Van a inventarse una operación Orinoco rebelde para su odio de tantos grados

Ya he dicho que el alma no vale más que el cuerpo, 
Y he dicho que el cuerpo no vale más que el alma, 
Y que nada, ni Dios, es más grande para uno que uno mismo

Walt Whitman

A los gringos que mandan (no  metemos aquí a  la gente buena  que allí sufre también) se les odia y con toda la razón del mundo. Su esquizofrenia abierta a la hora de cumplir el mandato de las trasnacionales demanda todo el odio del mundo, quizás en repuesta a ese mismo mote con la que se han autoproclamado  los amos del mundo y su capital; la capital del mundo, y su beisbol; el mejor beisbol del mundo. Su mundo, realmente es inmundo, y que me perdone Whitman.  

     Primer mercado mundial de las drogas, los EEUU   tienen memoria corta y ebrios de  las bonanzas de otros  se hacen adictos a la muerte  y sobre ellas cabalgan pueblos devastándolos. Todavía  se recuerda  cuando después del odio bien ganado que les surgió después de las torres gemelas devastaron Afganistán  buscando armas nucleares y ni siquiera un frasco de insecticida encontraron, mientras seguía pudriéndoseles el alma. 

     Ellos se niegan a creer que el amor existe y están marcados por la disonancia que les dejara el poeta Whitman como profecía. “La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas 
de nuestra propia historia”.
A cambio del ORO, prefirieron el DESIERTO, pactaron con la serpiente y empezaron  a hacer del mundo un shopping center, un gran almacén donde se oferta hasta el alma. Están derribados, poeta, su sistema financiero pide más muertes  a cambio del oro necesario  (petróleo) para salir a flote, pero el capitalismo llego a su fin. La lección del 11 S, no fue aprendida, la vida los aplazo.   

     En efecto, un día les amaneció un cielo tan parecido al infierno, y ellos no han aprendido de ese amanecer, de esa mañana que no debió ser. No era un cielo distinto, era el mismo cielo que ellos diseñaron (porque hasta se hicieron dueños de los cielos y le hicieron heridas de desodorantes a un ozono cansado de tanta basura toxica) para otros países; Iraq, Granada, Panamá, Afganistán son sólo pocas expresiones de lo que para los EE.UU, es el cielo para otros y pensar que ellos se han hecho diestros en sus actuaciones  como cobardes sin fe, como cobardes sin rostros. 

     La tradición guerrerista del macro – imperio, se han robustecido con los Reagan, con los Bush en un prolongado Big Stick que en una mañana se vistió de luto haciendo pagar, con inocentes, las cuentas de los asesinos imperiales que saben que otros inocentes, mueren por ellos: como sí el Tío Sam no se vistiera de luto. Y con  Obama, quedo claro después de la desclasificación de la Stándar & Poor´s que  detrás de Obama hay unos hilos no tan invisibles ya. De allí que los gastos bélicos los  mueve un poder que a su vez mueve los hilos del gobierno y que es inversamente proporcional al gobierno bélico financiero que esta detrás de Obama en la democracia de las 200 trasnacionales, en la democracia depredatoria.

     Sin embargo, la soberbia del imperio sigue siendo soberbia.  Han sido reprobados  otra vez  en las lecciones de vida que deben aprenderse, y es que no le basto para este exactamente tener a mano las chuletas de la muerte, esas que  debieron recordarle que una 11 de septiembre le tocó morir a miles de inocentes, y eso cuesta la soberbia, pagar con sus vidas. Y uno no puede contentarse con esas muertes, ni con actos que cercenen las vidas. Pero que  puede esperar, de un país  que bosteza con misiles, ¡acaso confetis o disparos de caramelos!. 

      Quienes han gobernado a los EE. UU, con la rapacidad de sus demócratas y sus liberales, sabían de esto y saben que apenas si ESTO (que no es cualquier cosa), apenas empieza como réplica al cóndor que amenaza y destruye pueblos ajenos, y a los suyos también, porque esas muertes deben anotarse a sus cuentas.  Son cuentas  en el debe, del capitalismo financiero depredatorio que se hunde, que se hunde y que se hunde, pensando solo en las reservas probadas de países como Libia, como Venezuela. Sobre el primero ya empiezan a “sacar cuentas”. La ENI italiana, gracias a los favores  recibidos por la OTAN ya  hablo diciendo este gasoducto es mío. Lo mismo  hace la Total, la British, y tantas otras que “apostaron a ganar” y hoy firman cheques para los mercenarios que cumplieron  su pasantía terrorista. 

     Jugando  a la cuarta generación como guerra armaron  una plaza  verde en Qatar y ensayaron la muerte. Los medios se encargaron de lo demás. 

     Y es que esto no lo merece la gente del poeta Withman, ni la de Luther King, porque esa gente no genera el odio, que si lo hacen sus gobernantes que de escupitajos y escupitajos han construido muertes ajenas para enseñarles al mundo que ellos son el mundo. Y miren hoy, a la estatua de la libertad, con su mano pétrea levantada, como pidiendo participación en esta clase de ética armada, como para decir  como van a hablar de libertad, a través mío, si soy yo otra de sus prisioneras, que tengo que conformarme con mis ojos de piedra de sus “shooping” y sus orgias, además de las  constantes masacres de high college. 

     Este es el mundo real. Tan cruento que ya no cabe espacios ni para las profecías: ya cualquier cosa que se diga, por más miserable que sea, es parte de lo cotidiano. Se acabó el asombro y la vulnerabilidad. El reino de las hamburguesas, le toco ayer pagar su osadía de creerse MUNDO, ya va a cumplirse otro año mas  de lo que vivieron en el  World Trade Center en el mundo real. Y sabe que, en esta clase de mundo, no pueden ni los Stallone, ni los Schuatzeneguer detener el odio que ha fabricado el mismo imperio y que ahora en medio de una grave crisis  del sistema empiecen a pensar pueblos  con riquezas naturales dentro de los planes salvadores de sus deterioradas economías. La Faja del Orinoco  nuestra les brilla en sus ojos y los hace “babearse” imaginándola suya. De allí que hicieran “calistenia de muerte” en Libia, para mañana atreverse  a ejecutar una operación que pudieran llamar Orinoco Rebelde en su odio de tantos grados A.P.I…. para frenar el castro comunismo que se inventaron para joder pueblos. 

espanel7@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1981 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor