El globo de ensayo paraguayo

    Entre más se complique la situación en el medio Oriente para el Imperio y sus aliados, mas peligrosa la situación para la Republica Bolivariana de Venezuela, el globo de ensayo ocurrido en Paraguay, uno de los países de nuestraamerica penetrado desde hace mucho tiempo por los EEUU por los servicios de inteligencia del Mozad y de la CIA, utilizando para ello a los asesores Colombianos que entrenan a las fuerzas policiales del país sureño.

   Mientras que al pueblo Paraguayo se les da tratamiento de terroristas y guerrilleros, los mercenarios de todo tipo que incluyen exmarines veteranos de las guerras del medio oriente se mueven libremente por el territorio del país, amparados por los terratenientes que pertenecían al gobierno de la antigua dictadura, que ahora por doquier aparecen dando declaraciones y como salvadores de la patria mientras la quinta columna apatrida y lacaya enquistada en todos los estamentos y cuya cabeza de playa es el propio congreso, pretenden desconocer la voluntad popular y el plebiscito que le dio el triunfo al presidente Paraguayo.

   Esta en peligro el pueblo Paraguayo y solo el, puede salvar el hilo constitucional, que de no ser ahora, siempre tendrá que batirse en las calles y en los medios para defender sus logros, pues los intereses de los EEUU van desde los estratégicos territoriales, una de las reservas acuíferas más grandes de agua dulce del planeta, el control de la triple frontera: Argentina, paraguay, Brasil, y el control de Bolivia, y los intereses económicos  que da el comercio de la Soja por la compañía Monsanto, (la creadora del NAPALM con que exterminaban a los vietnamitas) por donde entran millones de dólares, arruinando a los pequeños comerciantes y desplazando a los campesinos de sus tierras a través del terrorismo utilizando a paramilitares y hasta la misma fuerza policial, además de las fumigaciones masivas toxicas que matan a los pobladores.

   Y más allá de estas consideraciones, siempre los EEUU con su doble rasero, presenta una situación aparente mientras planea y desvía la opinión publica y el alerta que los pueblos deben tener cuando sus tentáculos comienzan a desestabilizar a los países y a las zonas que les interesa, podría la situación Paraguaya ser una especie de trapo rojo con que entretener a los pueblos mientras ellos van hacia el verdadero botín, la presencia Norteamericana es notoria desde hace años, hasta la sobrina del expresidente  Bush es dueña de tierras en ese país, por lo que dudamos que este sea la razón verdadera de todo este reality show montado y de paso talvez hasta matarían dos pájaros de un tiro

 Nuevamente el Imperio y sus aliados arremeten en contra de los pueblos de nuestraamerica para arrebatarles lo que les pertenece, en esta coyuntura histórica en que se encuentra la humanidad, ahora el ataque desmedido y la intervención a través de las derechas endógenas siguiendo el libreto Imperial, en alianzas de espaldas a sus pueblos por los gobiernos arrodillados al Imperio, caso Colombia, Chile, Perú, y de tener éxito la inquisición y circo golpista civil en contra del presidente Paraguayo, seria este país el siguiente en la alianza para despojar a los pueblos y para desestabilizar a los que no se presten a los intereses Imperiales, he allí las razones del porque el congreso Paraguayo obstaculiza la entrada de La Republica Bolivariana a MERCOSUR, necesitando tanto el pueblo Paraguayo ese comercio y esa ayuda.

   ¿Cuál será el verdadero objetivo de los EEUU?, ¿Tal vez algunos de nuestros países cuyos gobiernos molestan a los intereses Norteamericanos como por ejemplo Nicaragua, Bolivia, Ecuador y hasta La Propia Republica Bolivariana de Venezuela, botín largamente deseado por el Imperio y sus aliados?.

   Estamos ante un movimiento Imperial que no podemos caer en la tentación de subestimar, los ataques desmedidos de la oposición Venezolana hacia los medios de comunicación del Estado, a los medios comunitarios, las hordas de violentos mercenarios que rodean y  siguen al candidato del Imperio y que se dan a la tarea de quemar Mércales, los atentados y asesinatos de funcionarios, familiares y amigos del gobierno a nivel selectivo, los sicariatos cometidos a los campesinos y guardias nacionales en los estados fronterizos, son de factura Imperial, los asesinos están aquí y el Mozad Israelí tiene las manos metidas hasta el codo.

   La violencia desatada por la oposición requiere que el Estado, pueblo y gobierno coloquen las cosas en su lugar, los organismos del servicio secreto del Mozad, Ingles, a través de la embajada Canadiense, la CIA y el Departamento de estado Norteamericano, los paramilitares y mercenarios que, tuvieron suficiente tiempo para entrar al país a través de las inmensamente abiertas fronteras con Colombia, cuyo mejor amigo esta al conteste de esta situación, sin que el presidente Bolivariano tomara las medidas necesarias hasta que ahora esta como cucaracha en baile de gallina al decir del pueblo.

  El pueblo y La Revolución Bolivariana debe ser preservada a costa de lo que sea, hasta de la popularidad ganada repitiendo constantemente que aquí vivimos en santa y sana paz, mientras esta montada una guerra en contra del pueblo revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela; es inaceptable que se siga agrediendo a nuestro pueblo impunemente mientras el gobierno lanza amenazas a la oposición sin concretar acción, y sigue permitiendo que la violencia y la impunidad de la oposición crezca, ojo avizor, si el gobierno Bolivariano desestima la voz del pueblo, dándole largas y corriendo la arruga ante las decisiones para salvaguardar al pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela y a La Revolución, le volvemos a recordar al gobierno que SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO y ¿Quién es el pueblo? el Estado pues.

   Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1839 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor