Sun Tsu y el imperialismo

Veo al militar de una manera distinta a la forma que subyace en el pensamiento de Sun Tsu. Lo concibo de la manera como lo hace Karl von Clausewitz. En la tesis del antiguo erudito chino, el soldado es un simple siervo del rey – o de quien acumula el poder- y el ejercicio de su oficio consiste en el uso de la máxima crueldad, con los suyos y con los enemigos, para asegurar el orden que impone el monarca. Naturalmente una noción irracional. Ese fue el pensamiento militar que se forzó durante la guerra fría, en ambos bandos de la contienda. No por azar, fue durante ese período cuando se difundió ampliamente la obra de Sun Tsu. Era conveniente para los dos imperios que se disputaban el control del planeta. Con ella se contribuía a alienar las mentes de los militares que realizaron las guerras de conquista, que le permitieron a aquellas superpotencias dominar amplias regiones del planeta. Desde luego, la obra ha tenido un efecto en los militares yanquis, que aun continúan, mediante el terrorismo bélico, intentando consolidar, las posesiones imperiales que le han dado la hegemonía en el sistema internacional. Sin dudas, esta forma de ver al soldado explica la psicología de la incompetencia militar, tan bien estudiada, por el inglés Norman F. Dixon.

Diferente es la concepción de Clausewitz, que racionaliza el oficio al considerarlo como parte de la actividad política humana, colocando al poder moral en el mismo nivel que las capacidades destructivas físicas. Un poder que adquieren los ejércitos, cuando las motivaciones de sus soldados, corresponden a los valores éticos de las sociedades que defienden. Eso aclara, por ejemplo, el triunfo de las fuerzas militares vietnamitas, infinitamente inferiores a los ejércitos desplegados sucesivamente por Francia y EEUU. Lo mismo que esclarece el empantanamiento de las fuerzas militares de este último país en Afganistán e Irak. Son simplemente incompetentes para resolver un problema político, por cuanto sus soldados, o son psicópatas, o están alienados, como lo analiza Dixon.

En una versión más contemporánea del pensamiento de Clausewitz –la de Thomas Schelling- el soldado es un negociador. Actúa en los procesos de negociación, que llama tácitos, usando la fuerza, únicamente en la medida necesaria para lograr los objetivos políticos, dentro de una racionalidad de costo/beneficio. Una racionalidad que complementa las negociaciones explícitas, esencialmente políticas. Relacionadas con la convivencia de las diversas formas de agregados humanos. Es una concepción que corresponde a la noción clausewitziana de la “guerra real”, que es la racionalmente materializable, pues finaliza cuando ella amenaza a la disolución de las comunidades políticas enfrentadas. Las guerras, que él identifica como “total” –exterminio de la sociedad adversaria- y “absoluta” –destrucción de la fuerza militar del enemigo- son irracionales. Basta ver la guerra absoluta desarrollada contra Irak, para comprender lo ilógico de esta acción. La preservación de la capacidad militar del enemigo, una vez vencido, es garantía de orden.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3406 veces.



Alberto Müller Rojas


Visite el perfil de Alberto Müller Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: