La historia sancionatoria de EEUU contra el mundo

  • Como las calificó el propio ex presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, de mortales, así son las sanciones que viene aplicando el imperio norteamericano, produciendo millones de muertos, hambruna y carencia a muchos pueblos, violando de manera descarada del Derecho internacional y dejando sin efecto el Derecho Humanitario y los Derechos Humanos.

Si realizamos una retrospectiva histórica de la actuación imperial contra los pueblos del mundo, llegaríamos por ejemplo, a la conclusión, que una de las formas utilizadas para oprimir las naciones que disienten de la política imperial, han sido las denominadas sanciones, hoy tan debatidas y cuestionadas.

Al respecto citamos: el Presidente (28) de Estados Unidos, Woodrow Wilson, que describió el uso de sanciones al que llamó boicot de la siguiente manera. «Al aplicar un remedio económico, mortal, silencioso y pacífico, no habrá necesidad de usar la fuerza». Según Wilson, a través de un boicot una organización supranacional y multilateral podía promover la seguridad colectiva y actuar como gendarme de la sociedad internacional y con una alternativa más humana que la guerra (Hufbauer, Schott y Elliot, 1990, p. 9).

Fíjense que el mismo presidente de los Estados Unidos, a la sazón, señala que estas son "un remedio económico, mortal, silencioso y pacífico". Desde allí, asumimos que se utiliza el término sanción, para disfrazar lo que a mi juicio, y así lo he planteado en otras reflexiones, constituye una agresión descarada.

Luego por la influencia que ha tenido los Estados Unidos sobre las Organizaciones internacionales estas medidas se han llevado al plan de acciones de la misma en ese sentido:


"Después del fin de la Segunda Guerra mundial las sanciones económicas se incorporaron a la Carta de las Naciones Unidas como una herramienta para el uso de estas por parte de su Consejo de Seguridad. A través de este mecanismo multilateral, coaliciones de naciones también han usado las sanciones económicas como instrumento para intentar modificar la conducta de algunos Estados del sistema internacional. El uso de la coerción económica es un paso previo a la fuerza militar como se establece en el artículo 41. Curiosamente, la Carta otorga al Consejo de Seguridad".

Se extrae del texto, lo que igualmente hemos afirmado en otros artículos que las mismas constituyen un mecanismo de presión para modificar las conductas de los países agredidos y mediante ellas pretender modificar sus conductas, influir en su política "Torcerles el Brazo", en palabras más recientes del ex presidente Barak Obama, para colocarlos en función de los intereses de los países que la aplican.

En agosto de 1939, verbigracia, luego de la firma de un tratado de agresión entre Alemania y la antigua URSS, entró en pánico Occidente y eso llevó a la expulsión de la Unión Soviética de de la Sociedad de Naciones y correlativamente, los Estados Unidos aplicaron un conjunto ser sanciones de carácter comercial a ese país, como represalia por la firma del tratado.

A partir de estas referencias históricas, las medidas sancionatorias (agresiones), se han venido perfeccionando y en muchos casos como hemos observado históricamente, los Estados Unidos, ni siquiera necesitan la aprobación de la ONU para aplicarlas sino, que lo hacen unilateralmente, a lo macho, contraviniendo incluso, la opinión de esos entes internacionales, que han venido variando su postura, sobre estos procedimientos gracias al cambio de la correlación de fuerzas en su seno.

Es decir, que los Estados Unidos ha venido abrogándose unilateralmente el derecho de aplicar sanciones (agresiones), al margen de una discusión si son justas o no, al margen de cualquier consideración moral o ética internacional. Sencillamente las asumen, las aplican a conveniencia y no le rinden cuenta a nadie, ni existe un organismo internacional que impida este proceder, por que se consideran gendarmes del orbe y por su poderío militar nadie puede imponerles decisiones, así sean aprobadas por la inmensa mayoría de los países que integran estos organismos (Verb.gra) G. Caso de Cuba y el Bloqueo).

En el marco del perfeccionamiento de estas sanciones (léase agresiones), cambian los motivos, por medio de los cuales intentan justificar esta conducta: la lucha contra el Comunismo; los Derechos Humanos, El Terrorismo, la Democracia a su estilo, la lucha contra las Drogas; forman parte ahora del amplio elenco, de excusas utilizadas para agredir a los pueblos.

Así, para hacer una sinopsis, han venido actuando unilateralmente, entre otros, contra: Cuba, Corea del Norte, Costa de Marfil, Guinea Bissau, Irak, Irán, Líbano, Libia, Somalia , Sudán, Venezuela, Nicaragua etc.

Siempre han pretendió utilizar el argumento, de que las sanciones no son para los pobladores de esas naciones, sino contra los gobiernos. Gran falsedad porque estas sanciones (agresiones), generan un impacto feroz contra las poblaciones y lo que siempre se ha ocultado es la mortandad de victimas que han ocasionado. La desestabilización de los gobiernos, las graves crisis económicas que han generado; la hambruna que ha producido; el debilitamiento de los sistemas de atención a la salud que han provocado; los millones de migrantes que han generado, huyendo de las carencias a que han sometido a los pueblos agredidos, ha costado millones de vidas humanas y empobrecimiento colectivo. Tal y como fue descrito por el presidente norteamericano Wilson, al inicio de este artículo: « aplicar un remedio económico, mortal, silencioso y pacífico>>

Nadie puede dudar a estas alturas de los efectos nocivos de estas medidas agresivas. No existen razones de carácter moral ni éticas que justifiquen su aplicación, por el contrario y así lo he sostenido, los países que las aplican y en particular los Estados Unidos, sus respectivos gobiernos, cometen que estas conductas delitos ya tipificados por los organismos internacionales como de Lesa Humanidad, violando en forma descarada e intencional todo el ordenamiento jurídico internacional.

La tarea inmensa, que tanto las naciones sancionadas, como las decentes del mundo, deben de realizar, es llevar al banquillo de los acusados, a los estrados internacionales a estos gobiernos que han provocado la muerte de millones de personas y el empobrecimiento de otros millones más, mientras simultáneamente millones, deambulan como migrantes por el mundo, buscando refugio porque estas medidas han diezmado, explotado, esclavizado a millones de seres humanos y sus respectivas naciones. "La humanidad empezará verdaderamente a merecer su nombre el día en que haya cesado la explotación del hombre por el hombre."
JULIO CORTÁZAR



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1810 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: