El avión, el avión...

  • A lo macho, violando descaradamente el Derecho Internacional, normas de la areonáutica, los Estados Unidos, con la cmplicidad del gobierno argentino, confisca (léase roba) el Avión Venezolano, en un episodio que constituye una vergüenza internacional; donde no se demostró ningún delito a pesar del soborno a los tribunales argentinos, pero que forma parte de la Piratería del Siglo XXI, conducta, con la que los países imperialistas pretenden chantajear y amedrentar al mundo.

 

Luego tocar afanosamente las campanas Herve Villechanize, el popular Tattoo, de la Serie "Isla de la Fantasía", gritaba a todo gañote El Avión, El Avión, cuando la aeronave cruzaba la isla para traer al paraíso a decenas de turistas.

Pero no en la fantasía, sino, en la propia realidad, también afanosamente, los Piratas del Siglo XXI, los Estados Unidos y sus concausas, gritaban El Avión, El Avión.. y se les ponían los ojos como los de Rico Mc Pato, contando dólares, cuando el Avión venezolano, de Emtrasur, cruzaba los aires para aterrizar en la República de Argentina.

El Avión de carga, un Boeing 747-300M, es de propiedad del Estado venezolano y se utilizaba para trasladar insumos, alimentos y personal que realizaba misiones humanitarias, una manera de combatir el bloqueo criminal que asedia a nuestro país.

Pero como los Estados Unidos, se creen dueños del mundo y violan como les da la gana el Derecho Internacional, presionaron al gobierno de Argentina para que inmovilizara en junio de 2022 en Buenos Aires a instancias de Washington, el avión, y luego utilizar los tribunales de ese país, para legalizar lo que a todas luces era un secuestro.

El atropello continuó al detenerse a todos los pasajeros y tripulantes del avión secuestrado, diecisiete en total 14 venezolanos y 5 iraníes, que a la postre, tuvieron que ser liberados porque los tribunales sobornados no pudieron demostrar que hubiesen cometido algún delito. Así reseñó la prensa internacional el hecho:

"Juez federal Federico Villena autorizó la salida del país de los últimos ocupantes del avión de un grupo de 19 personas -5 iraníes y 14 venezolanos- que el 6 de junio pasado ingresaron a Argentina en una aeronave Boeing 747 de la compañía Emtrasur.15 oct 2022.

Todos fueron liberados, pese a la presión ejercida contra los tribunales argentinos y toda la farsa montada. No pudieron presentar una prueba, de algún delito cometido, viéndose en la imperiosa necesidad de tener que liberarlos por presión de la opinión pública y quedar en entredicho ante la justicia internacional.

Pero el Águila herida, que a lo mejor, lo que menos le interesaba era la tripulación ilegalmente retenida, puso sus ojos en otro propósito, igualmente, ilegal, apoderarse del avión, al estilo de Juan Charrasqueado y robarle ese bien al pueblo venezolano.

Es lo que actualmente, han realizado y dan una demostración al mundo, de cómo estos países imperiales, usan el chantaje, la presión política y el poder militar para atropellar a cualquier país que sea designado por ellos como potencial enemigo y apoderarse de cualquier bien o de recursos naturales para apuntalar sus menguadas economías. Legalizan la piratería internacional y el robo descarado contra otras naciones en las propias narices de los organismos internacionales que no actúan o se hacen los locos, para no enojar a los que pretenden ser "gendarme es mundiales".

Venezuela reaccionó inmediatamente a este acto vandálico internacional, violatorio del orden jurídico mundial de esta manera:

"La República Bolivariana de Venezuela rechaza de manera categórica, el robo descarado de la aeronave Boeing 747-300, siglas YV 3531, perteneciente a la Empresa de Transporte Aerocargos del Sur (EMTRASUR S.A.)", señaló el gobierno venezolano a través de un comunicado compartido por Yvan Gil, canciller venezolano.

Y en esos términos, es que debe colocarse tal acción ilegal, no es confiscación, como algunos medios metamorfean el robo descarado. Estos procedimientos violatorios al Derecho Internacional, por parte de los Estados Unidos y sus concausas, continuaran en la medida que sus crisis internas se agudicen y no puedan resolverla por los sistemas de gobierno incapaces que en ellos predominan. Vendrán, ahora, nuevos atropellos, nuevas maniobras descaradas y ya apuntan hacia, eso, según las declaraciones de la Jefa del Comando Sur Laura Richardson, que enumera los recursos que necesitan, donde están y amenazan ir, por ellos.

Tal conducta depredadora, que los transporta de nuevo al pasado donde impunemente ocupaban naciones, esclavizaba y robaban cualquier recurso que necesitaban, la tratan de repetir ahora, utilizando modernas tecnologías militares y la incapacidad de cualquier organismo internacional para ponerles freno. Hay que lanzar un alerta mundial, contra esta nueva fase imperial que pretende nuevamente institucionalizar la Piratería en el Siglo XXI.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1141 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: