Algunos datos sobre la intervención de los gringos en el golpe de 2.002

Las elevadas sumas de dólares estadounidenses que aporta la celebre Fundación Nacional para la Democracia, conocida por sus siglas en inglés como la NED, organización estadounidense creada con la finalidad de promover y fomentar las democracias en los demás países del mundo, veladamente es utilizada como la punta de lanza del gobierno de los Estados Unidos para financiar cualquier clase de eventos subversivos en el planeta, y de tales movimientos subversivos, estimulados por esa organización en forma encubierta, no ha escapado Venezuela, por lo que en los años que han pasado del siglo XXI esta execrable distorsión motivacional ha permitido que la suma en dólares para tumbar al Presidente Chávez se halla multiplicado varias veces con relación a los aportes financieros que la tal NED hiciera a algunas organizaciones privadas venezolanas en los años finales del siglo XX. Son con estos fondos que se comienza a preparar todo el entramado de una planificada subversión en Venezuela, la cual culmina con una estruendosa derrota cuando el 13 de Abril de 2.008 el pueblo sale a las calles, con la Constitución Bolivariana en la mano como única arma, a exigir la presencia de su presidente; y fue tan firme esa acción popular que algunos jefes militares no tuvieron otra alternativa, no les quedó más remedio, que ordenar fuera rescatado y traído nuevamente al Palacio de Miraflores.

Reseñemos algunos hechos de aquel entramado acto subversivo, en donde quedó claro la insolente participación de los Estados Unidos. En una fiesta celebrada el 8 de Abril de 2.002, en el Hotel Meliá de la ciudad de Caracas, con ocasión de despedir a un agregado militar chino, el Oficial de la Marina de los Estados Unidos, David Cazares, confunde al General Roberto González Cárdenas con el General Néstor González González, este último oficial en franca rebeldía contra el gobierno del Presidente Chávez, seguramente la confusión se debió porque ambos hombres son calvos, de la misma estatura, pertenecientes al Ejército y porque en la chapilla que usan los militares para su identificación dice: González. El estadounidense al ver al General Roberto González, cree que es el General Néstor González, por lo que se le acerca y como en un susurro le dice: ¿Por qué no han contactado con los barcos? ¿Por qué nadie me ha contactado? ¿Qué están esperando? El General Roberto González no comprende de que habla el general estadounidense y extrañado aprovecha una distracción de aquel para escurrirse entre los invitados. Al terminar la fiesta ambos vuelven a encontrarse en el ascensor, al salir de él el estadounidense toma del brazo al venezolano y lo aparta a un lado y le dice: General, dese cuenta que esta movilización tiene un alto costo operativo, por favor, espero me contacte hoy mismo.

Fue Charles Shapiro, embajador de los Estados Unidos, el primer embajador del planeta que logra entrevistarse con el Dr. Pedro Carmona Estanga una vez que éste se autoproclamara Presidente de Venezuela aquel 12 de Abril de 2.002; esa entrevista se produce en la ocasión de participarle que las altas autoridades de la administración de su país reconocía y apoyaría su gobierno. Después se sabría que algunos navíos estadounidenses habían recorrido el Mar Caribe, bordeando las costas venezolanas, el día 11 de Abril, y que el día 12 tres de ellos, identificados con las siglas NC13300, NC22027 y NC32132, entraron por varias horas en aguas venezolanas. Y que el día siguiente, sábado 13, varios helicópteros invadieron el espacio aéreo de la nación volando muy cerca de las islas Los Roques y La Orchila; en esta última isla se encontraba preso el depuesto Presidente de Venezuela Hugo Chávez.

Es así como envalentonados en aquella ocasión, algunos jefes golpistas piden que el Presidente Chávez sea fusilado y desaparecido su cuerpo, otros jefes piensan debían entregarlo a las autoridades estadounidense para que se le abra un juicio por los delitos más escabrosos posible; de tales acusaciones se ocuparían las autoridades judiciales de aquel país. Temiendo que cualquier circunstancia imprevista hiciera escapar de sus manos el control que tenía del prisionero, el Ministro de la Defensa del gobierno de facto, Vicealmirante Héctor Ramírez Pérez, ordena al Comandante de la Base Naval de La Orchila, Capitán José Aguilera, que retenga en la isla a Chávez hasta que una comisión integrada por altos funcionarios, civiles y militares, se encargue de evacuarlo a bordo de una aeronave estadounidense que partiría de allí con destino a los Estados Unidos.

joseameliach@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2460 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a54410.htmlCd0NV CAC = Y co = US