos de este autor