El Modus Operandi de los gringos ahora es el utilizar nacionales del país a destruir (I)


En la Libia de Khadafi es importante señalar que la operación militar definitiva contra esa nación no comenzó durante los disturbios en Bengasi, no, ella fue planificada, preparada y ejecutada desde mucho antes, ya los EE.UU había obtenido experiencias, no muy favorable, en eventos anteriores como fueron sus intervenciones militares denominadas: Tormenta del Desierto, Iraq 1990-1991; Ángel de Socorro, Haití 1991; Devolver la Esperanza, Somalia 1992-1993; Defender la Democracia, Haití 1994; Escudo Unificado, Somalia 1995; Esfuerzo Conjunto, Bosnia-Herzegovina 1996; Fuerza Aliada, Yugoslavia 1999; Libertad Duradera, Afganistán 2001 y Libertad Iraquí, Iraq 2003. Los EE.UU. aprendieron la lección y ahora ya había encontrado otra forma de intervenir a países, poco a poco fue apelando a su oficina de guerra (OTAN) y ahora es de allí de donde salen las diversas ordenes para la desestabilización de los países que no de dejan torcer el brazo por los gobernantes estadounidenses, y así lo demuestra con el ataque a Libia en el gobierno de Khadafi. De manera que el asalto final a Libia fue planificado mucho tiempo antes de su ejecución pero la comunidad internacional solo se da cuenta cuando se lleva a cabo la última fase; la toma del poder por parte de las Fuerzas militares “comandadas” por la OTAN. La Operación Protector Unificado estaba en marcha desde hace mucho tiempo, de hecho, como parte de este plan se produce los bombardeos selectivos que contra Khadafi hace en 1986 por orden del entonces Presidente de EE.UU., Ronald Reagan, en el cual muere varios miembros de la familia Khadafi. La dirección concreta de este ataque se realiza por intermedio del Grupo Operativo del Departamento de Defensa de los EE.UU. y la cooperación del Departamento de Estado, la CIA. Es ahora que los gringos comienzan sus acciones bélicas con actividades de guerra psicológicas y una intensa campaña de mentiras a través de los medios de comunicación.

Khadafi, posteriormente a aquel ataque aéreo piensa sobre la posibilidad de que éstos se profundicen y decide acercarse a Occidente y hace concesiones que según su criterio alejará el peligro de una agresión a gran escala, esta posición le vale el repudio de los países y movimientos progresistas del Medio Oriente y fundamentalmente de los palestinos, que se sienten traicionados al quitarle el apoyo a la causa Palestina. Como parte del plan de sus futuras operaciones de intervención , EE.UU. presionó al gobierno libio para que hiciera también concesiones de tipo económico y abriera su economía al mercado internacional, entonces Khadafi permite que empresas extranjeras operen en sectores estratégicos de la economía Libia; como la del petróleo y las finanzas. Igualmente autoriza que las Fuerzas Armadas libias, que hasta ese momento estaban siendo abastecidas técnicamente y capacitadas por la antigua URSS y después por Rusia, empezaran a recibir capacitación de las principales potencias occidentales, lo cual admite se desarrolle un extenso plan de captación de jefes y oficiales de alta graduación por los servicios de inteligencia norteamericano.

También los gobernantes de los EE.UU. convencen a Khadafi para que entregue los cohetes que poseía Libia con alcance superior a 300 Kms. con el argumento de que ya no hacía falta por ser ahora el gobierno libio socio de Occidente. Khadafi se creyó la historia sin darse cuenta que este era parte de un plan macabro para desarmar a Libia y así facilitar más adelante a EE.UU. las acciones bélicas para derrocarlo. Pero no solo Khadafi entrega estas armas, sino que desmantela parcial o totalmente otros medios defensivos que había adquirido en Rusia, que según información que recibe son equipos inútiles por obsoletos; entre ellos se encontraban 2 submarinos Diésel proyecto I 641 y parte de sus equipos de Defensa Antiaérea. Igualmente los gobernantes de EE.UU, y sus aliados, convencen a Khadafi de lo innecesario de adquirir más armas, siendo esta la razón por lo que en el combate final es muy poca la capacidad combativa del ejercito libio, aparte del poco nivel de preparación técnica que últimamente los EE.UU. permitieron a las Fuerzas Armadas libias y su casi nulo adoctrinamiento ideológico, resultado del trabajo que hicieron las potencias occidentales con la oficialidad militar y; la irresponsable preocupación del Gobierno libio por esta cuestión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1191 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a204802.htmlCd0NV CAC = Y co = US