No caigamos en la trampa del fascismo

La oposición venezolana derrotada una y otra vez por el chavismo en las urnas, se ha acostumbrado a patalear al final de las elecciones, al estilo Jalisco - “si no las ganan arrebatan” - como en la tierra de Emiliano Zapata donde ocurre todo lo contrario con la oposición.

Una vez conocido el final de las elecciones del pasado 14 de abril dado el anuncio oficial del CNE, con el triunfo del líder de la Revolución Bolivariana, el “hijo de Chávez” Nicolás Maduro Moros, se ha armado todo un zafarrancho como si fuera la “crónica de un fraude anunciado” y cantaleta de la oposición.

Este jueguito macabro, con ribetes de golpe, pareciera ser una estrategia que va mucho más allá de la capacidad de una oposición desmejorada y la cual es manejada desde el exterior, a través de unos líderes o mejor dicho “títeres”, quienes no representan los intereses de nuestro país, porque no tienen Patria.

En la medida que ha ido transcurrido el tiempo se han despejado los entretelones, se han caído las caretas y han aparecido los verdaderos protagonistas; los amos del Imperio liderados por Obama, quienes se atreven a condicionar los resultados sin el menor respeto por nuestra soberanía, ignorando que nuestro país cambio para siempre y no volverá a ser jamás su patio trasero.



Pero dejando de lado el retornelo electoral, es bueno reflexionar y dejar que las aguas vuelvan a su cauce. El exacerbamiento del ambiente y la paz entre los venezolanos debe buscar sus propios canales de desahogo y equilibrio.

La guerra fascista y el juego macabro (aplicado en otras latitudes por el imperialismo) al cual nos han querido arrastrar los “niños malcriados” de Tradición Familia y Propiedad, ahora lideres de una huérfana oposición, ya está llegando a los límites de tolerancia.

Familias enteras de venezolanos conscientes, con posiciones políticas enfrentadas, han comprendido que están siendo utilizados y llevados a la trampa del fascismo; juego que nunca ha tenido cabida en el comportamiento y en la conducta de los venezolanos.

Es por todo ello que cobra importancia la reflexión del viejo líder latinoamericano quien viene de las filas de la izquierda guerrillera. Nos referimos al Presidente de la República del Uruguay José “Pepe” Mujica.

El experimentado líder político dijo: “los venezolanos se están desgastando en peleas estériles. Deben aprender a convivir con sus diferencias. No está Chávez, es verdad, pero está su memoria y hay que trabajar a partir de todo lo que con él se logró”.

Esta reflexión debe apoderarse de todos los venezolanos y debemos buscar – como dice Pepe Mujica – la paz, la disciplina y la firmeza laboral; pero eso si, sin caer en la trampa del fascismo el cual no tiene retorno.

arellanomt@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1876 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: