Rechazamos las sanciones que con la resolución 44A impone EEUU a Venezuela

La justificación de EEUU para tomar esta medida es el cuestionamiento al proceso electoral venidero, el cual no negamos que está lleno de obstáculos, inhabilitaciones, imposibilidad de registro de candidatos, modificaciones arbitrarias de fecha, uso abusivo de los bienes del estado para propaganda electoral y un sin fin de artimañas que utiliza el chavismo para garantizarse la victoria electoral. Pero si EEUU sanciona a Venezuela, no es porqué busque defender los derechos democráticos existentes en el país, lo hace para garantizar la sumisión del gobierno venezolano a sus intereses geopolíticos, que como es bien sabido pasan por garantizarse el suministro petrolero.

EEUU en esta ocasión apela a sanciones que ya demostraron que no son capaces de propiciar un cambio de gobierno en el país, por lo que podemos entender que ese no es el objetivo, al leer la resolución claramente deja abierta la posibilidad de que empresas como Chevron, que está operando en el país, pueda continuar obteniendo licencias para la ejecución de sus proyectos, a su vez limita el accionar de empresas Rusas y también de empresas que recientemente quieren ampliar sus operaciones en Venezuela como la europea REPSOL. De manera que la resolución parece una medida para obligar al gobierno venezolano a negociar el petróleo por una sola via, la de los intereses de EEUU y alejar a cualquier rival que pretenda inmiscuirse en sus dominios. La medida sin duda está enmarcada en la disputa del mercado mundial petrolero, dónde Rusia lucha una guerra en Ucrania que forma parte de la controversia de querer ser el abastecedor energético seguro de europa.

EEUU sin embargo busca presentar la medida como un cuestionamiento al gobierno venezolano, vendiendo a la opinión internacional que está comprometido con la oposición venezolana en su disputa electoral con Maduro, sin embargo nada de lo allí expresado les sirve para que haya un cambio de gobierno el 28J.

Las sanciones indudablemente son un golpe a Maduro, aunque su alcance sea bastante limitado, EEUU sigue manteniendo una cadena muy corta al lacayo que bien o mal garantiza la explotación petrolera en el país.

Las sanciones se traducirán como ha sido costumbre en excusa para aplicar medidas económicas mucho más duras sobre el proletariado venezolano que al final es quien paga todo la ganancia que le falte a los burgueses rojo o azules.

Nosotros rechazamos las sanciones por ser parte de la política opresiva de la potencia imperial en su disputa de los mercados mundiales, pero también desde ya, señalamos al gobierno venezolano que tomará medidas económicas, como siempre lo ha hecho, para hacer recaer sobre la clase trabajadora todo el costo económico de las sanciones mientras defiende a los empresarios de dentro y fuera del pais para que no los alcancé las consecuencias de las mismas.

Solo un gobierno obrero en Venezuela puede defender los intereses de la clase trabajadora frente a los de la burguesia. Los trabajadores venezolanos no tenemos nada que esperar del chavismo como defensor de nuestro intereses, ellos obedecen a los intereses de la burguesia nacional y a los intereses de la potencia imperial de quién buscan convertirse en los mejores agente para el resguardo de sus recursos en petróleo y gas.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 702 veces.



El Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: