EEUU-ONU, y el derecho a morir en libertad

En las asambleas Generales de la ONU el mundo escucha estridentes cantos de sirena de su principal socio el presidente de Estados Unidos Barack Obama quien en estos momentos arrastra su mayor problema haber ganado por segunda vez la presidencia, es el guion de una mala película que no lo deja ascender como el primer presidente negro.

El juego de Estados Unidos y de la ONU es siniestro, se despilfarran enormes recursos materiales, naturales y económicos. Nos llenan de una melosa retorica, un bla, bla, bla desbordado dentro de una espectacularidad militar para que todos seamos súbditos hijos de probeta a la carta, altos, rubios, ojos azules o verdes y que podamos jugar con aviones predador para matar al vecino terrorista, simultáneamente, adaptamos nuestro organismo a la soya, frejol, arroz, maíz, caña, remolacha, transgénica.

EEUU y la ONU son fábricas de guerras que tratan de tapar con ellas su ineficacia política y económica de 7 criminales en el poder que gestionan para que su industria armamentista continúe con su vasto negocio.

Con estos falsos lideres se sostiene el sistema consumista protegido por la seguridad nacional de EEUU, llena de canticos se mezclan en su propia vanidad de amarres oportunistas entre el pentágono, la CIA, la casa blanca, ONU y OTAN.

El pueblo estadounidense desconfía de su gobierno, el mundo desconfía de la ONU, el pueblo estadounidense se encuentra en pánico si es identificado como una clase inferior de la que está convencido con la llegada de la salud pública y de los cupones de alimentos cada mes, ese pueblo se encuentra asustado porque se les termina el derroche.

Las declaraciones de Don Pepe Mujica resumen mejor que este articulo la economía así manejada “plagas contemporáneas, ese anti valor, ese que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos sea como sea…parecería que hemos nacido solo para consumir y consumir”.

Este es el sentir de casi toda la humanidad, de tanto problema que el capitalismo arrastra la masa clama para que los EEUU libere al mundo, no es posible que los problemas internos de los EEUU arrastren otra vez al mundo al borde del abismo ¿será posible que los que tengan que morir lo hagan en libertad y con dignidad?

EEUU alcanzo su máximo nivel de endeudamiento 16.7 billones en mayo, desde esa fecha el senado ha aprobado medidas especiales para disponer de circulante. Desde este mes más de 800.000 empleados públicos se fueron a sus casas sin paga y por tiempo indefinido, esta medida afecta a los Departamentos de trabajo, salud, educación, transporte, NASA, seguridad social, museos, medio ambiente, etc.

Solo el pentágono, la CIA, FBI, NSA, continúan en servicio activo y con paga al igual que la seguridad nacional, el resto de las operaciones del gobierno federal esta paralizadas y el dólar afectara los mercados globales con su bajo desempeño, la divisa descendió a la mitad con respecto al euro en apenas días.

La ONU en cambio vive una constante contradicción sociológica e ideológica misma que sacude la política exterior desde la segunda guerra mundial, fundamentalmente anarquista, de ahí que cada vez Naciones Unidas debe protegerse de su ineficacia con decisiones que invariablemente terminan en guerras, complots, conspiraciones, magnicidios proyectados desde los EEUU y sus aliados.

La generalidad de las diferentes comisiones de la ONU ayuda a la humanidad con sus estadísticas como las del IPCC relacionados con los cambios climáticos, de moda en estos momentos por su alarmante informe relacionando la actividad humana en un 95% con el calentamiento global o el informe de la FAO sobre la desnutrición crónica dice que 1 de cada 8 habitantes sufre hambre, es decir, 842 millones de habitantes no tienen alimentos, esta cifra se redujo si se la compara con los 862 millones del 2002-2012.

Sobre América Latina y el Caribe, el mismo informe manifiesta que la hambruna se redujo en 4% en países como Venezuela, Chile, Perú, Panamá, Brasil, Argentina entre otros logró superar el objetivo del milenio contra la hambruna.

Pero, de ahí, comisiones sobre política especial, descolonización, desarme y seguridad, asuntos económicos y financieros son un fracaso por estar direccionados desde Washington, lineamientos a los que la ONU debe acogerse.

Así, los pueblos del mundo no son un enfermo terminal para acoger la muerte cada vez que EEUU y la ONU se les antoja, es un derecho de la gente a morir en libertad y con dignidad, para esto se requiere que EEUU con sus problemas internos y su militarismo como política exterior con la ONU como lacayo dejen de decidir qué países seran exterminados con invasiones o promoviendo guerras civiles, pueblos en donde la muerte es un anhelo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1280 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: