El Modus Operandi de los gringos es ahora el utilizar nacionales del país a destruir (II)

La creencia de Khadafi de que haciéndoles concesiones a la OTAN (EE.UU.) se convertía en su socio, lo llevó a subestimar el peligro que se le venía encima; olvidando dos principios básicos: Los EE.UU. no tienen socios, solo tienen intereses, y que EE.UU. paga a los traidores pero los destruye.

EE.UU. jamás creyó en Khadafi, de hecho, éste con su última propuesta de crear una moneda alternativa al Dólar acelera el proceso de derrocamiento de su Gobierno. EE.UU. teniendo firme las bases para derrocar a Khadafi y aprovechando la simulada situación revolucionaria que se desarrolla en Egipto y otros países islámicos, ve abierta la oportunidad de adelantar la Toma de Trípoli, o mejor, la Toma del Petróleo de Libia, para lo cual se acelera el Plan de Guerra Psicológico-Informativo; ya previsto. EE.UU. comienza con la creación y estimulación de pequeños grupos disidentes, principalmente en Trípoli y Bengasi, desarrollando las condiciones propicias para las acciones desestabilizadoras, ya en Bengasi se encontraba la mayoría de las empresas petrolíferas bajo el manejo del capital extranjero, es así como son utilizados los empleados libios para la revuelta antigubernamental paralizando por 72 horas toda la industria petrolera y dejando al gobierno atado de pies y manos para manejar tal recurso estratégico.

Además, como la zona de Bengasi es limítrofe con Egipto permite emplear la frontera común con el aliado de EE.UU. para infiltrar por esa vía mercenarios, armamento y prácticamente cualquier elemento de guerra necesario para apoyar la insurrección, simultáneamente se comienza un proceso acelerado de preparación  de la opinión pública europea para obtener el apoyo a las acciones de las fuerzas que protestan contra el Gobierno de Khadafi dentro del país, así como de los países árabes favorable a la intromisión. En esta etapa de la operación, la unidad entre la idea y los objetivos de los países europeos y los revolucionarios libios permite unificar la crítica al formar una imagen de Gaddafi como la de un dictador sangriento, quien tomó medidas represivas contra los civiles empleando la fuerzas armadas y creando una imagen de la oposición Libia como la única fuerza progresista en el país capaz de llevar al pueblo y al país a la prosperidad,  justicia y democracia. El 20 de marzo 2011 el Ministerio de Defensa francés anuncia la salida para los alrededores de la costa de Libia del portaaviones Charles de Gaulle,  acompañado de dos fragatas y un buque cisterna; la protección de este grupo de naves la lleva a cabo un submarino atómico. En la noche del 20 al 21 de marzo cruza los cielos de Libia el supermoderno avión EC-130J, con la finalidad de evaluar la efectividad de este avión, considerablemente superior al moderno bombardero B-2. En el caso de Libia la situación es muy favorable por el hecho de que el espacio aéreo sobre el país estaba controlado por las fuerzas de la OTAN.

Los objetivos de este componente consiste en: Demostrar la unidad de los países de la OTAN en la lucha contra un dictador sangriento y su apoyo a las operaciones a escala internacional, crear la ilusión de que la OTAN realiza una selección estricta de objetivos militares de Khadafi a ser atacados y a su vez la seguridad de que estas acciones no afectarán ni a los militares de la OTAN, ni a la población civil libia, centrar la atención en el estricto cumplimiento de la resolución de la ONU (EE.UU.) durante la realización de las acciones militares, y sobre todo, desinformar a la opinión pública y a las fuerzas Pro Khadafi de los éxitos sociales. Igualmente se emplearon montajes falsos de fotos, videos y montajes escenográficos para crear una imagen negativa del país. Así mismo los medios dan informaciones sin hacer referencia a las fuentes, evidentemente basadas en mentiras.

Estimado lector, dese cuenta del gran parecido en que hoy se encuentra Venezuela con lo sucedido en Libia, sobre todo en cuanto a las informaciones negativas y desestabilizadoras que transmiten nacional e internacionalmente las cadenas de poderosos medios comunicacionales, de manera que lo del decreto de Mister Barak Obama, Presidente de la nación más poderosa del mundo, sobre la amenaza que representa Venezuela para la seguridad de EE.UU., debe pensarse muy en serio y más si se toma en cuenta que, sin duda, él fue obligado por El Pentágono, Corporaciones Petroleras, Wall Street, la CIA y otros perros de la guerra a hacerlo. Pero también se debe considerar que en él, Obama, debe existir algún sentimiento noble con el cual pueda medio justificar un Premio Nobel de la Paz.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1178 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a204853.htmlCd0NV CAC = Y co = US