Obama, ¡vete ya!!!

Es inimaginable que algún grupo por más pequeño que sea de los 40 millones de estadounidenses que padecen las penurias de la terrible miseria en su propio país o sectores de la numerosa clase media que han perdido no sólo sus empleos, sino sus viviendas y sus autos, tengan la posibilidad de pedirle a viva voz a Obama y desde cualquier plaza pública de la ciudad de Washington o de otro lugar de los EE UU, que se vaya ya, que renuncie y se largue al carajo!!! y menos aún que intenten protestar de manera violenta colocando barricadas para trancar calles y avenidas, destruyendo instalaciones no solamente públicas de todo tipo, incluyendo hasta lo que resulta increíble, como centros de salud y universidades (los núcleos de Táchira y Aragua), sino estructuras privadas (en Caracas los casos de la Agencia del Banco Provincial de Altamira y los hipermercados en Aragua y Carabobo*), lanzando bombas molotov, piedras, morteros y todo lo que tuviesen a mano, hasta excremento humano a los integrantes de los cuerpos encargados del orden público de la ciudad e, inclusive, como fue comprobado, utilizando armas de todo calibre para repeler a fuego mortal la acción de esos cuerpos, así como de todos aquellos venezolanos que por las buenas se les ha ocurrido bajarse de sus carros para intentar mover las barricadas y así abrirse paso, porque igualmente los insultan o los liquidaban en el acto, como se repitió muchas veces en los muy pequeños espacios de los cinco o seis municipios donde aún se escenifica esa violencia, de un total de 365 que tiene el país.

Es que ni siquiera los más pobres de la tierra de Lincoln tienen la posibilidad de acercarse a la residencia de Obama, la Casa Blanca, para mostrar pancarta alguna que reclame por protección y amparo para no morirse de hambre, simplemente porque ese derecho que tienen a la protesta para exigir atención a sus necesidades más elementales, como es la alimentación, se lo niegan, nos lo decía un profesor de la Universidad de Nueva York algunos meses después de los actos terroristas contra las torres gemelas, porque la vestimenta de indigentes que los delata como tales, ya los hace sujetos despreciables que no pueden vivir mezclados con la gente de la sociedad civil. Por cierto, nos agregó el referido docente, que el único plan social que implementa la Alcaldía de la ciudad en favor de esos indigentes, los cuales suelen congregarse en la Parque Zuccotti o Plaza de Libertad o, también más conocida como Plaza de los Indigentes, ubicada a escasas cuadras de Wall Street, es que periódicamente llegan a la zona decenas de autobuses y luego de darles a cada uno una vianda con algún mendrugo y una coca cola, se los llevan lejos de la metrópoli, a no menos de 300 a 500 kilómetros, donde los dejan sin más miramientos y quienes, meses después, regresan a su lugar de origen!!!

¿Pero preguntémonos qué pasaría si en el corazón del imperio se desatara la violencia que hemos visto durante las últimas seis semanas en el Municipio Chacao o en las ciudades de San Cristóbal, Mérida, Valencia y Maracaibo?

En primer lugar habría que destacar que ninguna de esas acciones hubieran podido ni siquiera iniciarse y si en algún caso los ocupas lograran algún avance causando, al menos, una tranca de vías públicas, fuerzas especiales no únicamente de la policía de Washington, sino del ejército estadounidense de inmediato los reprimen, sin compasión alguna, hasta contener a todos los integrantes del grupo que osaron cometer semejante delito, quienes sin chistar, terminarían en la cárcel y cuidado sino en la de Guantánamo!!!

Así de sencillo y, por supuesto, los medios en su totalidad de la capital imperial reseñan los hechos no como protestas justas de una población que ya no soporta el desprecio social y su condición de absoluta pobreza, sino como actuaciones muy plausibles de las autoridades para preservar la paz y la tranquilidad de la ciudadanía y esa noticia, con toda seguridad, muy poca o quizás ninguna divulgación internacional se le habría dado

Pero, digamos algo más, allí no se les ocurriría alzar su voz de aliento y de solidaridad con esos grupos excluidos y maltratados por las injusticias sociales del imperio yanqui al señor Ban Ki-moon y menos aún, al caballero Insulza

(*) EN FOTOS: Ataque a la Unefa Táchira dejó sin sede a seis mil .. y, Reportan incendio del supermercado Hiperlíder en San Diego |



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1175 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a184896.htmlCd0NV CAC = Y co = US