Vientos de la sabana

El solitario Obama

En la reciente VII Cumbre de las Américas pudimos observar cómo los tentáculos de la derecha internacional se movieron para expandir sus causas hegemónicas sobre el hemisferio. Tan sólo y preocupado por la indiferencia de los pueblos, el presidente de Estados Unidos tuvo que recurrir a estrategias que rayaron en lo ridículo como la presencia de un poco de expresidentes de la región que deberían estar presos por corruptos y asesinos, que fueron a captar la atención de los medios a quienes se dedicaron a hablar mal sobre Venezuela. Obama ofreció un discurso hueco, absurdo y despectivo sobre los verdaderos intereses de la cooperación e interrelación de comercio justo entre los países. El imperio sintió las voces de los pueblos. El imperio se dio cuenta que estaba sentado con una mayoría de dignatarios que exigían respeto, soberanía y el cese de las pretensiones dominantes que durante años conseguían con tanta libertad cuando los presidentes obedecían a las políticas e intereses del consorcio de la Casa Blanca.

Obama y sus argumentos de películas, de comiquitas, evadir todo para no concretar nada. Realmente fue a la Cumbre por cumplir con una agenda ineludible pero que en el fondo poco les importa porque el imperio aún concibe a nuestros países como su patio trasero. Aún no han digerido la verdad que los pueblos han seguido los pasos del comandante Chávez y se han elevado las banderas de la autodeterminación.

Por otro lado, el presidente Nicolàs Maduro fue más coherente con el compromiso del pueblo. Su discurso no se salió de las verdades que dijo, la exigencia de la derogación del infame decreto de amenaza y otros tantos reclamos como el desmoronamiento de las estrategias injerencistas y saboteadoras que operan desde la embajada de los Estados Unidos en Caracas. Todos estos temas eran de esperarse, casi todos los presidentes hablaron para defender a Venezuela y al constitucional derecho a la soberanía, cosa que molestó al representante del imperio por lo que asumió el comportamiento de huir pusilánime ante el muro de dignidad y valentía de un presidente Pueblo que está cansado de la arrogancia y estrategias belicistas y de muerte de unas políticas hegemónicas decadentes e inmorales.

Guerra económica

A su llegada al país el hijo de Chávez, el presidente Nicolás Maduro fue muy determinante en afianzar y acentuar la lucha contra la guerra económica que ha venido haciendo estrago en la población. Allí todos estamos llamados a sumar voluntades, a crear la confianza necesaria para que unidos pueblo, gobierno y autoridades logremos dar al traste a este nuevo formato de guerra diseñada desde las mismísimas entrañas del imperialismo internacional. La mano de la justicia ha de llegar a tantos empresarios especuladores, sanguijuelas de la economía, burguesía parasitaria, que son incapaces de producir un dólar sino de vivir de las divisas que de buena fe el gobierno y el pueblo le han dado para que nutran y dinamicen la economía; sin embargo, sus intereses y su libreto es promover la escases, el acaparamiento, la usura y la inflación. Sus objetivos son claros y no es otro que aquel que dijo un presidente de Estaos Unidos en víspera del golpe contra Salvador Allende en las tierras australes. “Hacer chillar la economía”, a ver si de esta forma logran desmotivar y desilusionar a un pueblo que está soldado con la revolución bolivariana y chavista. Así que todos a aportar su granito de arena par derrotar este nuevo intento de los apátridas de hacerle daño al pueblo venezolano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1061 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor