Discurso por la paz del mundo

Los intereses particulares de los grupos poderosos del mundo, de las grandes transnacionales de la economía en cierto modo han logrado trastocar la racionalidad del individuo y de los colectivos. Gracias a Dios no ha sido a las grandes mayorías ni en todas partes, pero sí han penetrado y convencidos a muchos, han uniformado criterios y han consolidado contravalores, estereotipos y paradigmas errados. Esto lo podemos decir porque a pesar de 17 años de revolución aún persisten personas que se oponen a un mundo más viable, menos contaminado, más socialista, más justo y de mayor inclusión social.

Pero sobre todo de paz. Al parecer a mucha gente que se opone al proceso revolucionario bolivariano y chavista que hoy lidera el presidente Nicolás Maduro, la palabra paz, contradictoriamente, es algo que ya hay que oponerse. Se les exaltan los ánimos cuando alguien dice que hay que construir en “paz”, que es necesario la “paz” o que tenemos que vivir en “paz”.

La paz todos las deseamos, en todas partes, es un estado que nos permite desenvolvernos con tranquilidad, seguridad, bienestar y facilidad. Paz es como ver el rostro inocente de los niños y niñas, es oír el canto de los pájaros, es la sonrisa de los abuelos, paz es un árbol, un paisaje, un café.

Decimos esto porque el maravilloso discurso de nuestro compañero y presidente Nicolás Maduro reciente en la sede de la ONU, no se desvió de la necesidad de demandar la unión para que entre todos logremos amasar la paz para brindarla a todos por igual en un mundo que desde hace 15 años se ha vuelto un estrago de guerras, muertes y sus secuelas para muchos por caprichos imperiales de muy pocos que se han creído dueños de las esperanzas y riquezas de los pueblos que no cultivan ni son amantes de estos propósitos belicosos y armamentistas.

Entre todas las cosas importantes como hilvanó su presentación, Maduro fue certero al señalar que Afganistán, Irak, Libia y Siria, lo que ha habido es una guerra que se pudo evitar, que ha llenado de muerte y violencia a un mundo que lo que clama es paz por todas partes. Así como denunciar a estos imperios supranacionales que amenazan a quienes han elevado las banderas de la autodeterminación.

Obvio que estos imperios logran sus objetivos a través de las grandes corporaciones de la comunicación que con sus tretas y constantes asechanzas van repitiendo mentiras logrando manipular conciencias para convertirlos como objetos de usos a sus intereses invasores.

Paz claman los pueblos y mayor justicia social y esto sólo se podrá construir en un sistema socialista donde los valores como la solidaridad, la lealtad, el compartir, la ayuda al prójimo y otros más permitan que las sociedades avancen y se deslastren del consumismo superfluo, el individualismo y la competencia contra valores y conductas intrínsecas del neoliberalismo que ahora se le devuelve en la cara a muchos en Europa.

En este sendero también camina el Papa Francisco. La gira Papal fue cambio de los nuevos tiempos que comprende y entiende el mundo multipolar y va más allá de los dogmatismos que han querido hacer de la religión el opio de los pueblos. Para este humilde Papa está el crecimiento de los pueblos, como fiel seguidor del cristianismo puro y seguidor multiétnico, seguir a Dios es cuestión de alegría, de paz y de servicio, corrobora la doctrina cuando va a conversar con todos los sectores, el Papa le habla al mundo para que el mundo se convierta a Cristo.., y sigan la paz

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4072 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor