¿Se desmorona el Imperio?

Como hienas heridas de muerte, los republicanos, comandados por el macho Alfa, Donald Trump; irrumpen violentamente el 6 de enero 2021; en el sagrado recinto de la "Democracia" norteamericana.

Sí, la misma que en 300 años, exterminó indios Piel Rojas y Apaches; la misma que robó grandes extensiones de tierra en México; la que ajustició miles de esclavos; esa que ha legislado en contra de los derechos de las minorías; la que ha ordenado invasiones; que ha perpetrado golpes de estado en países latinoamericanos; la del Ku Klus Klan, la de la mafia más poderosa del mundo que legisla para blindar el capitalismo salvaje; la que arrojó las bombas a Hiroshima y Nagasaki; la que invadió a Vietnam; la que roba y expolia los recursos naturales de América y África; la que invierte miles de millones dólares diarios para su seguridad militar; la misma que tiene sumida en la pobreza a casi 50 millones de sus conciudadanos, la misma que invierte millones de dólares para enviar chatarra al espacio; la que roba el petróleo en los océanos del mundo y la que instiga y marcatisa a los llamados países del ´tercer mundo´.

Ahora esa "Democracia", se bate como monstruo salvaje, ardiente y exuberante; la masa republicana hierve y se agita en lo más hondo del fango de un imperio, que se desmorona en la miseria de una sociedad norteamericana segregada.

Esa "Democracia" pese a su edad, es la más joven de todos los animales. Ha sido la criatura esencial en la destrucción moral de un planeta llamado tierra, su meta y su futuro. No obstante, esa masa salvaje republicana se agita en la efervescencia de un neofascismo salvaje.

Esa misma masa enardecida de odio, la que vemos en las calles de New York y Washington; portando fusiles de largo alcance, intimidando al pueblo (...), es la que se mese como un océano furioso; en la que cada gota de furia permanece viva...

Al poco rato se dispersa, llegando a su estado natural miserable; regresando a su estado habitual de pobres diablos solitarios; pero ¡peligrosos!

Y entonces al pueblo norteamericano le parece inconcebible recordar que alguna vez llegaron a ser tantos, tan grandes y tan "Uno".

"Enfermedad", dirá un comentarista inteligente; "la bestia en el hombre", atenuará en un humilde cordero, sin sospechar cuán próximo a la verdad se encuentra su error. Entre tanto, la masa prepara un nuevo ataque desde adentro.

Hasta que un día ya no vuelva a dispersarse, quizá en un solo país al comienzo, y de allí empiece a propagarse a todos lados hasta que nadie ponga en duda su existencia, porque ya no habrá más yo, ni tú, ni él, sino sólo ella: la masa enardecida republicana (...)

Esto nos hace recordar una de las frases célebres, de la trágica comedia: -"Si el mundo actual se va a la perdición, la causa se encuentra dentro de ti, y solo dentro de ti la podrás buscar." Es la sociedad norteamericana, la que tiene que buscar fórmulas para salvar al mundo de la perdición; y no caer en las garras del fascismo del águila imperial.

Aquel hombre con un gigantesco gorro de oso y cuernos de cebú, en todo el centro del Hemiciclo del parlamento norteamericano, me hizo recordar la escena de aquella vieja película de Calígula -uno de los emperadores más tiranos- cuando hace entrar al recinto del senado romano a su caballo Incitatus, haciéndolo nombrar Senador de Roma… Cualquier parecido con el imperio norteamericano no deja ser una mera coincidencia.

Sería bueno ver la otra cara de la moneda. Estados Unidos, país con una extensión territorial de más de 9 millones de kilómetros cuadrados; con una población de un poco más de 300 millones de habitantes y 51 Estados, hace que este gigante del norte se convierta en la gran potencia económica, donde el gigante asiático, China, le sigue sus pasos de hegemonía mundial.

También vemos en este coloso del norte, sus grandezas en la literatura de la talla de escritores como Ernest Hemingway, William Faulkner, Mark Twain, Emily Dickinson, Harper Lee, Truman Capote, John Steinbeck y Edgar Allan Poe. En la música se destacan: Frank Sinatra, Bob Deylan, Elvis Presley, solo para citar algunos. También en la grandeza de sus poetas evocamos a Emily Dickinson y la actual poetiza Luisa Glouck, ganadora del premio Nobel de Literatura 2020. En los grandes intelectuales tenemos al filósofo contemporáneo Noam Chomsky y a Jemas Petras. También la vemos reflejada en la resistencia con Malcon X, Martin Luther King, en las obreros de Chicago, en los negros de Missipe, con sus cantos de rebeldía en el Bluss y en el Jazz.

En el cine, en el deporte, en la ciencia. Esta nación ha mostrado su grandeza con sus 53 premios nobel de medicina, química, física, economía, paz y literatura muy a pesar de los sabios granujas que han gobernado esta nación y han mancillado y humillado la dignidad de una gran parte de la humanidad en los últimos 200 años.

Todo ello, hace que el mundo todavía guarde una mínima esperanza de luz, reflejada en el gran inventor norteamericano Thomas Alba Edison, quien inventara la bombilla no solo para alumbrar la oscuridad, sino para dar una luz de esperanza y vida a la humidad. A no ser que se desmorone ese gran imperio del águila del norte y seamos testigos de la furia del imperio del dragón asiático.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1064 veces.



Jhon Jairo Salinas

Dirigente Social, Promotor de Derechos Humanos, Activista del Movimiento Social por la Paz en Colombia, Poeta y Escritor.

 jjsalinas69@gmail.com

Visite el perfil de Jhon Jairo Salinas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhon Jairo Salinas

Jhon Jairo Salinas

Más artículos de este autor